lunes, 26 de enero de 2015

EL TEOREMA DE LA TIJERA O LA LEY DEL SERRUCHO ▼ La devastación de los bienes públicos | Opinión | EL PAÍS

La devastación de los bienes públicos | Opinión | EL PAÍS



LA CUARTA PÁGINA

La devastación de los bienes públicos

Desde que llegó la crisis, todo es destrucción, acelerada a partir del actual Gobierno. No hay voluntad de reforma, no hay planes de mayor eficiencia y rendimiento, ni de mejor distribución y empleo de recursos





NICOLÁS AZNÁREZ


Venimos de un Estado pobre, menesteroso, por no decir miserable, más que endeudado, en permanente bancarrota desde la guerra de la independencia hasta la guerra de Cuba. En medio, guerras civiles entre liberales y carlistas y, después, los continuados desastres de la guerra de Marruecos, que prolongaron la situación de quiebra hasta bien entrado el siglo XX, cuando “pacificado” el protectorado marroquí, una enésima rebelión militar, con su secuela en forma de revolución obrera y campesina, arrasó de nuevo al Estado dejando aquella espantosa ruina que fue la herencia recibida por quienes penamos la suerte de nacer en los años del hambre.
Es un tópico de nuestra historia atribuir la floración de naciones, venidas a la existencia en la coyuntura de aquel fin de siglo, a una debilidad congénita del Estado español. ¿Debilidad, se podría preguntar, o más bien ausencia? Cuando Ortega publicó su apelación a la República, varios años después de que Azaña lanzara la suya, cerró su memorable artículo con un “¡Españoles, no tenéis Estado, reconstruidlo!”. El Estado español de los años veinte del siglo pasado se había convertido en una especie de sociedad de socorros mutuos, había escrito también nuestro más ocurrente filósofo. Ocurrencia genial en este caso, porque en efecto todo el aparato del Estado no daba más que para sostener a aquella sociedad que en otra ocasión el mismo Ortega calificó como vieja España.
El caso es que, entre el servicio de la deuda contraída para alimentar un ejército en permanente derrota, lamiéndose sus heridas en el exterior con sus recurrentes rebeliones en el interior, el Estado español careció de recursos, no ya para crear nación, sino para edificar centros escolares, construir institutos de enseñanza media, financiar centros superiores de investigación científica, levantar hospitales, extender ambulatorios, abonar pensiones, desarrollar servicios. La enseñanza primaria y media se abandonó en los centros urbanos a manos de la pléyade de órdenes y congregaciones religiosas que acudieron a España como a panal de rica miel cuando comprobaron que el Estado no dedicaba ni un céntimo al capítulo de salarios a maestros, y dejaba pasar décadas sin construir ni un solo instituto. En los hospitales de beneficencia se hacinaban los pobres, y los ambulatorios de la mal llamada Seguridad Social eran lugares sucios y malolientes, donde un médico mal pagado recibía al paciente sin dejar que se sentara, apestando a tabaco y recetando cualquier cosa en un minuto, después de echarle una mirada de abajo arriba en la que se concentraba la mezcla de desprecio y hastío que le provocaba aquella hora en que despachaba a una cincuentena de pacientes.
Si se mira al ámbito de la ciencia: reducción de presupuestos, supresión de equipos y programas



