viernes, 19 de septiembre de 2014

LA HORA DE LOS IRREVERENTES ► MSF vs. Gobierno alemán >> 3500 Millones >> Blogs EL PAÍS

MSF vs. Gobierno alemán >> 3500 Millones >> Blogs EL PAÍS



3500 Millones

3500 Millones

Ideas irreverentes contra la pobreza

3500 millones es la mitad de la población mundial. 3500 millones de personas condenadas cada día a la pobreza. ¿O no? Este blog es el relato de la contra-crisis y de sus protagonistas. Vivencias e iniciativas desde cada rincón del planeta que demuestran que lo más correcto es también lo más inteligente.

SOBRE LOS AUTORES

3.500 Millones es un blog coral dirigido por Gonzalo Fanjul. Este espacio es el resultado de un esfuerzo colectivo en el que los protagonistas de la lucha contra la pobreza comparten su experiencia y sus propuestas.

AUTORES HABITUALES

PRINCIPALES:

  • Gonzalo FanjulGonzalo Fanjul lleva más de veinte años dedicado al activismo contra la pobreza, preside la iniciativa +Social y colabora como investigador con diferentes think tanks, universidades y ONG
  • Lucila Rodríguez-AlarcónLucila Rodríguez-Alarcón, ingeniero agrónomo, experta en comunicación política, ahora dedicada en cuerpo y alma a Intermón Oxfam.

COLABORADORES REGULARES

  • Uganda: Alberto Eisman (Director de Radio Wa, en Lira)
  • Infancia: Marta Arias (responsable de campañas de UNICEF)
  • Activismo on-line: Luis Morago (Director de campañas de AVAAZ), Irene Milleiro (Directora de campañas de Change)
  • Nuevos modelos económicos: Daniel Jiménez (redactor del portal Noticias Positivas), Alex Prats (activista de Christian Aid).
  • Indígenas: Raquel García y Laura de Luis (portavoces de Survival para España y Latinoamérica)
  • América Latina: Asier Hernando (responsable de campañas de Intermon Oxfam para América Latina y el Caribe).


MSF vs. Gobierno alemán

Por:  19 de septiembre de 2014
Captura de pantalla 2014-09-18 a la(s) 21.07.59










Una profesional de MSF atiende a un inmigrante en Grecia. Foto: MSF.
Esta semana tuve oportunidad de participar en Berlín en una jornada sobre el impacto de las medidas de austeridad en los sistemas sanitarios y la salud de los europeos. En los próximos días traeremos a @3500M algunos de los datos más relevantes de este asunto, que ilustra bien el modo en que la respuesta a la crisis está minando nuestros estados del bienestar. Pero hoy quisiera trasladarles algunas impresiones rápidas de uno de los debates que más me interesó de ese día: el protagonizado por un representante del Ministerio alemán de Sanidad y el director clínico de la ONG Médicos Sin Fronteras en Grecia.
· La presentación inicial de MSF fue una relato de terror. Los griegos asisten al derrumbe de su sistema de salud, que abandona a la población vulnerable cuando más lo necesitan. Se disparan las listas de espera y los copagos, los profesionales cobran salarios de miseria y la inversión en infraestructuras y medicamentos se tambalea. La tasa de enfermos de VIH ha crecido un 1.500% y por primera vez en 40 años se han detectado brotes de malaria (en ambos casos debido a la desaparición de los programas de prevención). Aunque la evidencia científica sobre el efecto de los recortes en los pacientes todavía tardará algún tiempo, algunos indicadores sugieren la magnitud del golpe: desde que comenzara la crisis en 2008, la tasa de suicidios en Grecia ha crecido un 45%. "Nunca imaginé que MSF tuviera que atender a la población griega como lo está haciendo", confesaba su representante.
· El funcionario alemán -que tuvo la valentía de bajar a este ruedo tan complicado- respondió como se esperaba de él: Grecia tenía problemas graves en su sistema de salud antes de la crisis (la debilidad de la atención primaria y la corrupción son endémicos), fueron ellos los que metieron a su economía en este berenjenal y Alemania solo está tratando de ayudar en una reforma forzada por el pago de la deuda a los bancos, una reforma que ha hecho suya el Gobierno griego.
· Cada una de estas acusaciones es irreprochable. Pero su discurso hubiese sonado más convincente de haber añadido algún otro detalle. Por ejemplo, que la indignación de Alemania con respecto a la corrupción griega no se extiende a sus propias compañías farmaceúticas, protagonistas de algunos de losescándalos de sobornos a los profesionales y gestores de la sanidad. Tampoco mencionó el hecho de que Alemania ha sido determinante en el diseño de un ajuste fiscal incompatible con el derecho a la salud de los griegos. El gasto sanitario fue reducido por valor del 6% del PIB sin que mediase una evaluación seria de sus consecuencias (¿les suena?).
· Alemania ha puesto en marcha un programa de ayuda humanitaria a Grecia que gestiona su agencia de cooperación internacional, GIZ. De este modo, la relación entre ambos países se asemeja a la que un donante clásico tendría con un país africano: con una mano se le ahoga y con la otra se le ayuda a recoger a los muertos. La presencia del FMI en las negociaciones no hace más que reforzar el estereotipo. Los alemanes son detestados por los griegos, que se consideran víctimas del colonialismo económico. No hay en esta relación nada parecido al ejercicio de solidaridad y corresponsabilidad que uno esperaría de dos países miembros de la UE. Nadie se lo exige.
· Quienes asistimos a este debate (alemanes, casi todos ellos) salimos con la sensación amarga de que millones de griegos están sufriendo innecesariamente, víctimas dobles de su propio gobierno y del alemán. Resulta inevitable extender esa sensación al caso de otros países del sur de Europa. 

ALI AARRASS ► Pidiendo justicia para Ali Aarrass >> África no es un país >> Blogs Internacional EL PAÍS

Pidiendo justicia para Ali Aarrass >> África no es un país >> Blogs Internacional EL PAÍS



Lola Huete Machado



África no es un país

"Salvo por el nombre geográfico, África no existe", decía Ryszard Kapucinski. Y sí, desde Europa, acostumbramos a simplificar su realidad hasta hacerla una y pobre, catastrófica y dependiente. Pero África es un continente: 55 países, mil millones de personas, multiplicidad de mundos, etnias, voces, culturas... África heterogénea y rica contada desde allí y desde aquí. Un blog coral creado y coordinado por Lola Huete Machado.

