domingo, 18 de enero de 2009

INTELIGENCIA SIN NEURONAS

Un informe de los servicios de inteligencia pronostica un mundo mucho más multipolar en el 2025

Eusebio Val | Washington. Corresponsal | 22/11/2008 | Actualizada a las 03:31h | Internacional
Barack Obama hará bien en leerse el informe que le ha preparado el Consejo de Inteligencia Nacional. El presidente electo asumirá el cargo más poderoso del mundo, el próximo 20 de enero, en un momento en que la supremacía de Estados Unidos es puesta en entredicho. Los propios analistas de las 16 agencias de espionaje norteamericanas reconocen que la influencia de EE. UU. disminuirá y que otros actores - China, India, Rusia y Brasil-ganarán un notable protagonismo.

PALABRAS CLAVE
Estados Unidos, Rusia, Occidente, Oriente, Canadá, Europa, America, Turquía, Vietnam, Al Qaeda, Bin Laden, Indonesia, Nicaragua, Watergate, Afganistán, Jimmy Carter, Ronald Reagan, Brasil, India, Washington Post, Irán, China
En Global trends 2025: A transformed world (Tendencias globales 2025: un mundo transformado) se intenta hacer un diagnóstico lo más acertado posible, aunque sus autores admiten con humildad que no pretenden jugar a "adivinos de la bola de cristal".

En el informe, que se publica cada cuatro años, se afirma que "si bien Estados Unidos probablemente se mantendrá como el actor individual más poderoso, su fuerza relativa, incluso en el ámbito militar, declinará y las palancas de influencia norteamericanas serán más limitadas". Así, en el 2025, se prevé que EE. UU. se halle como uno más entre los actores mundiales más importantes, "con un papel preeminente en los asuntos globales" pero no tan decisivo como en el pasado.

"Estamos proyectando un mundo multipolar", señaló C. Thomas Fingar, presidente del consejo que ha elaborado el documento. "El momento unipolar ha terminado, o ciertamente habrá terminado en el 2025", añadió.

Una de las conclusiones centrales del estudio es que se continuará registrando un desplazamiento de riqueza y poder económico desde Occidente hacia Oriente, a un ritmo e intensidad "sin precedentes en la historia moderna". La posición dominante del dólar como divisa de reserva quedará afectada. Se prevé que siga siendo una moneda importante, pero como "primera entre iguales".

Global trends 2025 está en sintonía con el pensamiento de intelectuales como Fareed Zakaria, autor del superventas The post-American world (el mundo postestadounidense). Francis Fukuyama (que predijo en su día "el fin de la historia" y el dominio eterno del modelo capitalista-democracia liberal) aún fue más pesimista en su reciente ensayo, The fall of America, Inc. (la caída de Estados Unidos, SA). Otros, en cambio, como el neoconservador Robert Kagan, que publicó hace unas semanas el artículo Still No. 1 (aún el número uno), en The Washington Post,creen que los apóstoles del "declivenismo" son demasiado alarmistas.

El debate interno en Estados Unidos sobre si son un "imperio" en decadencia es recurrente. Hasta se cuestiona, en términos históricos, si es pertinente la catalogación de imperio. Pero la discusión no ganaba esta intensidad desde los años setenta del siglo pasado, cuando se acumularon los signos de declive: retirada humillante de Vietnam, escándalo Watergate, shocks petroleros y reveses estratégicos durante la presidencia de Jimmy Carter (en Afganistán, Irán y Nicaragua). Bueno es recordar que apenas un decenio después de aquella depresión psicológica colectiva, Estados Unidos volvía a emerger como coloso incontestable. Cayó el muro de Berlí, en 1989. El rival soviético se desintegró, en 1991. Washington ganó la guerra fría sin necesidad de disparar un solo un tiro. Y el boom tecnológico de internet demostró después la vitalidad renovadora del sistema estadounidense.

La gran pregunta es si Obama gestionará un declive ordenado o impulsará una recuperación vigorosa, si será un nuevo Franklin D. Roosevelt que reforme y refunde con éxito el modelo y, al mismo tiempo, una especie de Ronald Reagan liberal que devuelva al país la confianza en sí mismo.

Uno de las predicciones más positivas de Global trends 2025 es el debilitamiento de Al Qaeda y del terrorismo en general. A pesar de que la organización de Bin Laden seguirá siendo peligrosa, los autores del informe constatan su negro futuro debido a la imposibilidad de alcanzar sus objetivos estratégicos y la desilusión entre muchos musulmanes y árabes por sus brutales métodos. El informe apunta hacia un aumento del peso geopolítico de estados musulmanes no árabes, como Turquía e Indonesia.

Sobre el uso del arma nuclear, los analistas del espionaje estadounidenses estiman que el riesgo será "muy bajo", si bien crecerá en los próximos do decenios debido a la extensión de la tecnología atómica militar a nuevos países.

El resurgimiento de Rusia preocupa relativamente. La corrupción y el déficit en infraestructuras - incluidas las energéticas-se consideran un pesado lastre para el fortalecimiento ruso.

Una de las alusiones enigmáticas tiene que ver con la Europa del Este, donde se observa que algún país - sin especificarlo-corre el riesgo de pasar a ser controlado por el crimen organizado.

En cuanto al cambio climático, anticipa los graves problemas globales derivados de la escasez de agua potable y menores cosechas en algunas regiones del planeta, al tiempo que la población aumentará en 1.500 millones de personas. No todos, empero, se verán perjudicados por el aumento de temperatura. La agricultura en Rusia y Canadá se verá beneficiada, y tendrán un acceso más fácil a los enormes recursos naturales que alberga su subsuelo.