Ese fue el Estado que heredamos: nada de extraño que, cuando llegamos a la edad de la razón política, quisiéramos ser como los franceses. Parecerá una tontería, pero aquel querer ser como actuó al modo de espoleta, movilizando energías y recursos, despertando voluntades y agudizando inteligencias para acabar de una buena vez con el lamento y poner manos a la obra: en pocos años dejamos de querer ser como y emprendimos la tarea de ser como. En resumen: un Estado democrático al modo de Europa, con un potente sistema de salud, educación primaria universal y gratuita, institutos para enseñanza media, universidad en expansión, centros de investigación, pensiones. El español era por fin como los europeos un Estado sostenido en el compromiso keynesiano, en bienes públicos que amortiguan las desigualdades sociales inherentes al sistema capitalista.
Y de pronto, la política elaborada para hacer frente a la primera gran crisis del capital del siglo XXI rompe, contra los intereses de la mayoría, el pacto que sirvió de base a nuestro actual Estado social. Las listas de espera en la sanidad pública se alargan hasta el punto de sumar cientos de miles los pacientes que ven pasar meses y hasta años sin posibilidad de realizar una consulta, someterse a un análisis o sufrir una operación. Y si se mira al ámbito de la ciencia, el paisaje comienza a ser el de un territorio desertado, producto de una terapia de choque: drástica reducción de presupuestos, supresión de programas, cierre de equipos, investigadores a la calle. La majadera provocación de Miguel de Unamuno cuando de su pluma salió “que inventen ellos” no es nada comparado con el perverso designio que anima al Gobierno de esquilmar la producción científica en España.
Aunque la propaganda política se cebe en desprestigiar a los funcionarios como individuos que una vez conquistada su plaza se echan a sestear, es lo cierto que en la historia de la Universidad y de los centros superiores de investigación de España nunca se había publicado, debatido o celebrado simposios como en los últimos 30 años. Nunca tantos españoles han participado en tantos proyectos internacionales de investigación o han ganado una plaza docente en universidades extranjeras. Pero nunca tampoco han vivido tantos investigadores, con decenas de artículos publicados en las mejores revistas de su especialidad, tan en precario, como becarios hasta cumplidos los 40 años, o haciendo ya las maletas. Y el panorama no es muy diferente si se mira a la educación primaria y media: miles de profesores que habían concursado con éxito en oposiciones para plazas docentes y que solo pudieron ocuparlas de forma interina se han encontrado con el despido mientras se expanden los colegios concertados.
El mensaje es: si quieres un médico, hazte un seguro; si necesitas un buen colegio, págatelo


Tan recién construido como era nuestro Estado social, con apenas 30 años de vida, y ya se empeñan desde los Gobiernos en provocar su irreversible ruina, reduciendo presupuestos en sanidad, educación y ciencia, paralizando inversiones, expulsando a interinos, amortizando plazas de jubilados (10 por uno es nuestro precio), externalizando —¡qué negocio!— servicios, congelando salarios. Y como la política de destrucción de bienes públicos por las bravas, entregándoselos a precio de saldo a intereses privados, ha tropezado con fuertes resistencias en la calle, se ha sustituido por un deterioro programado: que nos hartemos de esperar tres, seis, nueve meses en una lista y vayamos adonde tendríamos que haber ido desde el principio, a la clínica privada; que la gente se espante al ver que sus hijos van a una clase donde los alumnos comienzan a ser multitud y los maestros parecen cansados.
Lo vamos a sentir, a llorar más bien, porque nunca hemos disfrutado en España de bienes públicos en tanta cantidad y de tan alta calidad como los construidos desde la Transición a la democracia hasta 2008. Pero desde que nos golpeó la crisis, todo es destrucción, acelerada a partir del retorno del Partido Popular al poder. Destrucción, no reforma, no planes en busca de mayor eficiencia, no mejora en la distribución y empleo de recursos, no propuestas para alcanzar mayores rendimientos, no políticas de personal que premien méritos y penalicen ausencias inexcusables. Reformar para qué, si se ahorra más y se acaba antes sacudiéndonos todo este peso de encima: esa es la política; y este el resultado: una amenazante devastación de bienes públicos que pone fin al periodo de mayor cohesión social vivido por la sociedad española desde que existe como sujeto político, o sea, desde la Constitución de Cádiz.
Lo que vendrá después, una vez culminada la operación, ya se puede imaginar: los bienes y servicios públicos emergerán de su ruina como propiedades privadas cuyo acceso por los ciudadanos estará en función de su diferente poder adquisitivo. No era bastante la agresión que las clases medias, en sus distintos niveles, han sufrido con la bajada de salarios nominales y reales, la masiva pérdida de empleos, los ERE y demás artefactos de liquidación de derechos laborales, que no contentos con todo eso, se aplican a dar la última puñalada: si necesitas ir al médico, hazte un seguro privado; si estás dotado para la ciencia, vete al extranjero; si quieres para tus hijos un colegio con un profesorado joven y motivado, págatelo de tu bolsillo. Esto es el mercado, so idiotas, nos dicen los que pretenden protegernos de la devastación que ellos mismos provocan en los bienes públicos. Y en esas estamos, con un mercado creciente y un Estado menguante, en trance de reducirse otra vez a sociedad de socorros mutuos.
 Santos Juliá es historiador.

