jueves, 27 de abril de 2017

LA AUSENCIA DE LOS ESTADOS ES UNA CONSTANTE GLOBAL, LA DESTRUCCIÓN DE LAS PERSONAS, TAMBIÉN ▼ Las víctimas de acoso escolar rompen su silencio | España | EL PAÍS

Las víctimas de acoso escolar rompen su silencio | España | EL PAÍS

Las víctimas de acoso escolar rompen su silencio

Un informe señala que hay más denuncias y más acosados que se enfrentan al agresor y alerta de un descenso de las edades en las que actúan

Alumnos del IES Front Maritim del Poble Nou de Barcelona, participan en el programa Tutoria Entre Iguales contra el acoso escolar.

Alumnos del IES Front Maritim del Poble Nou de Barcelona, participan en el programa Tutoria Entre Iguales contra el acoso escolar. 



El silencio ya no es una constante en los casos de acoso escolar. Ni por parte de las víctimas ni de sus compañeros. Más de la mitad de los acosados y de sus amigos se enfrentan a los acosadores, que suelen actuar en grupos de dos a cinco personas. Las víctimas detectadas (y también quienes les acosan) son cada vez más jóvenes y aumentan los comportamientos violentos. Los autores del último informe sobre acoso escolar señalan que cada vez hay más conciencia de que el acoso no es “una cosa de críos” y, a la vez, han detectado casos más graves.
Existe “una mayor resistencia al acoso y a los acosadores, dentro de una cierta movilización general, que constituye el mayor cambio detectado el año pasado”, señala el II estudio sobre bullying y ciberbullying desde la perspectiva de los menores afectados, presentado este jueves y elaborado por la Fundación Anar en colaboración con la Fundación Mutua Madrileña. En 2015, los porcentajes de aquellos que se enfrentaron a sus agresores rondaba el 21% frente al 51% de un año después.
Las víctimas de acoso escolar rompen su silencio
El informe se basa en el análisis de las llamadas efectuadas en 2016 a los teléfonos de la Fundación ANAR, tanto la línea para ayuda a niños y adolescentescomo la dedicada a adultos y familias. Fueron 52.966 llamadas, un incremento del 128% respecto al año anterior que los autores del informe atribuyen a una mayor concienciación del problema y a los casos que se han denunciado en los medios de comunicación en los últimos años. Entre todas, detectaron 1.207 casos de bullying, el doble que el año anterior, de los que uno de cada cuatro fueron ciberacoso –a través del móvil u otros dispositivos-, que afecta más a las chicas.
Según el estudio, la edad media de las víctimas del acoso tradicional ha bajado a los 10,9 años (frente a los 11,6) del estudio anterior. El informe registra un aumento significativo en el porcentaje de víctimas y agresores con siete años o menos (del  8,7 al 14,2% en el caso de los acosados y del 7,8% al 15,7% en el caso de los acosadores) aunque sus autores descartan que haya bajado la edad, aseguran que esto ya ocurría pero ahora se denuncia.“La existencia de más casos no significa que se produzca más bullying  ni que sea a edades más tempranas sino que las acciones nos están ayudando a visibilizar los datos”, explica Benjamín Ballesteros, director de programas de la Fundación Anar. "Con la detección temprana evitas que sufra el problema durante años", añade Lorenzo Cooklin, director general de la fundación Mutua Madrileña. La media de tiempo que tardan los menores en alertar de que están sufriendo acoso es de 13 meses.
Las víctimas de acoso escolar rompen su silencio
En la mayoría de los casos son acosados con insultos (71%) aunque ha aumentado el porcentaje de quienes denunciaron al teléfono haber sufrido golpes (51,5% frente al 43,7% del año anterior) o aislamiento (19,7%, más de 10 puntos por encima de 2015).
En el caso del ciberbullying, la edad media ha bajado levemente a los 13,5 años. Las agresiones verbales son el principal tipo de ciberacoso, seguido de las amenazas, aunque ha crecido en el último año la difusión de información personal de la víctima y el pirateo de cuentas, según el informe. En la mayoría de las ocasiones, la herramienta es el teléfono móvil y whatsApp la red más elegida, añade el informe.
Las víctimas de acoso escolar rompen su silencio

