martes, 24 de abril de 2018

El imperialismo europeo se abalanza sobre Hidroituango | El Mundo

El imperialismo europeo se abalanza sobre Hidroituango | El Mundo









Editorial


El imperialismo europeo se abalanza sobre Hidroituango

Autor: Dirección


24 abril de 2018 - 12:00 AM


El mensaje imperialista de 25 diputados europeos, apenas el 3% de la corporación, alegando razones humanitarias y ambientales para reclamar la suspensión del llenado de la presa de Hidroituango falta a la verdad y carece de legitimidad política.





Medellín





Veinticinco diputados, de 785 que tiene el Parlamento Europeo, han tomado las banderas del movimiento RíosVivos -cuestionado por el origen de los recursos que usa para sus campañas contra la hidroelectricidad-  para lanzar una agónica ofensiva imperialista contra el proceso de terminación y llenado de la presa de Hidroituango, proyecto del que apenas conocen lo que los habilidosos propagandistas llevaron a sus cómodas curules de Bruselas. Cuán distinta es esa posición extremista de la que han tenido los líderes de la banca multilateral que financia el proyecto, lo sigue paso a paso incluso con visitas in situ y lo presenta como ejemplo de gestión.
Aunque los diputados que tomaron esta bandera carecen de mínima representatividad política en el Parlamento y la Comunidad Europea y a pesar de que el movimiento que los inspira ha perdido la confianza de comunidades y autoridades, dada su agenda politizada, agencias europeas noticiosas más preocupadas por mover agendas particulares que por la verdad e ingenuos medios de comunicación colombianos, entre quienes se cuenta EL MUNDO, recogieron el falaz comunicado sin, por lo menos, contrastarlo con  los testimonios y documentos de quienes sí conocen el proyecto y lo han cuidado de extremismos ideológicos e incluso de los grupos criminales que de él pretenden valerse para, como lo hicieron en Porce IV, contener proyectos de desarrollo integral que cierran posibilidades y caminos a la ilegalidad.
Una mínima revisión a las realidades de Hidroituango vuelven a mostrar las falsedades del movimiento Ríos Vivos, cuestionado por los financiadores de su actividad contra la energía hidroeléctrica en distintos países, en lo atinente al impacto social, ambiental o en derechos humanos de un proyecto avalado por la exigente banca multilateral que le ha concedido los préstamos, y a la que también se han dirigido los diputados, y exonerado por la justicia de culpas que sus enemigos han intentado imputarle.
Hidroituango es un ejemplo de gestión social y ambiental en el mundo. El proyecto ha transformado la vida de los doce municipios que reciben el impacto de su gestión gracias a la inversión de 1,8 billones de pesos en programas sociales y ambientales en cada uno de los municipios. Tales inversiones no comprenden las realizadas directamente con las 273 familias que debieron ser trasladadas y fueron partícipes de proyectos de inversión económica y social. El traslado de personas la convierte en uno de los proyectos de generación eléctrica con menor impacto en el mundo.
En un sector constructivo tan complejo como la hidroelectricidad, esta central propiedad del Idea y EPM y construida por esta última en un proyecto que ha involucrado a tres gobiernos, Hidroituango también es un proyecto ejemplar en el cumplimiento de sus presupuestos, pues su construcción valdrá los $11,4 billones estimados desde su planeación, y se realizará en el tiempo inicialmente planificado, lo que significa que en el próximo diciembre van a ser prendidas sus primeras turbinas.
Para los doce municipios del Occidente y el Norte de Antioquia, Hidroituango representa también la oportunidad de recibir la presencia del Estado, que tanto añoraron durante décadas, mediante una intervención integral que les trae la seguridad que les habían arrebatado las organizaciones criminales que se valieron del abandono y la soledad de la región para enseñorearse causando dramático atraso a las comunidades.