el dispreciau dice: GRECIA ha sido arrasada bajo el criterio de la recetas de la EUROPA medieval que habla de uniones y se sustenta en quiebres... ESPAÑA anda por la misma ruta, al igual que Portugal, Italia, Irlanda, Escocia, Francia, y todos aquellos periféricos a la razones de Bruselas, más nazi que nunca antes... la tijera y sus recortes han demostrado servir para exterminar sociedades enteras, sin agregar pizca de valor alguno... talar a las sociedades europeas tampoco ha dado resultado social alguno, antes bien ha servido para degradar el futuro... indudablemente, 2015 será el año que nadie querrá recordar... ni en la historia europea ni tampoco en la globalizada... y las evidencias ya son demasiadas, todas juntas... el que no las quiera ver es porque no entiende de guiones ni de libretos del cine de terror. ENERO 26, 2015.-

LA JABONERÍA DE VIEYTES ▼ Caso Nisman: Primero tuit, luego huida a Israel | Internacional | EL PAÍS

Caso Nisman: Primero tuit, luego huida a Israel | Internacional | EL PAÍS



Primero tuit, luego huida a Israel

El periodista argentino que informó primero de la muerte del fiscal Alberto Nisman llega a Tel Aviv y afirma que ha recibido amenazas



El periodista Damien Pachter, en el aeropuerto. / REUTERS-LIVE!


En la tarde del domingo 18 de enero, el joven periodista argentino Damián Pachter fue convocado por una fuente de su total confianza. "Me encontré con él, y también había alguien más. Me dijo que [el fiscal Alberto] Nisman estaba muerto", afirmó al arribar este domingo al aeropuerto Ben Gurión en las afueras de Tel Aviv (Israel).
Nisman, el fiscal argentino encargado del caso AMIA, quien cuatro días antes había acusado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner del encubrimiento de la participación iraní en el atentado de 1994, debía prestar testimonio ante el Congreso la mañana siguiente.
Ya eran las once de la noche, yPachter tuiteó un primer aviso: "Me acaban de informar sobre un incidente en la casa del fiscal Alberto Nisman". Media hora más tarde, escribió: "Encontraron al fiscal Alberto Nisman en el baño de su casa de Puerto Madero sobre un charco de sangre. No respiraba. Los médicos están allí".
El periodista, quien fue el primero en dar conocer lo que había ocurrido con el fiscal, asegura que tuvo que abandonar el país el viernes pasado tras descubrir que agentes de los servicios de inteligencia lo estaban siguiendo. Viajó primero a Uruguay y desde allí, a Israel (país cuya ciudadanía posee y donde dice que vivió "los mejores años" de su vida) con escala en Madrid.
Argentina vuelve a vivir un grave caso de persecución contra la prensa en medio de la investigación sobre la muerte de Nisman, justo cuando se cumplen 18 años del asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas, que retrató al empresario Alfredo Yabrán, ligado a casos de corrupción durante el gobierno del presidente Carlos Menem.
Pachter no conoce la razón por la que está siendo amenazado por Twitter y por teléfono al punto de que sintió que su vida corría peligro. Afirma que tenía su teléfono celular pinchado y que fue seguido "por lo menos durante varias horas" por parte un individuo que el periodista cree es un agente de los servicios de la inteligencia argentina.
"Me estoy preguntando desde que pasó esto qué hubiera sucedido si yo no hubiera escrito ese tuit", aseguró Pachter —con un aspecto pálido y cansado tras el largo viaje y días sin descanso— al llegar a Israel por tiempo indefinido. Llevaba solamente una mochila escolar.
"Tal vez ellos tenían otro plan. Y mi tuit, con ciertas horas de anticipación, arruinó el plan de alguien, no sé aún de quién pero voy a intentar descubrirlo. Pienso que tenía que haber algo que encubrir [por parte de las autoridades]. Algo, porque todo queda raro. Es todo raro por todos lados. El Gobierno se contradice de un día tras otro".
En una crónica publicada este domingo por el periódico israelíHa'aretz, Pachter detalló cómo fueron sus últimas horas en Argentina. Fue seguido durante varias horas por un hombre con vaqueros, chaqueta tejana y gafas de sol Ray Ban, que según le aseguró su informante era un agente de seguridad argentino. Patcher dice que incluso porta consigo la fotografía que su fuente le sacó en ese momento con el hombre que le seguía.
El reportero cree que la primicia impidió alterar la escena del suceso