El papel de los profesores

El trabajo señala también el aumento importante de las personas que conocían la situación de acoso, que ha pasado del 40,3% al 95,2%. Todos están más implicados y enterados: los padres, los directores y jefes de estudio y otros compañeros. Los profesores cada vez son más conscientes de lo que ocurre dentro y fuera del aula, aunque eso no supone que actúen mejor, según el informe. “Si bien los profesores conocen mejor las situaciones de acoso, reaccionan menos ante ellas”, señala el informe. En 2015, más de dos tercios hicieron algo al enterarse. En 2016, solo reaccionaron el 55,3%.
“La falta de medias, la no credibilidad que atribuyen a los padres de las víctimas y restar importancia a los hechos, se ha incrementado del 31,9% hasta el 44,7%”, recoge el trabajo. Solo en un tercio de los casos, el menor acosador fue castigado o amonestado. “El descontento de las familias proviene de la falta de implicación y comunicación de los centros escolares que aún llevando a cabo alguna medida, los padres consideran que son insuficientes”, según el responsable de Anar.

Delitos que los adolescentes "desconocen"

Uno de cada cuatro casos de acoso recogido en el informe de la Fundación Anar es de ciberbullying. Se da a través del móvil y las redes y su peculiaridad es que se puede extender a lo largo de las 24 horas del día. En estos casos, la mayoría de las víctimas son mujeres, según el informe. Y la edad media está en los 13,5 años. Los datos del último trabajo son de 2016 y el anterior se cerró en 2015. Respecto a las formas de ejercer este acoso, en la mayoría de los casos quienes llamaron al teléfono de la fundación denunciaron denuncias o palabras ofensivas además de amenazas (casi el 75% entre los dos) y un 20% alertaron de que habían difundido vídeos y fotos comprometidas. En el transcurso de un año, han detectado un incremento significativo de quienes denunciaron que se ha difundido información personal de las víctimas (11,7%, un 8,2% más) y de quienes denunciaron que les habían pirateado una cuenta personal (8,5%, con un incremento de casi el 7%). “Son hechos delictivos y los adolescentes no tienen conciencia de que es así”, concluye Ballesteros.

¿SE PUEDE SUFRIR ACOSO A LOS SIETE AÑOS DE EDAD?

Una de las conclusiones del último informe sobre bullying es que las edades en las que comienza el acoso han bajado en el último año. La edad media de la víctima está en 10,9 años en el caso del acoso presencial. Los alumnos que sufren ciberbullying, acoso a través de las redes, tienen una media de 13,5. El informe de la Fundación Anar alerta de que han aumentado los casos entre menores de siete años. El acoso escolar implica agresiones físicas o verbales repetidas en el tiempo pero también intencionalidad del agresor. ¿Tiene intencionalidad un niño de esas edades? Benjamín Ballesteros, psicólogo y director de programas de la fundación, considera que estos casos están claros: “Se puede sufrir bullying con siete años. Aunque la intencionalidad pueda ser difusa, sí existe la persistencia en las agresiones”. Ana Lillo, psicóloga también especializada en acoso escolar, difiere en este punto: “No cuadra que pueda haber una intencionalidad en esos años, cuando hay cuestiones que los niños aún no tienen desarrollados como el egocentrismo o el pensamiento más concreto. No creo que se le pueda llamar acoso”. En cualquier caso, Lillo recomienda intervenciones en los centros a esas edades para evitar casos futuros y mayor preparación para los padres.


“No seas cómplice del acoso escolar”

Libros que abordan de forma directa el acoso escolar

EL PODER INVOLUCIONA EN CONTRA DE LA RAZA HUMANA ▼ Portaaviones chino: Mare Nostrum, Mare Americanus, Mare Chinensis? | Opinión | EL PAÍS

Portaaviones chino: Mare Nostrum, Mare Americanus, Mare Chinensis? | Opinión | EL PAÍS

Mare Nostrum, Mare Americanus, Mare Chinensis?

Tener portaaviones expresa decisión de influencia global: Pekín presenta su segundo navío

El segundo portaaviones chino, en la ceremonia de botadura.