OPERACIÓN DE LOS SERVICIOS ▼ Hamás acusa al Mosad del asesinato de un ingeniero palestino en Malasia | Internacional | EL PAÍS

Hamás acusa al Mosad del asesinato de un ingeniero palestino en Malasia | Internacional | EL PAÍS



Hamás acusa al Mosad del asesinato de un ingeniero palestino en Malasia

Dos motoristas de apariencia occidental abatieron a tiros al experto en cohetes y drones

Cartel con la imagendel ingeniero Fadi al Batah en la casa de su familia en Gaza.
Cartel con la imagendel ingeniero Fadi al Batah en la casa de su familia en Gaza. REUTERS
La policía de Kuala Lumpur recogió una decena de casquillos de bala y un cadáver acribillado. El ingeniero Fadi al Batash —nacido en Jabaliya, al norte de la franja de Gaza, hace 35 años— acudía al primer rezo de la mañana del sábado en una mezquita de la capital de Malasia, donde reside desde 2008, cuando dos motoristas que le aguardaban le dispararon a quemarropa en la cabeza y en el tórax. Estaba considerado como un experto en la fabricación de cohetes y drones. Los testigos coincidieron en declarar que los pistoleros tenían apariencia occidental y actuaron con frialdad profesional. Ambos se esfumaron inmediatamente a lomos de sus potentes BMW.
La prensa hebrea ha reproducido este domingo la información con los detalles de una noticia local. Ismail Haniya, líder de Hamás no tardó en acusar al Mosad, el servicio de inteligencia exterior israelí, del asesinato de Al Batash, militante del movimiento islamista que gobierna de facto en Gaza desde hace una década. El ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, ha negado la implicación de su Gobierno y ha atribuido la muerte a un “ajuste de cuentas entre activistas palestinos”. El vice primer ministro malayo, Ahmad Zahid Hamidi, aseguró que la policía investiga la presunta conexión de "servicios secretos extranjeros de un país hostil a Palestina” en el caso.
Los dos motoristas de piel clara llevaban la cabeza cubierta por cascos de protección. Aguardaron durante 20 minutos ante su domicilio en el distrito de Gombak la salida del ingeniero palestino pasadas las seis de la madrugada del sábado. Quedó constancia en la grabación de una cámara de seguridad. Al Batash era profesor en una universidad privada en Kuala Lumpur y ejercía también como imán. Estaba casado y tenía tres hijos. Su familia aseguró que había previsto volar este domingo a Turquía para asistir a una conferencia científica sobre energía.
Su muerte parece guardar relación con la de otro ingeniero palestino, Mohamed Zawahiri, asesinado el pasado diciembre en Sfax (Túnez). Ambos eran considerados expertos que trabajan en el programa de construcción de aviones no tripulados que, según la inteligencia israelí, Hamás trata de poner en marcha para lanzar ataques contra el Estado judío. Al Batash, en concreto, desarrollaba sistemas de navegación y control de largo alcance para drones. “Este hombre no era ningún santo”, declaró este domingo el ministro Lieberman a la radio hebrea.
Israel no mantiene relaciones diplomáticas con Malasia, situada en una región alejada de Oriente Próximo. Son conocidas algunas acciones del Mosad en su habitual zona de influencia. En 2010 se le responsabilizó del asesinato del dirigente de Hamás Mahmud al Mabhu en un hotel de Dubai. También se sospecha de su implicación en la muerte de científicos iraníes vinculados al programa nuclear de su país.

DICTADURAS DIGITADAS ▼ ESTADOS versus SOCIEDADES HUMANAS ▼ Ortega reprime el bastión de la resistencia estudiantil en Nicaragua | Internacional | EL PAÍS

Ortega reprime el bastión de la resistencia estudiantil en Nicaragua | Internacional | EL PAÍS

Ortega reprime el bastión de la resistencia estudiantil en Nicaragua

Horas después de derogar las reformas a la Seguridad Social, el presidente ordenó el asalto a la sede de la resistencia de los estudiantes. Las cúpulas empresariales mantienen la marcha nacional de este lunes