Un hecho de mayor gravedad es que la agencia de noticias estatal, Télam, publicó anteayer una pieza que ilustraba con un billete de avión con las fechas y horas del vuelo que el periodista de la página web del diario Buenos Aires Herald había tomado rumbo a Montevideo y pensaba abordar con regreso a la capital argentina el 2 de febrero y que fue reproducido y subido a Twitter por la cuenta oficial de la Casa Rosada, la sede de la presidencia del país. El Gobierno redobló la apuesta y este domingo ha seguido informando desde la red social del itinerario del periodista, aclarando que su destino final era Tel Aviv.
Pachter había dejado entrever en una entrevista con el portal Infobaeque su primicia podría haber ayudado a que no se pudiera alterar la escena en la que fue encontrado muerto Nisman. "Cuando ya se hizo público el tuit y todo lo que pasó con las diferencias de hora que hay—quién entró, cuándo, cómo y con quién—. Imagínate si mis tuits no hubiesen sido enviados, ¿con qué escena nos hubiéramos encontrado? Ni siquiera me animo a hacer una hipótesis de lo que me podría haber encontrado", afirmó antes de partir hacia el exilio.
Pachter ya había demostrado tener importantes fuentes. El 14 de enero, el mismo día en el que Nisman presentó su denuncia en contra la presidenta, en un tuit enviado a esta periodista, informó que el caso "es muchísimo más grave de lo que salió".
Al día siguiente, le llegó un tuit de una cuenta denominada @InformaCorrecta, en hebreo, que contenía el mensaje "sospeché de que eras traidor pero hoy sé que eres traidor".

MÁS INFORMACIÓN

Los otros casos Nisman

El escepticismo con el que la sociedad argentina sigue la investigación sobre la muerte del fiscal se funda en el turbio historial de los servicios de inteligencia


Una protesta en memoria del periodista José Luis Cabezas. / JUAN VARGAS (AFP)
El nombre, la carátula oficial con que la justicia investiga la muerte de Alberto Nisman, el fiscal que denunció a la presidenta Cristina Fernández por encubrimiento de terroristas, señala: "muerte dudosa". A pesar de que las primeras pruebas periciales informan de que no hubo intervención de terceros, los investigadores no descartan ni el asesinato ni el suicidio por inducción. Pero muchos argentinos ya emitieron su sentencia: asesinato. El mismo día de su muerte miles de personas salieron a la calle pidiendo justicia con carteles que decían: "Yo soy Nisman".
Dos días después, cuando Leonardo Jmelnitzky, presidente de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), donde en 1994 85 personas murieron en un atentado terrorista —el caso que investigaba Nisman—, mencionó la expresión "muerte dudosa" durante otra concentración que también reclamaba verdad y justicia, varios asistentes gritaron: "¡Asesinato!". Y el jueves, hasta Cristina Fernández aseguró estar convencida de que Nisman no se suicidó.
Defender la tesis del suicidio de Nisman es, cuando menos, impopular para cualquier político argentino. Aunque ninguna prueba haya demostrado hasta el momento lo contrario. Sobre la memoria colectiva del país están muy presentes ciertos casos en los que el poder utilizó los servicios secretos para escuchar, extorsionar o atacar a jueces, periodistas y rivales políticos.
El 25 de enero, se cumplieron 18 años de la muerte de José Luis Cabezas. Era un fotógrafo de la revista Noticias que publicó en 1996 una gran exclusiva: la foto de Hugo Yabrán, un empresario vinculado al presidente Carlos Menem (1989-1999). Todo el mundo hablaba de Yabrán como jefe de una mafia enquistada en la Casa Rosada, pero nadie disponía de su imagen. Hasta que Noticiaspublicó su foto en marzo de 1996. Diez meses después, Cabezas fue hallado muerto dentro de un coche incendiado, con las manos esposadas a la espalda y dos tiros en la cabeza. Yabrán fue considerado el autor intelectual. El presidente Menem prometió aclarar el caso, pero Yabrán se suicidó en 1998. La muerte de Cabezas, donde se vieron implicados los servicios secretos de la policía bonaerense, manchó la década de Menem.
En Argentina, cada fuerza de seguridad dispone de su aparato de espionaje: la Armada, la Fuerza Aérea y el Ejército, la Policía Federal, la Prefectura, la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Gendarmería, la Bonaerense (que depende del gobernador de Buenos Aires) y la Secretaría de Inteligencia (SI). La más poderosa de todas ellas es la SI, que aún se conoce como la antigua SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado). Sus responsables reportan al presidente del Gobierno.