NOTA DEL BLOG: Así como nuestro país, ARGENTINA, se está desintegrando por la incapacidad política para conducir, gestionar, planificar, prever, analizar, interpretar, escuchar, ver, apreciar, diferenciar, cuantificar, etc., en el resto del mundo las cosas no andan mejor.
Estados Unidos de Norteamérica, país por el que guardo un profundo respeto y hasta cierta admiración, conjuga en su esencia una serie de contradicciones prodigiosas, esto se revela en una extraña capacidad para construir y simultáneamente otra semejante de pulverizar.
Nadie puede negar que construye ciencia, método, proceso, inteligencia operativa y funcional. Tampoco nadie puede negar que su ESTADO POLÍTICO y EMPRESARIO se sustenta en una competencia furiosa donde el "sacrificio oportunista" genera exclusiones no por incapacidad sino por ingenuidad. Traducido: ser ingenuo en dicha tierra implicará extinguirse. De esa forma acumulan excluidos porque mientras por una parte juntan miles millones de dólares destinados a obras de caridad, por el otro tienen una fábrica de pobres que se caen del sistema que está caracterizado por ser "inequitativo".
No obstante ello, impera el inconsciente colectivo y lo antedicho (para nada peyorativo) es casi imposible de ser modificado ya que se ha trasladado al resto del mundo como esquema de vida posible (así está el mundo).
Qué ocurrirá en el 2025 es imposible de estimar porque las variables se han visto impactadas por "impredecibles factores" inherentes a la estupidez humana.
Semejante a nuestro depreciado INDEC, todos saben que un mundo con 2/3 de la población mundial excluida, marginada y hambreada, difícilmente pueda permanecer sustentable, sin embargo los acomodamientos virtuales dan la posibilidad de acomodar los factores al antojo de quien los construye haciendo que los muertos y desaparecidos se conviertan en estadísticas colaterales, sin valor directo. ERROR.
Negar y/o disimular la expansión del TERRORISMO en el mundo es no querer ver que muchos "avivados" (oportunistas de la pobreza ajena) asumen como negocio las causas perdidas de los muchos, transformándolas en una curiosa modalidad de compra-venta de dignidades. El problema de este TERRORISMO, el actual, es que no es patrimonio musulmán, cristiano, judío, o de otra etiología, antes bien, genera un TODOS contra TODOS, porque justamente el NEGOCIO es expansivo y de no serlo busca los mejores socios para cada cosa.
Por otra parte, el TERRORISMO en la mayoría de los casos lo generan los propios ESTADOS desde políticos incapaces y frívolos que son parte del juego maquiavélico de CONSTRUIR DESTRUYENDO.
Los focos terroristas en el mundo de hoy son muchos:
1. El mayor es Rusia, por lejos.
2. Seguido por China, país dividido, enfrentado y denigrado si los hay.
3. Detrás de estos están los socios comodaticios de la EX-URSS donde anidan los secuestros, la trata de personas, las nuevas modalidades de esclavitud, el control internacional del mercado de las drogas, etc.
4. Muy detrás, se ubican las minorías fundamentalistas musulmanas cuyo potencial es casi despreciable.
5. Encolumnadas en el final de la cola viene los grupos que producen estupefacientes en Oriente como en México, Colombia y Perú...
6. Y en último lugar quedan los MESIÁNICOS como Chávez y sus socios pobres del hospital psiquiátrico (todos autistas).
Las sociedades coherentes en la TIERRA ya son escasas.
Se han perdido las fronteras y por ende se han licuado las soberanías.
Las banderas que mandan son las de los grupos económicos multinacionales que no tienen fronteras sino objetivos estratégicos de ocupación y mando.
La política tanto como la religión están dominadas por la corrupción.
En este contexto en pleno desarrollo cinético prever el 2025 es difícil.
Un ejemplo preciso de estas horas es la relación PALESTINA-ISRAEL donde lo injustificable se ha justificado desde distintos ángulos. Léase: para destruir al enemigo (supuesto e intangible) arrasamos a los que los rodean, a efectos que los enemigos queden en evidencia pero vivos así seguimos con el juego ya que si éste se termina, concluye el negocio que es el eje de la necesidad del conflicto. Recuerda la finalidad del PLAN CÓNDOR, esto es matar las ideas pero sostener a los idearios para que el día de mañana se puedan construir negocios...
BARBARIE.
Es el único término que cabe.
Dentro de esto, la humanidad, Usted, yo tenemos otros problemas. El aire está contaminado. El agua también lo está (contaminada). El petróleo arrancado de las entrañas de la Tierra (otrora hacía de aislante) hace que el magma caliente la superficie y que el calor se traslade a las aguas y al aire. Todo se depreda. Todo se invade. Los desiertos crecen al tiempo que algunos mares se secan (recuerda Usted que en el mapa había un MAR conocido con el nombre de ARAL, lamento comunicarle que se secó).
Mientras nos tienen entretenidos con el DAKAR, África ha sido devastada.
Ahora le toca el turno a América Latina. Usted cree que no?... ya verá. Me encanta la futurología de las variables que nadie quiere ver porque dificultan las desviaciones matemáticas de las probabilidades inscriptas en la geometría del espacio.
Así, el 2010 queda tan distante como el 10.000 y tal como desaparecieron la Lemuria, Mu y la Atlántida, lo haremos nosotros de persistir en la estupidez de creernos algo que no somos y mucho menos representamos. [el dispreciau: que aprendió a serlo desde apenas nacido y ya acumula cerca de 60 viendo cómo nos mentimos].

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Si los mares se secan... ¿Qué nos queda? ¿Qué?
Más que dolor y tristeza ¿Qué?
Mientras yo sigo con mis flores...
Abrazos.
Alicia