SOBRE LOS AUTORES

Lola Huete MachadoRedactora de El País y El País Semanal desde 1993, ha publicado reportajes sobre los cinco continentes. Psicóloga y viajera empedernida, aterrizó en Alemania al caer el muro de Berlín y aún así, fue capaz de regresar a España y contarlo. Compartiendo aquello se hizo periodista. Veinte años lleva. Un buen día miró hacia África, y descubrió que lo ignoraba todo. Por la necesidad de saber fundó este blog. Ahora coordina la sección Planeta Futuro.
Chema CaballeroChema Caballero. Llegó a África en 1992 y desde entonces su vida giró en torno a sus gentes, su color y olor, sus alegrías y angustias, sus esperanzas y ganas de vivir. Fue misionero javeriano y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona durante dos décadas, que fueron modelo.
José NaranjoJosé Naranjo. Freelance residente en Dakar desde 2011. Viajó al continente para profundizar en el fenómeno de las migraciones, del que ha escrito dos libros, 'Cayucos' (2006) y 'Los Invisibles de Kolda' (2009), que le llevaron a Marruecos, Malí, Mauritania, Argelia, Gambia, Cabo Verde y Senegal, donde aterrizó finalmente. Le apasiona la energía que desprende África.
Ángeles JuradoÁngeles JuradoPeriodista y escritora. Trabaja en el equipo de comunicación de Casa África desde 2007. Le interesa la cultura, la cooperación, la geopolítica o la mirada femenina del mundo. De África prefiere su literatura, los medios, Internet y los movimientos sociales, pero ante todo ama a Ben Okri, Véronique Tadjo y Boubacar Boris Diop, por citar solo tres plumas imprescindibles.
Chido OnumahChido Onumah. Reputado escritor y periodista nigeriano. Trabaja como tal en su país y en Ghana, Canadá e India. Está involucrado desde hace una década en formar a periodistas en África. Es coordinador del centro panafricano AFRICMIl (en Abuja), enfocado en la educación mediática de los jóvenes. Prepara su doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. Su último libro se titula 'Time to Reclaim Nigeria'.
Akua DjanieAkua Djanie. Así se hace llamar como escritora. Pero en televisión o en radio es Blakofe. Con más de tres lustros de carrera profesional, Akua es uno de los nombres sonados en los medios de su país. Residente en Reino Unido, fue en 1995, en uno de sus viajes a Ghana, cuando llegó su triunfo televisivo. Hoy vive y trabaja entre ambos países. La puedes encontrar en su página, Blakofe; en la revista New African, en Youtube aquí o aquí...

Pidiendo justicia para Ali Aarrass

Por:  19 de septiembre de 2014
(*) El autor es miembro de la delegación de Amnistía Internacional desplazada hasta Rabat desde el 16 de septiembre.
Era la noche del martes 16 de septiembre y acabábamos de aterrizar en Marruecos. Un hombre de negocios se quedó mirando algunos documentos que descansaban sobre mi regazo. Fue en esos momentos incómodos en que todavía no puedes salir del avión y los pasajeros se impacientan moviéndose en un reducido espacio, entre las filas de asientos y los estrechos pasillos. El hombre me miró a los ojos y me dijo con un convencimiento absoluto: “¿Sois de Amnistía? Tendréis problemas en el control de pasaportes”. Le devolví la mirada. Y sonreí.
Esa mirada me recordó otra que tengo grabada en la memoria desde el 13 de mayo pasado, cuando Farida Aarrass se presentó en la oficina de Amnistía Internacional en Madrid. Tenía la firme determinación de denunciar que a su hermano Ali le habían torturado repetidamente durante 12 días en diciembre de 2010, mientras permanecía detenido en secreto bajo custodia de los servicios de inteligencia marroquíes.
192236_moslim_islam_pasfoto











Su caso ha traído ahora a Rabat a una delegación de Amnistía Internacional que se ha reunido con los embajadores de España y Bélgica, y el Ministro de Justicia y Libertades marroquí, entre otras autoridades.
Ali Aarrass tiene la doble nacionalidad belga y marroquí. En febrero pasado, un tribunal belga ordenó a las autoridades de este país que le proporcionara asistencia consular. La decisión fue ratificada, tras la apelación, el pasado 9 de septiembre. Por cada día de retraso en la aplicación de esta sentencia, las autoridades belgas deben pagar 100 euros de multa. Preguntamos al Embajador por este asunto. Su respuesta fue desesperanzadora: no ha hecho nada y espera instrucciones del Ministro de Exteriores para actuar. No pareció darle mucha prioridad.
La historia de Ali es larga. Fue investigado desde 2006 por la Audiencia Nacional española -por cargos relacionados con terrorismo- hasta marzo de 2009, cuando se archivó provisionalmente la investigación en su contra por falta de pruebas. Aún así, poco después, el Consejo de Ministros español aprobó su extradición a Marruecos. Poco importaron las advertencias de Naciones Unidas y Amnistía Internacional, que alertaron de que había riesgos de tortura u otros malos tratos, así como temor de que tuviera un juicio injusto. No se nos escuchó y las sospechas se tornaron realidad.
En 2012, el Relator Especial sobre la cuestión de la Tortura de la ONU, Juan E. Méndez, visitó a Ali Aarrass en prisión junto con un perito médico independiente. Ambos confirmaron que habían observado señales de tortura compatibles con su testimonio. Ali dijo que le habían golpeado en las plantas de los pies, aplicado descargas eléctricas, colgado de las muñecas durante largos períodos y quemado con cigarrillos. Su confesión se obtuvo bajo tortura. Incluso se vio obligado a firmar documentos que ni siquiera entendía.
En julio pasado, el Comité de Derechos Humanos de la ONU decidió que España había violado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos al extraditar a Ali Aarrass y ordenó a España que le compense, coopere con las autoridades marroquíes para que sea tratado bien y que adopte medidas para prevenir situaciones similares en el futuro. Le transmitimos esta información al Embajador español en Rabat, quien se comprometió a enviar un informe del caso a Madrid. La respuesta oficial de cómo España va a poner en marcha las peticiones que le ha formulado la ONU no se ha producido.
Dentro de pocos días, está prevista una audiencia por el caso de Ali. Una semana después de que la organización pusiera el foco de su campaña Stop Tortura sobre él, las autoridades marroquíes anunciaron una investigación. Amnistía Internacional ha pedido a los Embajadores que se interesen por esta audiencia y que coordinen sus esfuerzos para que se haga justicia.
IMG_20140918_190620