Defender la tesis de que el investigador se suicidó es impopular
En octubre de 2003, se comprobó la participación de algunos de sus oficiales en varios secuestros. El entonces presidente, Néstor Kirchner, encomendó a la SIDE la investigación de algunos casos vinculados a la Bonaerense. Desde entonces, las luchas entre ambos estamentos son públicas. El último capítulo se saldó el 9 de julio de 2013 cuando 10 policías de la Bonaerense entraron en la casa del espía Pedro Viale, alias El Lauchón, y lo acribillaron a balazos. El Lauchón era un hombre de confianza de Antonio Stiusso, alias Jaime. Y Stiusso era, según Néstor Kirchner, quien más sabía sobre el caso AMIA. Tenía estrechos vínculos con la CIA y con el Mosad y era el principal informador del fiscal Nisman. En diciembre, Cristina Fernándezforzó su retiro y ahora, desde el Gobierno se insinúa que la denuncia de Nisman fue escrita por Stiusso. En 2004, al entonces ministro de Justicia, Gustavo Beliz, le costó el cargo mantener un pulso contra Stiusso. Beliz advirtió a Kirchner:
—Vos podés sentir que si pinchás teléfonos y tenés mucha información vas a ser más poderoso, pero vas a ser esclavo de la persona que hace esas cosas.
—Dejá que de eso me encargo yo.
Kirchner, finalmente, pidió la renuncia a Beliz y el ministro acudió esa misma noche del 25 de julio de 2004 a televisión. Allí mostró por primera vez una foto de Stiusso, lo acusó de "embarrar" la investigación de la AMIA y dijo: "Me echaron por nombrar la palabra maldita de la política argentina: SIDE. Es una especie de agujero negro, se manejan fondos sin rendición de cuentas. Constituye un Estado paralelo, una policía secreta sin ningún control: la maneja un señor al que todo el mundo le tiene miedo porque dicen que es peligroso y te puede mandar a matar. Ese hombre participó de todos los Gobiernos y se llama Jaime Stiusso". Después, Beliz abandonó la política y se marchó a EE UU. Stiusso continuó en su puesto con Kirchner y después con Cristina Fernández.
Hay muchos casos donde directa o indirectamente aparece la SIDE. Su máximo responsable durante toda la década menemista, Hugo Anzorreguy, está procesado por irregularidades durante la investigación del caso AMIA y por encubrir a sus autores. El juicio oral contra él está pendiente.
Otro caso: en 2005, Enrique Olivera, candidato a alcalde de Buenos Aires por el partido ARI, fue acusado de guardar dos millones de dólares en el extranjero. Olivera perdió las elecciones y dos años después su denunciante, el dirigente de la Unión Cívica Radical, Daniel Bravo, reconoció que la denuncia "con datos falsos" había llegado a su poder de forma anónima. Olivera acusó a la SIDE de la operación contra él. Nunca se comprobó cuál fue la mano negra.
Desde que se instauró la democracia hasta ahora, la antigua SIDE y los políticos que pasaron por la Casa Rosada hicieron méritos para que todo el mundo desconfíe de que Nisman, simplemente, pudo haberse suicidado.
.-.-.-.
el dispreciau dice: lamentablemente, ARGENTINA ha quedado detenida en el tiempo... una vez más queda plenamente demostrado que la política argentina no es creíble, que sus organismos de su seguridad no existen, que la justicia es injusta por excelencia y corrupta asociativa a la declamación política de turno... por ende, jamás se conoce ni se conocerá la verdad de nada, ya que entre la confusión que aportan los medios periodísticos que dan pena, y las acciones políticas que dan más pena aún, todo desagrega valor y aporta terror a todo aquello que en las rutinas de cada uno de los 40 y tantos millones de argentinos no se resuelve nunca...