Los propietarios de comercios protegen sus negocios en Managua.
Los propietarios de comercios protegen sus negocios en Managua.  AFP
La tensión continuó en Nicaragua la noche del domingo, horas después de que el presidente Daniel Ortega diera marcha atrás en las controvertidas reformas a la Seguridad Social que desataron protestas inéditas en todo el país. Las barricadas se mantuvieron en varios sitios de la capital, mientras que estudiantes de la Universidad Politécnica, Upoli, denunciaron que fuerzas antidisturbios los atacaron por la noche, cuando mantenían una vigilia en honor a sus compañeros muertos tras cinco días de manifestaciones y represión oficial. Mientras tanto, las cámaras empresariales de Nicaragua informaron de que mantenían en pie la marcha nacional convocada para la tarde del lunes en Managua.
Los vídeos que compartieron en redes sociales los jóvenes de la Upoli –bastión de la resistencia estudiantil contra Ortega– mostraban imágenes dramáticas, con el sonido de disparos y los gritos de desesperación de los estudiantes que pedían ayuda para trasladar a los heridos. Los estudiantes denuncian por lo menos media docena de heridos y se habla de un muerto que no ha sido confirmado.
El anuncio del presidente Ortega parece no haber calado en la indignación de la población. Este domingo por la noche centenares de nicaragüenses se reunieron en la neurálgica Carretera a Masaya, sede de importantes empresas nacionales y extranjeras, para demandar un cese a la represión y la salida del presidente Daniel Ortega. "No eran delincuentes, eran estudiantes", gritaban los manifestantes como respuesta al discurso del presidente, que tildó de "pandilleros armados" a los manifestantes y dijo que "se matan entre ellos mismos". La manifestación fue conmovedora, con los participantes sentados en la calle en honor a los caídos en las marchas.
El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) modificó la lista de víctimas mortales y confirmó la cifra de 25 muertos, aunque este dato puede aumentar dada la cantidad de detenidos o considerados desaparecidos. Entre ellos está Ángel Eduardo Gahona, periodista del Caribe, que murió de un disparo en la cabeza mientras cubría las manifestaciones. Gonzalo Carrión, director jurídico del Cenidh, aseguró que estaban tratando de verificar los nombres de las personas detenidas. También denunció que hasta el centro llegaban padres desesperados por conocer el paradero de sus hijos. "El trato que les dan las autoridades es inhumano y criminal", dijo Carrión a EL PAÍS.
Las cámaras empresariales emitieron el domingo un comunicado en el que reconocían y "valoraban" la lucha cívica y pacífica "encabezada por nuestros jóvenes", honraban "el sacrificio en vidas, convicción y valor de nuestra juventud" e invitaban a los nicaragüenses, y no solo trabajadores, a participar en la marcha nacional convocada para el lunes. Las cámaras dijeron que estaban dispuestas a un diálogo, pero pedían como garante a la Conferencia Episcopal de Nicaragua.
Las manifestaciones comenzaron el miércoles pasado, después de que el presidente Ortega impusiera una reforma a la Seguridad Social que incluía una reducción del 5% de las pensiones y aumentos a las cuotas que entregan la patronal y los trabajadores. Las cámaras empresariales rechazaron las reformas y, por primera vez, en 11 años se distanciaron de la relación de "consenso" que mantenían con Ortega.

UN BASTIÓN DE RESISTENCIA

EL PAÍS pudo visitar la mañana del domingo el campus de la Upoli, donde unos 150 estudiantes se mantienen atrincherados en su protesta contra el presidente Daniel Ortega. Dentro del recinto –cuya entrada es restringida–, había una gran agitación con estudiantes reuniendo la ayuda en medicinas, alimentos y agua que la población de forma solidaria les había enviado. Denunciaron a este diario el acoso de las huestes sandinistas. Uno de los médicos voluntarios que trabajaba en el centro de atención improvisado en unas aulas del campus dijo que había atendido a decenas de heridos y dos muertos. Culpó al Gobierno de Ortega de la represión contra la población. "Estamos intentando salvar vidas. El sábado atendimos 38 heridos. Todos los heridos que tuvimos eran por armas de fuego. Todas las heridas eran del abdomen a la cabeza, porque están apuntando a matar", afirmó el médico. "Reprocho la falta de sentimiento humano para darle paso al odio y soberbia de parte del poder. Tienen licencia para matar", dijo.