El ministro de Justicia y Libertades marroquí, en una reunión con la delegación de Amnistía Internacional, confirmó que no será una audiencia pública. La delegación le pidió entonces que garantice una investigación independiente e imparcial y que incluya un examen médico forense conforme a la normativa internacional. También le dijo que atendiera la reciente petición del grupo de trabajo de la ONU sobre la detención arbitraria, que solicita la liberación inmediata de Ali Aarrass y una indemnización adecuada. Para apoyar estas peticiones, se pusieron sobre la mesa del despacho del ministro 216.450 firmas procedentes de 120 países y se realizó una cadena humana enfrente del Parlamento en la que participaron más de 100 personas.
El ministro mostró verbalmente su intención de erradicar la tortura de Marruecos, reconociendo su práctica aislada, y dijo que tomará medidas para que se investiguen las denuncias que se produzcan, incluso con la posibilidad de realizar algunas modificaciones en el Código Penal que está revisándose en estos días. Además, mostró una apertura al diálogo con Amnistía Internacional, invitando a la organización a una visita más prolongada al país. A pesar de las buenas intenciones, de momento se trata sólo de palabras. Ali Aarrass y otras personas que languidecen en prisión necesitan hechos.
PD. Al mismo tiempo que el ministro de Justicia decía a Amnistía Internacional que iba a dar instrucciones a las autoridades policiales, judiciales y penitenciarias del país para que investiguen y no toleren casos de tortura,siete prisioneros saharauis fueron golpeados e insultados en la prisión de El Aaiún por los guardias que los custodian. Seis ya habían denunciado tortura durante el interrogatorio policial que siguió a su detención y cuatro fueron condenados en base a “confesiones” que dijeron haberse visto obligados a hacer. Terminamos la visita a Marruecos y ya tenemos que empezar de nuevo.

mapa de África

VITH U ► India se apunta a la tecnología contra la violencia machista | Planeta Futuro | EL PAÍS

India se apunta a la tecnología contra la violencia machista | Planeta Futuro | EL PAÍS



India se apunta a la tecnología contra la violencia machista

Aplicaciones móviles e iniciativas 'online' rastrean y alertan sobre abusos y violencia contra la mujer en India ante la pasividad de las instituciones públicas



ampliar foto

Una chica utiliza su móvil en una calle mal iluminada en Delhi. / Á. M. C.


"Estoy en peligro. Necesito ayuda. Por favor, localízame". Con este mensaje prediseñado en la pantalla de sus teléfonos, los destinatarios son informados de la situación de riesgo de las usuarias de Vith U. La aplicación para teléfonos móviles fue desarrollada por la empresa india Channel V a finales de 2013 con el objetivo de ofrecer mayor seguridad a las mujeres tras varios casos de cruentas violaciones que sacudieron el país.
Después del mensaje de bienvenida, "Esperamos que nunca tengas que usar esta aplicación", las usuarias tienen que introducir los números de teléfono de los contactos que deseen. Basta con que ellas pulsen dos veces el botón de encendido para que los destinatarios seleccionados reciban la señal de alarma junto a su localización vía GPS. El mensaje se reenvía cada dos minutos hasta que se cierra la aplicación.
"Desde hace unos años ha habido una avalancha de crímenes contra mujeres. Eso nos llevó a usar nuestros recursos como medio de comunicación para ofrecer medidas preventivas. Y éste es el resultado", explica Prem Kamath, director ejecutivo de la compañía creadora de Vith U. El director insiste en que su descarga online es, y seguirá siendo, gratis. La aplicación ha llegado al millón y medio de usuarios desde que se lanzó hace 10 meses, y cuenta con la promoción altruista de Kareena Kapoor, estrella del cine hindú en Bollywood.
La violencia contra la mujer en India es alarmante, no sólo por la cantidad de casos y la virulencia de éstos, sino por la impunidad hacia los que cometen los ataques. Según un estudio internacional publicado en 2014 y realizado a hombres de cinco países diferentes —The making of sexual violence—, el 25% de los entrevistados indios afirman haber tomado parte en ataques sexuales alguna vez en su vida.
Desde la oficina regional de Asia del Centro Internacional para el Estudio de la Mujer (ICRW), organización coautora del estudio, Nandita Bathla asevera: "La situación en India es crítica y está alcanzando unas proporciones de crisis nacional, aunque no queramos reconocerlo". La especialista en violencia de género de ICRW considera que las iniciativas tecnológicas son muy positivas pero no dejan de ser parches para un problema mayor. "Pese a ser buenas ideas, no son accesibles a todas las ciudadanas indias. Y no asegura una respuesta efectiva. Primeramente, estos proyectos deben ser revisados con el paso del tiempo para comprobar quién y cómo se usan. Hay que examinar los resultados, no como ocurre con algunos programas creados por el Gobierno". Nadita se refiere la línea de emergencia telefónica 181 establecida por el Ejecutivo indio a escala nacional a comienzos de 2013. A juicio de la activista, la respuesta policial a las llamadas de las agredidas es insuficiente.