Nisman es una víctima más de todo lo que en la ARGENTINA está demasiado mal... porque queda en evidencia que hay una ARGENTINA muy retrógrada, que necesita de la perversidad de los setenta y de las infamias de los noventa, a efectos de sembrar el miedo y sostener el terror social y económico en lo más alto... por eso, al país le cuesta avanzar arrastrando tanta mediocridad y tanta miseria humana...

Nisman es una víctima más del atentado a la AMIA gestado durante la década más infame de la historia argentina (1990-1999)... pero es una de las tantas víctimas de las que jamás se sabrá su verdadera suerte, ya que los servicios de inteligencia del mundo entero, son socios para el mal y no más que eso, todos, sin excepciones, ya que crean paralelismos de estados que las miopías políticas no perciben jamás, y que las cegueras políticas habilitan a que dichas geometrías negocien con lo peor de cada sociedad, de allí que haya tanto narco, tanta trata, tanta corrupción carcelaria, tanta miseria humana que ningún político ve... porque su incapacidad es manifiesta, sea del oficialismo o sea de la oposición... 

una vez más... los estamentos políticos la han chingado fiero, porque fueron incapaces de ver lo evidente, tal como siempre sucede, donde la ideología de la mentira y la trampa superan a cualquier versión oficial, insultando la inteligencia social y pública de una sociedad argentina harta de la mentira repetida siempre con el mismo guión y con el mismo libreto, sea de oposición o sea oficialismo... en realidad, la política ha decidido que ningún problema de fondo sea resuelto, y entonces siempre se regresa a los setenta con versiones raras de un cuento de hadas donde todos los intérpretes mueren asesinados por sus capacidades humanas, para nada...

Nisman es una víctima más de un atentado que, si bien fue padecido por una entidad judía, afectó a la sociedad argentina en su conjunto, y desde mi humilde saber y entender, se trató de un atentado a la humanidad, equivalente a cualquier otro donde los inocentes pagan los platos rotos del poder idiotizado...

la causa AMIA es una mentira desde su hora cero... por entonces fue una operación política asociada con servicios de inteligencia y de allí que todo se haya embarrado como para que nunca se sepa nada, tal ha sucedido con la mayoría de los hechos de la historia argentina, cada vez más mentida descaradamente... la cuestión aquí es que esta muerte destroza al gobierno que se viene creyendo su propio cuento en muchos ámbitos... léase, como ciudadano puedo y de hecho tengo credibilidad en las capacidades de Cristina Fernández, no así de su entorno, y no hay capacidad humana para estar en todos los agujeros del poder, supervisando lo que pasa, por ende los huecos superan a la masa, y terminan devorando la intención de cada quién, transformándola en negligencia e impericia...

la jabonería de Vieytes, allá por el mil ochocientos del siglo XIX sirvió como fuente de conspiraciones... conspiraciones que terminaron haciendo de la historia argentina una larga lista de víctimas propiciatorias, desde Mariano Moreno, Belgrano y hasta el propio San Martín, por mencionar sólo algunos excluídos del paisaje miserable que viene desde la gran aldea... queda claro que la jabonería de Vieytes hoy pertenece a una masonería deformada por la carencia de códigos, donde todos se traicionan a todos por una pedazo de poder... llevando al país al abismo de siempre... el de los azules y colorados... el de Arturo Frondizi... el de Arturo Illia... y hasta el del propio René Favaloro, cuyo suicidio sirvió para lavar las manos de numerosos políticos involucrados hasta el tuétanos, pero siempre sueltos de libertades, de antojos  y de culpas...