LA RUTINA DE LAS GENTES NO COINCIDE CON NINGÚN DISCURSO ▼ El vacío de las palabras | Internacional | EL PAÍS

El vacío de las palabras | Internacional | EL PAÍS

OPINIÓN

El vacío de las palabras

El asesinato de los estudiantes desaparecidos en Jalisco revive los fantasmas de Ayotzinapa y desnuda a los candidatos en sus propuestas contra la violencia

Una protesta en contra de los estudiantes desaparecidos en Jalisco.
Una protesta en contra de los estudiantes desaparecidos en Jalisco. CUARTOSCURO


Salomón Aceves Gastélum, Daniel Díaz y Marco Ávalos están muertos. Los tres estudiantes desaparecidos en Tonalá (Jalisco) en marzo fueron disueltos en ácido sulfúrico. Los cineastas en ciernes, de entre 20 y 25 años, pasarán a ser estadísticas de una macabra rutina a la que los mexicanos se han acostumbrado. Se hablará de carpetas de investigación, de homicidios intencionales, de delincuencia organizada y de un alza en la tendencia. De algo de eso hablaron ayer los cinco candidatos presidenciales. Cambio de estrategia, salió de la boca de algunos. La necesidad de reforzar la guerra, respondieron otros.
El brutal homicidio de los jóvenes, asesinados por habitar una propiedad de un grupo del narcotráfico, revive los fantasmas de Ayotzinapa y desnuda a los cinco aspirantes a mandatarios de este país. Desde sus podios enlistaron estrategias y dispararon estadísticas sin reparar en el complejo pero simple que problema de la violencia: los mexicanos se están matando unos a otros en niveles nunca antes vistos.
Anoche Denise Maerker, una de las moderadoras del debate, preguntó precisamente eso a Margarita Zavala. La idea hizo titubear a la aspirante independiente por primera vez, de muchas, en el contraste entre candidatos. La estrategia de seguridad parece cocinarse por una serie de expertos. Sus diagnósticos en frío parecen estar completamente alejados del terreno, donde los estudiantes pueden ser disueltos en una sustancia corrosiva después de hacer ejercicios en video.
La dimensión del problema es mayúsculo. Ninguno de los candidatos parece entender que el próximo sexenio cada uno de ellos puede vivir su propio Ayotzinapa. Ha sido el Gobierno de Enrique Peña Nieto el que tendrá que cargar el fardo histórico de haber gestionado tan pobremente esa crisis. Pero pudo haber sido un político de cualquier otro partido. Hoy no hay nada sobre el horizonte que garantice que el próximo presidente de México evitaría un desastre similar.
A principios de marzo, algunos días antes de que los jóvenes desaparecieran en Jalisco, México pudo olvidar momentáneamente sus problemas para celebrar. Guillermo del Toro, uno de sus cineastas más queridos, había triunfado en los Oscar. El director que abandonó Jalisco en 1998 por la inseguridad abarrotó tres veces una clase magistral con estudiantes de cine en Guadalajara para hablar del éxito y la ambición. Lo que dijo allí retumba hoy con más potencia: “Es importante atenernos a nosotros, no a las instancias gubernamentales. ¿Qué podemos hacer el uno por el otro? Lo importante no es lo que aprendan con los maestros, son los compas. Los compas y el coraje que tienen con el mundo de decir ‘chingue su madre’, yo quiero hacer. Es lo más importante de estudiar cine. Si te juntas con tres compas y tienen una camarita, eso es. No va a bajar el arcángel San Gabriel de una institución federal a arreglar el pedo”.
Qué vacías suenan hoy las palabras y promesas recitadas solo 24 horas antes. México se ve obligado nuevamente atender, con urgencia, el desastre que está consumiendo a sus jóvenes. 

EL PLAN CÓNDOR II Y SUS VARIANTES ▼ Turquía: La odisea judicial de la directora de Amnistía Internacional en Turquía | Internacional | EL PAÍS

Turquía: La odisea judicial de la directora de Amnistía Internacional en Turquía | Internacional | EL PAÍS

La odisea judicial de la directora de Amnistía Internacional en Turquía

Idil Eser, en libertad bajo fianza, ha estado cuatro meses entre rejas acusada de tener vínculos terroristas

Idil Eser, directora de Amnistía Internacional en Turquía, durante la entrevista de este lunes en Madrid.