El segundo portaaviones chino, en la ceremonia de botadura.  AFP





Con la reglamentaria botella de champán estrellada contra el casco, al mejor estilo capitalista, el régimen comunista chino acaba de botar su segundo portaaviones. Se trata de uno de verdad, no de un buque casi sin pista que transporta como máximo tres aviones de despegue vertical y algunos helicópteros. El nuevo navío chino —que se llamará Shandongy no estará operativo hasta 2020— será capaz, según los servicios de inteligencia occidentales, de transportar unos cincuenta aviones de combate. Para hacernos una idea son, más o menos, un tercio de los que posee España, la mitad de los que tiene Holanda y el doble de los que dispone Portugal. Y eso, en un solo barco.
Tener portaaviones es mucho más que una demostración de poder; Es una declaración de intenciones. Estados Unidos dispone de diez —y otro más actualmente en construcción— de los cuales la mitad suele estar patrullando constantemente las aguas de todo el mundo. Hay uno casi permanentemente en el Mediterráneo con una fuerza aérea a bordo igual o mayor que la de muchos países del flanco sur de Europa. Políticamente puede fastidiar a algunos que el Mare Nostrum sea más bien es Mare Americanus, pero tal vez no fastidie tanto si se considera que su presencia garantiza que se pueda tomar un avión de Madrid a Roma o Atenas sin que aparezcan en el cielo invitados inesperados. En cuestión de pocos minutos un portaaviones estadounidense puede colocar en el aire más cazabombarderos de lo que permiten muchos presupuestos nacionales. Esta es una realidad que transforma el significado de las declaraciones de los políticos de turno. Es lo que convierte la gaseosa en whisky. O una declaración retórica sin fuerza alguna en un poderosísimo elemento de negociación y presión.
Este es un aspecto que no se va a poder obviar a partir de ahora en la política exterior de Pekín. Los chinos han comenzado a jugar este juego desde hace relativamente poco. Su primer portaviones, el Liaoning, comenzó su servicio hace apenas cinco años y era una nave rusa —el Riga— de comienzos de los ochenta debidamente remozada. Confirmando el tópico de la paciencia oriental, el Liaoning no ha sido utilizado para demostraciones de músculo sino para entrenar durante horas a miles de personas en el complicadísimo ballet que se vive en la cubierta de estos barcos organizando maniobras de despegue y aterrizaje. Ahora el Shandong presenta un importante salto cualitativo en esta carrera: es nuevo y fabricado íntegramente en el país asiático. El primero de una lista de la que no se vislumbra el final.
¿Seguiría todo igual en el juego internacional si China anunciara, por ejemplo, que va a colocar un portaaviones en el Mediterráneo, o en el Golfo Pérsico o frente a las islas Hawai? La construcción de grandes fuerzas navales es el anuncio de una voluntad de influencia global. La historia —estamos viviendo el centenario de la I Guerra Mundial— demuestra que en algunos casos su efecto ha sido desastroso. No tiene porqué ser así. Pero, sin duda, China acaba de cambiar su estatus.

"ALGUIEN" HA ASESINADO LA IDEA Y AHORA VA POR LA IDEOLOGÍA ▼ EL PODER INMORAL DE LOS DEFORMADORES DE OPINIÓN ▼ Podemos: El Gramsci de todos | Opinión | EL PAÍS

Podemos: El Gramsci de todos | Opinión | EL PAÍS

El Gramsci de todos

El intelectual marxista es un clásico porque sus aportaciones fueron cruciales para el progreso del conocimiento, pero los intentos de apropiarse de sus ideas y de extraer de su obra lo que en ella no hay han contaminado su dimensión rea