Las usuarias de Safetipin pueden calificar el nivel de seguridad de área en que se encuentran. La aplicación se ha exportado a algunos países de Latinoamérica. / A. M. C.
Consciente del importante papel de las autoridades en la erradicación de la violencia contra la mujer, Kalpana Vishwanath, miembro de la organización no gubernamental Jagori —el despertar de la mujer, en hindi— ideó Safetipin. Esta aplicación para móviles establece parámetros para que los usuarios puedan puntuar el nivel de seguridad del entorno urbano y contiene una sección que rastrea la vulnerabilidad de las mujeres en base al desarrollo de las infraestructuras en calles, barrios y distritos de las metrópolis.
"Este sistema nos permite la recopilación y almacenamiento de datos a gran escala. Si mucha gente aporta información, se puede enviar a los ayuntamientos para que hagan algo al respecto. Así ocurrió en Gurgaon —ciudad dormitorio al sur de Delhi, donde se mejoraron las infraestructuras gracias a los datos recopilados—", describe Kalpana, quien prefiere referirse al invento como "un colector de datos para producir cambio social". Safetipin ha realizado la auditoría y el control de 10.000 espacios públicos en Delhi y ha sido descargada por 25.000 usuarios desde que se puso a disposición en 2013. La aplicación se puede usar incluso en castellano, ya que el éxito del invento la ha exportado a las ciudades colombianas de Bogotá y Medellín además de lanzarse en otras siete ciudades indias, junto con Yakarta, la capital de Indonesia.
La efectividad de estas aplicaciones tiene, sin embargo, algunas limitaciones. Unida a la escasa penetración de internet en India —que apenas supera el 16%—, esta tecnología también conlleva unos condicionantes extra para las usuarias. Los móviles deben tener GPS, lo que supone un mayor consumo de batería, además de los consiguientes dilemas relacionados con la privacidad y la propia seguridad de quienes deben mantenerse geolocalizadas en todo momento.
"Cualquier iniciativa que contribuya a la seguridad de la mujer es bien recibida, siempre y cuando no las culpen por los ataques recibidos, como es norma en India. Sin embargo, muchas de estas tecnologías has sido diseñadas para una clase social muy específica", explica Sameera Khan, periodista y coautora del libro ¿Por qué merodear? Mujeres y riesgo en las calles de Mumbai. "Estas herramientas deben ser usadas con cuidado. Un mapa interactivo que sitúa puntos rojos en los lugares donde las mujeres se sienten inseguras asume que hay algunas partes más seguras que otras en la ciudad ¿Acaso estar segura se aplica sólo en los casos en que no ha habido un asalto?", reflexiona la autora. Su libro desgrana el grado de acceso real que tiene la mujer al espacio urbano en Mumbai.
Precisamente en la capital india del ocio, la organización local Aksharatambién intenta mapear la seguridad de la mujer mediante una proyectoonline. Esta entidad sin ánimo de lucro lleva haciendo campaña en contra de la violencia machista desde hace dos décadas y el pasado año decidió unirse a la lucha cibernética contra esta lacra mediante el mapa interactivo HarassMap Mumbai. La web permite a las mujeres de la ciudad elaborar informes en los que describen el lugar, la hora y el tipo de violencia sexual sufrida. Áreas inseguras, acosos y ataques verbales o físicos se dibujan en forma de puntos en un mapa de la ciudad de Mumbai al que se puede acceder en la web.


HarassMap registra los informes de acoso enviados por sus víctimas para establecer un mapa de la inseguridad en Bombay. / A. M. C.
"Tratamos de exponer y explicar todo tipo de violencia contra la mujer, junto con estadísticas recogidas por las afectadas. Movilizamos a jóvenes para que recojan los casos de mujeres iletradas o sin acceso a Internet. Y hasta ahora se han cosechado algunos éxitos como la mejora de las infraestructuras de algún barrio y el despido de un policía", cuenta Nandita Gandhi, codirectora de Akshara. La web para mapear el acoso a las mujeres en Mumbai también se lanzó a finales de 2013 como réplica de una iniciativa creada por un grupo de mujeres de El Cairo (Egipto), y ha recibido más de 150 informes de afectadas por violencia sexista en las calles de la ciudad india.
Los miembros de las organizaciones implicadas en el desarrollo de estas iniciativas online son conscientes de que sus proyectos serán insuficientes sin la colaboración de las instituciones. Según el estudio mencionado anteriormente, un cuarto de la población india desconoce las leyes que protegen a las mujeres ante el acoso sexual y perciben que no existe una aplicación de las leyes por parte de las autoridades. Nandita Bathla, de ICRW, alerta: "Tenemos que tener mucho cuidado para que este tipo de aplicaciones y e iniciativas tecnológicas no absuelvan a gobiernos de sus responsabilidades". La investigadora remarca el papel de la educación como motor de este cambio necesario en la percepción de la violencia contra la mujer ya que, según su experiencia, incluso los profesores de escuelas relativizan el problema. Educación y aplicación de las leyes son los pilares para que no haya que enviar mensajes de alerta por el móvil. Y esperar que nunca tengan que usar estas aplicaciones.

jueves, 18 de septiembre de 2014

LOS DE NINGUNA PARTE ▼ Millones contra prejuicios | Internacional | EL PAÍS

Millones contra prejuicios | Internacional | EL PAÍS



Millones contra prejuicios

Las ciudades de EE UU se movilizan a favor del beneficio económico que supondría regularizar a 11 millones de sin papeles







Manifestación en Washington a favor de la reforma en 2013 / J. A. BAÑALES (EFE)


Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de EE UU, lo dijo en el Senado en 2009: “Los inmigrantes ilegales constituyen una contribución significativa a nuestros crecimiento económico”. Francisco, mexicano sin papeles, encargado de una pizzería en el Upper West Side de Nueva York, lo sabe bien. Lleva 25 años en el país, y desde que su hijo entró en la universidad paga el impuesto sobre la renta. O Darwin, carpintero de Brooklyn. Llegó hace 10 años, tiene 41 años, mujer y un hijo, y también cumple con el fisco. Lo que no dijo Greenspan es que esa aportación se multiplicaría si los millones de indocumentados fueran regularizados.
Unas cuarenta ciudades y organizaciones como la Americas Society/Council of Americas (AS/COA), entre otras, han decidido sacar a la luz los datos de un debate que suele estar aplastado por intereses políticos o ideológicos. Quieren aprovechar que desde el pasado sábado se celebra la National Welcoming Week, organizada por Welcoming America, una organización que trabaja para cambiar la percepción sobre los inmigrantes y facilitar su integración. Un ejemplo: si los 11 millones de inmigrantes ilegales de EE UU hubieran sido naturalizados en 2013 en virtud de las promesas de Obama, en cinco años habrían creado unos 200.000 puestos de trabajo, según los cálculos del Center for American Progress. En 2011, los inmigrantes, incluidos los nacionalizados, crearon uno de cada diez empleos y abrieron el 28% de los nuevos negocios. Otro: si la reforma migratoria permitiera la naturalización de los 11 millones de indocumentados en cinco años, el PIB estadounidense se incrementaría en 1,1 billones de dólares (EE UU tiene un PIB nominal superior a los 17 billones de dólares).
En 2011, los inmigrantes, incluidos los nacionalizados, crearon uno de cada diez empleos