Idil Eser, directora de Amnistía Internacional en Turquía, durante la entrevista de este lunes en Madrid.





La activista Idil Eser (Estambul, 1963) se siente con más ganas de disfrutar de la vida que nunca. Tras pasar casi cuatro meses en prisión provisional, y con un juicio pendiente que podría privarle de su libertad durante casi un decenio, la directora de la rama turca de Amnistía Internacional (AI) asegura que el placer que le producen la música, los colores o la naturaleza se ha multiplicado recientemente. Eser considera que las acusaciones relacionadas con terrorismo a las que se enfrenta son "incomprensibles".
El pasado 5 de julio supuso un punto de inflexión en la vida de Eser. La activista participaba junto a otros nueve defensores de los derechos humanos —no todos miembros de Amnistía Internacional— en un taller sobre seguridad digital en la isla de Buyukada, al sur de Estambul, cuando la Policía irrumpió en el edificio y los detuvo a todos. Pasó más de 100 días entre rejas, sintiéndose indefensa al enfrentarse a un auto de procesamiento que considera estrambótico. “Se nos acusa de pertenencia a una organización terrorista, pero no se especifica cuál. No sabía qué debía responder ante el juez porque la imputación no se sostenía”, asegura en una entrevista realizada este lunes en Madrid.
El caso de los 10 de Estambul (como les ha apodado la prensa local) es uno de los muchos procesos abiertos contra miembros de la sociedad civil turca. Más de 50.000 personas han sido detenidas con el pretexto de formar parte de alguna organización terrorista próxima al clérigo Fetulá Gülen, exiliado en Pensilvania (EE UU) y al que Ankara considera el principal instigador del fallido golpe de Estado de 2016, en el que murieron unas 300 personas. “Las cárceles del país están masificadas, pero se están construyendo muchas nuevas”, explica la activista, quien confía en que a pesar de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha pregonado que reinstaurará la pena de muerte, esta no llegue a aplicarse por la presión internacional, y que, en caso de hacerlo, nunca sea con carácter retroactivo.
Los diez activistas fueron separados el mismo día de su detención. Eser estuvo en cuatro cárceles distintas hasta que terminó en un centro de máxima seguridad. “La atención internacional que acaparó mi caso me benefició en el trato recibido y en el cumplimiento de las garantías procesales, pero también provocó que me destinaran a una prisión reservada para los peores criminales”. Eser, y el resto de detenidos en la “reunión secreta en la que aprendían a encriptar mensajes”, según el auto de procesamiento, fueron puestos en libertad bajo fianza el 25 de octubre.
Idil Eser, este lunes en Madrid.ampliar foto
Idil Eser, este lunes en Madrid. SAMUEL SANCHEZ
Peor suerte ha vivido hasta ahora el presidente de AI en Turquía, Taner Kiliç, que fue encarcelado un mes antes que los 10 de Estambul, acusado de haber instalado en su teléfono la aplicación ByLock, un servicio de mensajería encriptada que Ankara considera que fue esencial en la preparación del golpe. Dos informes periciales determinaron que Kiliç nunca había descargado esa app en su dispositivo. En enero, un tribunal de Estambul decretó libertad con cargos para el presidente de la ONG, pero al día siguiente la misma corte revocó su decisión tras un recurso de la Fiscalía.
Eser, que ha dedicado toda su vida laboral a la defensa de los derechos humanos, no esconde durante la entrevista su miedo a volver a la cárcel. “El proceso puede dilatarse más de 10 años hasta que haya una sentencia firme. Eso resulta bastante angustioso”, explica la activista. “Salí de la cárcel con la intención de exprimir la vida, de no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy”, asegura. A sus 54 años, decidió hacerse un tatuaje en un tobillo a los pocos días de obtener la libertad provisional. “Lo he tenido en mente desde que era universitaria. No lo iba a dejar pasar más. Carpe diem”.