El Gramsci de todos

EULOGIA MERLE



El 27 de abril de 1937 moría Antonio Gramsci. Las privaciones sufridas durante los 10 años de cárcel acabaron con la frágil salud del preso político más temido por Mussolini. Se convirtió en el símbolo de la lucha antifascista en Italia. Era “el Gramsci de todos”. El Partido Comunista Italiano se consideraba el depositario principal del legado de uno de sus fundadores. Otras izquierdas evocaban al Gramsci impulsor del movimiento de los “consejos de fábrica” con la intención de resaltar su flanco más radical o bien el más democrático. Liberales italianos de la talla de Piero Gobetti consideraban a Gramsci un renovador progresista de la tradición inaugurada en el Risorgimento. Este gran intelectual admiraba en aquel joven periodista “el fervor moral, escepticismo e insaciable necesidad de ser sincero”. Y Benedetto Croce comentaba tras la muerte de aquel: “Como hombre de pensamiento era uno de los nuestros, de aquellos que en los primeros decenios del siglo en Italia se esforzaron en formarse una mente filosófica e histórica adecuada a los problemas del presente”.
¿Por qué Gramsci llegó a convertirse en el intelectual y político marxista más admirado de la segunda mitad del siglo XX? El interés lo despierta, en primer lugar, su personalidad, su carácter y las circunstancias que lo modelan; también, su sensibilidad e inteligencia; la enorme fortaleza mostrada desde pequeño ante su imperfección física (“ese sardo jorobado”, como lo llamaba Mussolini,) y ante la adversidad en general; en resumen, su humanidad. Todo ello se transparenta en su escritura y estilo intelectual. Buena parte de los escritos anteriores a la prisión son artículos en prensa; los Cuadernos de la cárcel son borradores con la intención de volver una y otra vez sobre los grandes asuntos. En las Cartas se sigue el rastro de sus avatares: aislamiento en la prisión, desafecto de los compañeros más próximos de partido, agravamiento de la enfermedad y la crisis emocional que le produce la relación con las personas más queridas.
El político acomete en entreguerras un análisis propio y agudo del Estado en Occidente
La trayectoria intelectual y política de Gramsci refleja aquel momento de entreguerras: el auge de los extremismos; una mayor fusión entre las masas y la política, intelectuales y vida pública. En este marco acomete un análisis propio, agudo, de la sociedad y el Estado en Occidente. Ha comprendido como pocos el calado del fascismo y la derrota de la revolución en Europa. En los últimos años da muestras de una conciencia escindida y un fundado temor por el futuro del proyecto político al que se mantuvo fiel hasta el final. Su reflexión se desarrolla en condiciones muy precarias. No solo avanza su enfermedad; también, su escepticismo y pesimismo. En el pensamiento de Gramsci asoman de manera intermitente tensiones entre libertarismo y estrategia leninista, aprecio a sus maestros liberales y lealtad al socialismo marxista; entre inspiración originaria de la Ilustración y el sesgo autoritario del movimiento comunista internacional. Su obra representa el último intento de recomposición del marxismo como pensamiento práctico; un intento original, penetrante, ambiguo y, a la postre, no consumado.
Tras su muerte se multiplica el conocimiento de su honestidad intelectual, lucidez e integridad moral. Sin embargo, tanta admiración iba a convertirse en un obstáculo para descubrir al “Gramsci de Gramsci”. Lamentablemente, este ha sido más interpretado que leído con respeto. Y entre tantas lecturas, su dimensión real queda contaminada: ha primado el intento de explotar la autoridad moral de su vida, apropiarse de sus ideas y extraer de su obra lo que en ella no hay. No pocas veces se retuerce el sentido de sus afirmaciones; o se instrumentan categorías centrales del código gramsciano. El desafío es cómo rescatar a Gramsci de hagiógrafos y comentaristas dispuestos a utilizar su figura para un roto o un descosido.
Gramsci ha vuelto a la actualidad política española. Más pretextos que buenas razones explican ese retorno. A mitad de los años ochenta del siglo pasado, el filósofo argentino Ernesto Laclau, junto a la politóloga Chantal Mouffe, compusieron una versión “posmoderna” de las categorías de Gramsci. Les sirvió más tarde para remozar el populismo peronista y dar una apariencia teórica al tosco “socialismo bolivariano”. Esa versión la importó Podemos de la mano de Íñigo Errejón, quien no solo consiguió hacer inteligible esa chocante versión, sino convertirla en soporte doctrinal de su formación política y uno de sus recursos de seducción. Una vez más la ingente personalidad de Gramsci estimula una enésima resurrección del interés por el político italiano al precio de hacer decir a Gramsci lo que no dice y aparecer como lo que no es.
Errejón convirtió una chocante interpretación de su obra en soporte doctrinal de Podemos
Se trata de una operación interpretativa tan alambicada como carente de anclaje historiográfico y que he analizado detenidamente en Revista de libros (diciembre de 2016). Este sofisticado ejercicio discursivo sobre los conceptos de Gramsci tiene tales efectos polisémicos que termina “deconstruyendo” la figura histórica de aquel. Resuelve de modo extemporáneo y ajeno a su forma de pensar dilemas tan dramáticamente experimentados por él como los siguientes: entre autonomía moral de las personas y autogobierno colectivo, hegemonía y democracia, teoría y praxis, razones y emociones. Interpretar a Gramsci desde un prejuicio posmoderno, posfactual y con intención populista supone desconsiderar los supuestos ilustrados de la propuesta gramsciana de aggiornamento del marxismo y distorsiona el alcance de sus categorías provocando un maltrato de sus ideas hasta hacerlas irreconocibles. Al proceder al vaciado del Gramsci histórico se obvia cualquier constricción proveniente de sus escritos, intención y contexto. Según el universo conceptual de estos intérpretes, Gramsci opera como uno de sus múltiples “significantes”, lo que permite instrumentalizarlo discursiva, emocional y simbólicamente. Se pierde el sentido genuino de su figura y obra, se diluye el valor y el alcance de sus propias contradicciones; también, su autenticidad.
Tomarse a Gramsci en serio es no obviar su condición radical de “pasado ausente”. Respetando su historicidad podremos rastrear con cierta corrección epistémica e integridad intelectual al Gramsci real. De esta manera, se desvanece también la ingenua pretensión de hallar en él un menú de recetas para tratar un presente cuyos rasgos básicos se obvian. A los textos de Gramsci podría aplicarse aquello de que “con fecha se entienden todos; sin fecha, ninguno”. En fin, tratemos a Gramsci como un clásico. Lo es no porque aborde los asuntos de siempre, sino por la forma en que lo hace; no porque consideremos perennes sus aportaciones sino porque fueron cruciales para el progreso del conocimiento. Un clásico es aquel cuyo proyecto ya no cabe aplicar pero de cuyo bagaje no podemos prescindir.
Ramón Vargas-Machuca Ortega es catedrático de Filosofía Política y autor de El poder moral de la razón. La filosofía de Gramsci (Tecnos, 1982).