“Este es un debate secuestrado, distorsionado por los políticos. De ahí que sea tan necesario difundir estos datos. Hay mucha desinformación, y miedo, por razones demográficas. Sin embargo, lo que dicen las encuestas es que la mayoría está a favor de una reforma integral que abra una vía hacia la ciudadanía”, afirma Kate E. Brick, de AS/COA.
“Los Gobiernos locales son conscientes. La ciudad de Atlanta, cuyo alcalde ha dado la bienvenida a los inmigrantes, es un ejemplo. No es la única. Hay una red de 41 ciudades englobadas en Welcoming America que se han declarado abiertas a la inmigración. Y no hablamos de ciudades como Chicago o San Francisco, sino del medio oeste o del sur, como Dayton, Charlotte, Minneapolis o Saint Paul, que nunca dirías que iban a dar la bienvenida a los inmigrantes . Es muy importante que desde los gobiernos locales se haga algo ya que el Gobierno federal no hace nada”, añade Brick.
Según AS/COA, en 2012, unos 8,8 millones de indocumentados estaban en condiciones de ser naturalizados, pero por diversas razones (el alto precio del proceso burocrático, o la falta de información sobre las condiciones del mismo) sólo 757.000 pasaron a ser residentes legales.
El Center for American Progress calcula que, con un estatus legal, los sin papeles ganarían un 25,1% más, con el consiguiente impacto en la recaudación de impuestos. Si Estados Unidos nacionalizara un millón de inmigrantes, el incremento acumulado en sus ingresos durante un período de 10 años ascendería a unos 29.000 millones de dólares, según la University of Southern California, lo que proporcionaría una muy necesaria inyección de capital en una economía en recuperación.
Si la mitad de esos 8,8 millones de inmigrantes susceptibles de recibir la ciudadanía, dado el tiempo que llevan en Estados Unidos, culminara el proceso en los próximos 10 años, el PIB se incrementaría en 1,17 dólares por cada dólar de aumento en sus ingresos anuales. Si cada año se nacionalizaran 1,5 millones de indocumentados durante una década trasladarían al PIB una riqueza que podría alcanzar los 52.000 millones de dólares, según la misma universidad.
Los inmigrantes nacionalizados son fundamentales para mantener la Seguridad Social y otros programas como Medicare (atención médica para mayores de 65 años), así como para sostener la recaudación fiscal a nivel local, estatal y federal. Se calcula que el fondo para el programa Medicare se agotará en 2026. Ahora bien, si se aplicara la reforma planteada por ocho senadores republicanos y demócratas (la reforma de 2013 S. 744), los ahora indocumentados contribuirían a Medicare con 202.000 millones de dólares más de lo que ellos recibirían a cambio en los próximos 20 años, según el Center for American Progress.
Asimismo, si los inmigrantes indocumentados hubiesen sido regularizados en 2013, habrían contribuido con 184.000 millones de dólares en impuestos en los próximos diez años. Si esa normalización se hace en 2018, esa cifra, según la University of Southern California, descenderá a 144.000 millones.
“Cuando mi padre fundó la Cámara de Comercio Hispana de Estados Unidos le preguntaron: ¿para qué? Ahora nadie le preguntaría eso. Hay tres millones de empresas latinas que generan más de 500.000 millones de dólares en ventas. Y eso sólo va a crecer”, recuerda Héctor V. Barreto, presidente de Latino Coalition. “Como miembro de la Cámara de Comercio de Estados Unidos puedo decir que la reforma migratoria es la prioridad número uno. La última la hizo Reagan, hace 30 años. Las oportunidades son enormes. Dentro de poco, los latinos serán el 25% de la población entre 20 y 25 años, lo que supone una gran fuerza de consumo”, añade.
La naturalización de los inmigrantes conlleva integración. En 2012, el 58% de los inmigrantes naturalizados de 25 años o más tenía algún tipo de educación post secundaria, lo que coincide con el resto de la población en el mismo grupo de edad, y dobla el porcentaje de los inmigrantes sin regularizar, según una investigación del Migration Policy Institue. También es el doble la cifra de nacionalizados que adquiere una casa con respecto a los que siguen indocumentados: 65% contra 34%.
El efecto de la población inmigrante sobre ciudades y condados es espectacular, tal y como analizó un estudio de AS/COA con datos de 3.000 condados durante el periodo que va desde 1970 a 2010. Por cada 1.000 inmigrantes residentes en un condado se crean o conservan 46 puestos de trabajo que, de otra manera, no existirían. Cada inmigrante aumenta el valor de la casa que ocupa una media de 11,6 centavos. Esto significa un aumento de 3,7 billones de dólares al valor inmobiliario residencial del país. Por cada 1.000 inmigrantes que llegan a un condado, 270 estadounidenses nativos se instalan allí para atenderles (comercios, despachos de abogados…).
En Nueva York o San Francisco, los inmigrantes han revitalizado barrios enteros. Si los 11 millones de sin papeles de Estados Unidos fueran deportados, el sector inmobiliario caería por valor de un billón de dólares y medio millón de trabajadores estadounidenses del sector manufacturero perderían su trabajo. Por el contrario, según AS/COA, atrayendo 100.000 nuevos inmigrantes cada año se crearían o mantendrían 4.600 de esos puestos de trabajo.
Si los sin papeles fueran deportados, el sector inmobiliario caería por valor de un billón de dólares