LAS REFORMAS FISCALES INUNDARÁN LA TIERRA DE INDIGENTES, DESPOJADOS, Y OMITIDOS ▼ Las líneas maestras de la reforma fiscal de Donald Trump | Internacional | EL PAÍS

Las líneas maestras de la reforma fiscal de Donald Trump | Internacional | EL PAÍS

Las líneas maestras de la reforma fiscal de Donald Trump

El presidente propone recortar impuestos para acelerar el crecimiento pero deja muchas preguntas sin responder

Gary Cohn junto a Steve Mnuchin en la Casa Blanca

Gary Cohn junto a Steve Mnuchin en la Casa Blanca  AP



Recortar y simplificar. Son las dos palabras que más repitieron el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y el principal consejero económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, al presentar las líneas maestras de la iniciativa para proceder a la mayor reforma fiscal en tres décadas. A tal punto llega la concreción, que la resumieron en la cara de un folio. Estos son los pilares principales del plan a la espera de que se presenten los detalles que irán en una propuesta legislativa.

Objetivos

La administración de Donald Trump explica que la reforma busca cuatro cosas. Primero, acelerar al crecimiento económico del 2% hasta el 3% e incentivar la creación de “millones de empleos”. Segundo, eliminar la complejidad del código fiscal y cerrar las puertas traseras que dan juego a la ingeniería contable. Tercero, busca ahorros para las familias de clase media. Y cuarto, dar un tipo más competitivo para las empresas.

Impuesto de la renta

El presidente propone una rebaja general de los impuestos para las personas físicas. El régimen actual contempla siete tramos impositivos (10%, 15%, 25%, 28%, 33%, 35% y 39,6%). La idea es reducirlo a tres (10%, el 25% y el 35%) en función del nivel de la renta, que no se determina. Los primeros 24.000 dólares estarán exentos de impuestos, dobla la deducción básica para los individuos y habrá desgravaciones a las familias con niños y personas dependientes para cubrir gastos aunque se evita entrar en más detalles.

Simplificación

La Casa Blanca plantea a cambio de rebajar los impuestos eliminar las deducciones fiscales que benefician a las rentas más altas, incluidas las locales y estatales. No toca, sin embargo, las exenciones que se aplican a las hipotecas ni a las donaciones a obras caritativas. También propone eliminar el impuesto de sucesiones así como el impuesto federal mínimo alternativo, que se suele aplicar para las ganancias de capital. No explica cómo va a recaudar nuevos ingresos.

Impuesto de sociedades

Siguiendo la promesa de Donald Trump, se propone reducir el tipo actual del 35% al 15%. Se establece, además, un sistema tributario territorial para ordenar el sistema fiscal. En paralelo, propone un tipo más competitivo para las empresas que decidan repatriar los beneficios aparcados en el exterior, que se aplicaría una sola vez y que debe especificarse. Las multinacionales tienen 2,6 billones de dólares en países con un régimen fiscal más favorable. Se eliminarán también las deducciones especiales sobre los intereses, otra vía por donde se escapan ingresos.