Nueva York es el mejor ejemplo. De sus 8,4 millones de habitantes, tres han nacido en el extranjero. Sin ellos, la bancarrota que sufrió la ciudad en los año 70 no se habría superado. Según el informe de AS/COA, que analizó datos de los últimos 40 años, fueron los llegados de fuera los que evitaron el declive demográfico de la ciudad. Sin ellos y sus impuestos se calcula que el Ayuntamiento habría recaudado unos 500.000 millones de dólares menos, lo que habría hecho muy difícil satisfacer los servicios municipales.
También han ayudado a hacer una ciudad más segura. Por cada 1% de aumento de la población inmigrante de una comisaría de policía se cometen casi 1.000 crímenes menos al año. Esto significa que casi dos tercios de la reducción de la criminalidad se pueden atribuir a los inmigrantes. AS/COA calcula que los dos millones de inmigrantes llegados a Nueva York desde 1980 han aumentado en 188.000 millones el valor del parque residencial.
“Los inmigrantes indocumentados son una población joven, en el mejor momento productivo de su vida. La mayoría paga sus impuestos y, al no tener documentos, no reciben después la contraprestación establecida, como Medicare. Miles de millones de dólares están retenidos sin llegar a quienes hicieron sus aportaciones”, denuncia Martin Perez, de la Latino Leadership Alliance of New Jersey. Efectivamente, se calcula que la mayoría de los sin papeles pagan algún tipo de impuesto. En el caso de la Seguridad Social y Medicare, la cifra ronda los 11.000 millones de dólares anuales.
“No hay acuerdo sobre este tema por el miedo de una parte de la población a perder el control demográfico de este país. Pero el cambio es irremediable. Este siglo verá cómo afroamericanos, hispanos y asiáticos constituyen el 60% de la población. Ya no se hablará de mayorías o de minorías. Es curioso que esa palabra, minoría, sólo se aplique a dos grupos humanos, hispanos y afroamericanos, y no a otros. Nos disminuye, nos hace de menos”, remacha Martin Perez.

Migrantes latinos en un barrio de Nueva York. / AP (SETH WENIG)

Nueva York se moviliza por los menores inmigrantes

VICENTE JIMÉNEZ Nueva York 6
El Ayuntamiento y la Asamblea toman medidas inéditas ante los procedimientos urgentes de expulsión
KEVIN DE LEÓN | PRESIDENTE ELECTO DEL SENADO DE CALIFORNIA

“Los latinos estamos en nuestra infancia política en EE UU”

El primer presidente latino del Senado de California desde el siglo XIX es un fronterizo criado en Tijuana (México)
el dispreciau dice: el mundo transita un tiempo de grandes frustraciones sociales e individuales... muchas gentes se han quedado sin techo, sin suelo y sin arraigo... muchas gentes se han visto despojadas de sus derechos... muchas gentes se han quedado sin nada gracias a los estados ausentes o la perversidad de las corporaciones... muchas gentes se han visto obligadas a huir de sus cosas para sentirse extraños en sus propias vidas... muchas gentes han sido condenadas a alejarse del eje de sus destinos... a muchas gentes se les han quitado todas las alternativas y se les han diezmado las posibilidades... 

curiosamente, dichas frustraciones aparecen en hipotecas gestadas en el mismísimo primer mundo... donde supuestamente la civilización exhibe sus mejores artes y capacidades, bienestares y comodidades... y ello es consecuencia de la contradicción entre la visión política del estado ausente y la propia de la consciencia social abandonada a su suerte, en un contexto de mentidas democracias y tramposas repúblicas...

gran parte de la humanidad de este tiempo pertenece a "ninguna parte"... no es de aquí, porque se las ha echado de su tierra... no es de allá, porque no se les abre la puerta... pero mientras tanto, los discursos hablan de equidades y de oportunidades... pero mientras tanto, los discursos hablan de libertades y de integraciones... revelando, una vez más, cuán ausentes están los estados, y cuánto pesa el doble mensaje que enseña una mano abierta, que se cierra inmediatamente a que se le pida algo...

de alguna manera, esta estrategia de echar y no recibir es parte del criterio nazi de ralear hasta expulsar, para luego exterminar, siempre escudándose en las garantías individuales y los derechos ciudadanos...

el primer mundo se ha vuelto tan ridículo que no atina a decubrir sus cada vez más marcadas contradicciones... y ello coincide con la ausencia de los estados y con las incapacidades políticas para comprender las realidades, asumiéndose que los tontos son los otros, los prójimos, que pueden ser manipulados según los antojos del dueño del mundo y sus demencias...

lamentablemente, tanto Europa como Estados Unidos de Norteamérica han ingresado a la era del ridículo... enseñando que sus medievalismos coinciden con una involución manifiesta de los sentidos sociales... algo necesario para el fin de "purificar la raza", algo necesario al concepto corporativo que todo lo compra y todo lo vende, incapaz de agregar valor a nada...

los de ninguna parte... son refugiados de sí mismos... ya que no tienen entidad como ciudadanos de ninguna parte... y apenas si pueden ser reconocidos por sí mismos en sus propios cuerpos... ya que no pueden regresar adonde pertenecían por derecho, y tampoco pueden permanecer donde el destino los encuentra... una tragedia gestada desde la ausencia de los derechos humanos... un acto, finalmente, que revela el terrorismo de estados que se dicen democráticos... cuando les conviene y para lo que les conviene... lamentable visión del mundo humano en su abismo. SEPTIEMBRE 18, 2014.-

INFIERNO CON BARROTES DE ORO FUNDIDO ▼ Esclavas en una cárcel de oro | Planeta Futuro | EL PAÍS

Esclavas en una cárcel de oro | Planeta Futuro | EL PAÍS



Esclavas en una cárcel de oro

Unas 320.000 mujeres inmigrantes se exponen a todo tipo de abusos en el sector del servicio doméstico de Hong Kong

Myanmar ha prohibido a sus ciudadanas trabajar allí



ver fotogalería

Kasmiah escapó de la casa donde trabajaba sin dinero ni documentación. / MIGUEL CANDELA


Dora sabe que el infierno tiene facilidad para camuflarse de paraíso. Esta joven indonesia de 25 años llegó a Hong Kong con la esperanza de que trabajar duro en la ciudad más próspera de China —esa que lucha por las libertades individuales y busca la creación de un modelo democrático que dé verdadero significado al lema "un país, dos sistemas"— le sirviera para salvar la vida de su padre. "Había enfermado gravemente y mi familia no tenía dinero para pagar el hospital. Así que decidí dejar a mi marido y emigrar para cubrir los gastos con mi trabajo". Como muchas otras compatriotas, Dora acudió a una de las agencias de reclutamiento que proliferan en la isla de Java y, después de pagar una exorbitante tarifa que la dejó en la ruina, voló a la excolonia británica para convertirse en una de las 320.000 mujeres extranjeras que trabajan en el sector del servicio doméstico de la ciudad.
Pero Hong Kong le dio la espalda. Dora pronto descubrió que los destellos de neón de uno de los principales centros financieros mundiales dejan profundas sombras sin iluminar, y que el lujo y el glamur del territorio que Reino Unido devolvió a China en 1997 es una fachada que esconde una crueldad institucionalizada. "Primero fueron los insultos y el abuso verbal. La abuela exigía que hablase cantonés y no inglés, así que decidieron rechazarme y devolverme a la agencia que había tramitado mi contrato". Después de una semana de incertidumbre y desesperación, la readmitieron. "Lo hicieron con la condición de que trabajase también en el piso de enfrente, algo que es ilegal. Al principio protesté, pero vi que no tenía alternativa".
Y entonces fue cuando comenzaron las palizas. "La mujer me agarraba del pelo, me golpeaba, y me sujetaba del cuello contra la pared. Pero no me atreví a decir nada, porque necesitaba el dinero para que tratasen a mi padre". Dora cobraba el salario mínimo estipulado por la ley —4.010 dólares de Hong Kong (400 euros)— a cambio de jornadas de trabajo de hasta 18 horas, seis días a la semana. Además, tal y como estipula la legislación de esta Región Administrativa Especial de China, estaba obligada a residir en el domicilio de la familia que la contrataba, lo cual la convirtió en una esclava. "Me enteré de que la chica anterior también había sufrido abusos, y de que la habían enviado de vuelta a Indonesia sin cobrar la mayor parte de lo que se le adeudaba, así que empecé a preocuparme".
Su liberación llegó durante el Año Nuevo chino de la mano de una tragedia: la muerte de su padre. "Fue un golpe muy duro, pero me permitió escapar de allí porque ya no me urgía el dinero". Unas compatriotas le hablaron del centro de acogida Bethune House, abierto por unas inmigrantes filipinas en 1986, y allí encontró refugio, empatía, y consejo legal. Pocos días después interpuso una demanda por malos tratos contra la familia que la contrató. "Aunque soy consciente de que tengo todo en mi contra, ahora solo espero que se haga justicia". No es la única. De hecho, son tantas que la semana pasada Myanmar (antigua Birmania) decidió prohibir temporalmente a sus ciudadanas trabajar en el sector doméstico de Hong Kong y de Singapur, alarmada por lo extendidos que están estos abusos.


Grace, filipina, firmó un contrato para trabajar en Hong Kong pero la familia la envió a la ciudad china de Dalian, algo ilegal / MIGUEL CANDELA
En el pequeño edificio que administra la Misión para los Trabajadores Migrantes en el barrio hongkonés de Tsim Sha Tsui, una docena de mujeres cuyos casos resultan similares al de Dora han encontrado techo, comida, y comprensión. Los suyos son relatos de una decepción muy extendida que varía poco. "La mayoría ha contraído grandes deudas en sus países de origen para conseguir un contrato en el que tenían puestas muchas esperanzas. Han dejado atrás a sus hijos y a sus maridos porque creían que desde Hong Kong les proporcionarían una vida mejor", resume Esther C. Bangcawayan, la mujer filipina que dirige el centro. "La mayoría no quiere quedarse aquí, sino hacer algo de dinero para abrir un pequeño comercio y escapar de la pobreza en sus países de origen. Pero lo que encuentran es todo tipo de abusos: desde laborales, hasta sexuales".
Sophia es india, tiene 44 años, y refleja bien cómo el sueño de prosperidad se puede convertir en pesadilla. Llegó a Hong Kong hace una década y se ha sacrificado todo este tiempo para proporcionar un futuro mejor a su familia. "Solo he visto a mi hijo y a mi marido una vez cada dos años, cuando acababa mi contrato, y rara vez he disfrutado de mi día de descanso semanal. En estos 10 años no he tenido nunca un billete de dólares de Hong Kong —la divisa de la ciudad— en mis manos. Los contratos se firmaban en rupias indias y parte del dinero se enviaba directamente a mi familia. El resto esperaba recuperarlo cuando decidiese regresar a India para abrir un negocio". No obstante, cuando Sophia expuso su intención de marcharse, la pareja que la contrataba se negó a pagarle los 4.400 euros que le adeudaba. "Me dijeron que me pagarían el billete de vuelta y que me olvidase del resto". Ahora, será un tribunal quien decida si tiene derecho a recibir esos atrasos o no.

La mujer me agarraba del pelo, me golpeaba, y me sujetaba del cuello contra la pared
Dora, ex empleada doméstica
"El problema es que la propia legislación discrimina a los inmigrantes que trabajan de sirvientes en Hong Kong. Por un lado está la obligación que tienen de convivir con quienes les emplean, y, por otro, una norma en la que se estipula que si no consiguen un trabajo en las dos semanas siguientes a la finalización de su contrato anterior deben abandonar la ciudad", explica la directora de Amnistía Internacional para China, Mabel Au. "Pero lo peor es que ni siquiera se implementan las leyes que, teóricamente, deberían proteger a estas mujeres de los abusos que sufren. Las mafias internacionales que se sirven de ellas campan a sus anchas".
En los principales países emisores, Filipinas e Indonesia, existen agentes que van reclutando a jóvenes en las zonas más pobres. "Les aseguran un buen trabajo y las convencen para que pidan un crédito cuya cuantía se utilizará para abonar las tasas de un curso de formación, que en realidad es una especie de campo de concentración en el que las mujeres esperan a viajar, el coste de los trámites de sus papeles, y algún soborno que otro si es necesario. De media pagan entre cinco y siete meses de su salario en origen, una cifra muy superior al máximo estipulado por las autoridades de esos países —en Indonesia el tope es de 1.500 euros—", asegura Au. "Además, ellas no pueden escoger quién les contrata, pero las agencias de empleo sí que muestran sus fotografías y datos personales a quienes las emplean para que elijan".
Su explotación laboral continúa cuando llegan a Hong Kong, donde, legalmente, las agencias que las reciben solo pueden cobrar un 10% del sueldo del primer mes. O sea, 401 dólares de Hong Kong (40 euros). "En la práctica, el importe es muy superior. La mayoría de las chicas tiene miedo, firma contratos en un idioma que no entiende —inglés y chino— y desconoce el funcionamiento del sector. Eso facilita que se les pague por debajo del salario mínimo y que no lo denuncien. Por si fuera poco, sus pasaportes son requisados a la llegada, y así están completamente expuestas al abuso", apostilla la responsable de Amnistía Internacional.


Mujeres de Indonesia practican defensa personal para aprender a defenderse de las palizas que les propinas algunos empleadores. / MIGUEL CANDELA
Kamsiah sabe que no es fácil escapar. A pesar de las humillaciones que sufría, a esta mujer indonesia de 41 años le costó reunir el coraje necesario para salir corriendo varios meses. Lo hizo la noche del pasado día 17 de mayo, y abandonó el hogar en el que trabajaba con lo puesto. Descalza. "Esta es la segunda vez que trabajo en Hong Kong, y con los tres empleadores anteriores no tuve ningún problema. Pero esta familia me trató peor que a sus cinco perros". Kamsiah no exagera. Tenía que dormir con los animales y apenas le daban de comer un bol de arroz con algo de verduras. Los canes, sin embargo, recibían todo tipo de cuidados desde las cinco de la mañana. "Me tenía que levantar a esa hora para pasearlos. Luego preparaba el desayuno, limpiaba la casa, hacía la colada, cocinaba, hacía las compras, tendía la ropa y la planchaba, preparaba la cena, y luego la señora me pedía que le diese masajes hasta altas horas de la madrugada", cuenta.
Y todo por 3.920 dólares de Hong Kong (390 euros) a los que tuvo que descontar la mordida de 2.543 dólares que le asestó la agencia durante los seis primeros meses. "Escapé porque me hicieron firmar el recibo del sueldo pero se negaron a darme el dinero. No pude aguantar más". Era casi medianoche y Kamsiah se refugió en uno de los pocos lugares abiertos las 24 horas, un McDonald’s. "No tenía dinero ni documentación, ya que el pasaporte estaba en manos de la agencia, así que esperé hasta que apareció otra indonesia. Ella me habló de una ONG que ofrece ayuda a las trabajadoras del servicio doméstico y acudí a ellos". Pero su desesperación acababa de comenzar, ya que la policía se presentó en el lugar y la arrestó. "La familia me había acusado de robar una cartera con 7.300 dólares dentro". Ahora, después de probar su inocencia, es ella quien ha pasado al ataque y prepara una demanda por explotación laboral.

Me golpeaban en la cabeza con perchas y zapatos, y utilizaban una cadena de bicicleta para darme latigazos
Kartika, ex empleada doméstica
"Las denuncias falsas contra las empleadas domésticas se utilizan en muchos casos para evitar pagarles sueldos atrasados", explica Sring Atin, una sirvienta indonesia que llegó a Hong Kong en 2002 y que, gracias a la independencia que le concede quien la contrata, trabaja como activista por los derechos de otras mujeres como ella en la Asociación para los Migrantes de Asia-Pacífico. En este tiempo ha sido testigo de casos de extrema violencia. "De hecho, si la gente en Hong Kong ha comenzado a preocuparse por el tema es porque la prensa se ha hecho eco de la brutalidad que sufrieron Kartika y Erwiana".
El caso de la primera, Kartika Puspitasari, fue un mazazo que despertó bruscamente a la anestesiada sociedad hongkonesa. "Me golpeaban en la cabeza con perchas y zapatos, y utilizaban una cadena de bicicleta para darme latigazos", contó al juez. Además, le hacían pasar tanta hambre que comía lo que rescataba de la basura. No le pagaban, y la sometían a todo tipo de humillaciones. "Me obligaban a dormir en el suelo del baño o de la cocina. Un día, ella me rapó el pelo y, cuando volvió a crecer, me lo volvió a cortar". El vaso de su paciencia se colmó cuando, tras descubrir que había comido de la basura, la mujer le dio un puñetazo en la boca y la amenazó con arrancarle todos los dientes. Corrió al Consulado de Indonesia, y, a finales del año pasado, el tribunal sentenció a la pareja a tres años y medio de cárcel.
El pasado mes de enero, Erwiana Sulistyaningsih demostró que el de Kartika no fue un caso aislado, como quisieron hacer creer las autoridades. También de nacionalidad indonesia, fue llevada hasta el aeropuerto por quien la contrataba para que abandonase China con 100.000 rupias (unos seis euros) y regresara a su país. "¡Ni se te ocurra decir nada de lo que te ha sucedido en Hong Kong, porque mataremos a tus padres!", le amenazó. Los funcionarios de Inmigración la dejaron pasar sin hacerle una sola pregunta a pesar de que tenía la nariz rota, varios dientes arrancados, y hematomas por todo el cuerpo. Los médicos en Indonesia ordenaron su inmediato ingreso en un hospital en el que descubrieron que sufre daños cerebrales por los repetidos golpes en la cabeza que recibió. Son las consecuencias de un calvario de siete meses que se repite en silencio demasiadas veces.


Los domingos, las calles y los parques de Hong Kong se llenan de mujeres emigrantes que aprovechan para hacer picnic. / MIGUEL CANDELA
"No existe ningún control de las agencias por parte del Gobierno, así que hacen lo que les da la gana", denuncia Eni Lestari, portavoz del Comité Justicia para Erwiana. "Afortunadamente, creemos que sus casos están ayudando para que la población tome conciencia de que las sirvientas no son animales. De hecho, una celebridad recibió grandes críticas cuando mostró una fotografía de su casa en la que se veía que la mujer que trabajaba para ella dormía en el suelo. Esperamos que la situación mejore, pero nos preocupa el efecto negativo que tiene la crisis económica y que la mayoría de los abusos —76%—, excepto los sexuales, sean cometidos por mujeres".
Todas las trabajadoras y activistas entrevistadas para este reportaje coinciden en sus demandas al gobierno de Hong Kong. "Que se eliminen la obligatoriedad de convivencia, la regla de las dos semanas, y dos prohibiciones muy injustas: que no se permita cambiar de empleador más de tres veces al año, y que no se permita a quienes han sido contratadas en origen como servicio doméstico cambiar de sector si encuentran otro empleo", enumera Atin. Actualmente, según datos de Amnistía Internacional, por cada 50 residentes en Hong Kong hay dos sirvientas filipinas y otras dos indonesias. Teóricamente, ganan un tercio del suelo medio de la ciudad y trabajan el doble. "Un territorio que quiere dar lecciones de ética a un país como China no se puede permitir que persista esta situación", sentencia Mabel Au.