insistiré con algo que he repetido muchas veces... los militares de los años setenta no agregaron valor a la sociedad argentina... curiosamente el peronismo sin Perón de entonces, tampoco fue capaz de agregar valor a la sociedad argentina... peor aún, los montoneros no sólo no agregaron valor sino que contribuyeron a instalar la tragedia irresuelta... y junto con ellos el "erp" procediendo de la misma forma despreciativa de la sociedad argentina... 

los noventa destruyeron lo que quedaba de la ARGENTINA, mal que le pese a quien sea... y la historia le pasará factura a los involucrados de semejante calamidad que arrasó con pueblos enteros, con fuentes de trabajo, con casas y campos hipotecados, y con la economía de una país potencialmente rico que quebró a manos de miserables que se decían economistas... socios de la buitrada extraña a estas tierras, los fabricadores de una deuda que jamás tuvo fundamentos de realidad...

la corporación periodística venía buscando la artimaña para colocar el futuro entre las cuerdas, y Nisman ha terminado de ser su comodín... esto es que se repone la triste circunstancia AMIA, se le da plena vigencia atemporal, y encima se le agrega una víctima y un millón de dudas... suficiente como para destrozar el futuro, una vez más... 

el gobierno debería haber blindado la justicia... pero su necedad política no se lo permitió... la clase política es directamente responsable de la vigencia de los estados narcos tanto en gobernaciones como en intendencias, del mismo modo que es responsable de las tratas y sus redes, del mismo modo que lo es de todo aquello que no se resuelve para ocultar las telarañas del poder... y ARGENTINA una vez más va para atrás, fiero... de la clase política opositora no se salva uno... y del oficialismo sólo se salva Cristina Fernández, ya que los demás son una réplica triste de una ARGENTINA que vive imponiendo mediocridades fundadas en muchas palabras y muchas más mentiras, que contribuyen a que no se resuelva nada...

Nisman, finalmente, es un aporte mayor a la tragedia nacional, tema no menor de cara al futuro...

¿vendrán ahora los que destrozarán a los jubilados / retirados?... ¿vendrán ahora los que quitarán las casas a los pobres?... ¿vendrán ahora los nuevos cultores del cartón y el villaje?... ¿vendrán ahora los devaluadores que alimentan a los traidores a la patria?... ¿vendrán ahora los promovedores de deudas públicas con destinos privados?... ¿vendrá nuevamente una clase sindical devoradora de puestos de trabajo?...  la política siempre se acomoda al de turno, siempre en contra del país y su sociedad de mortales... da pena... mucha... cuando la ignorancia abunda, el negocio siempre es de muy pocos, curiosamente todos conocidos, actores de una misma obra de teatro, la tragedia argentina... bastante parecida a la griega, la épica. ENERO 26, 2015.-

¿vendrá una nueva triple A a perseguir judíos?...
¿vendrá una nueva versión montonera a negociar con el narcotráfico fehaciente?...
¿vendrá una nueva versión de fuerzas de seguridad acomodada a intereses foráneos con la promesa de una nuevo proyecto Cóndor?...
¿qué vendrá?...
que el espíritu de Nisman guíe el voto del pueblo argentino... teniendo en cuenta que antes que judío, Nisman era un argentino más.
una vez más... el pan y circo... no han servido para tapar el Sol con las manos.


domingo, 25 de enero de 2015

ESPACIOS 1 y 2 ► TUS HUECOS SON MI PRESENCIA ► Medios comunicación: La guerra de las ondas | Internacional | EL PAÍS

Medios comunicación: La guerra de las ondas | Internacional | EL PAÍS

La guerra de las ondas

Regímenes autoritarios y potencias emergentes apuestan por la expansión internacional





AMPLIAR FOTO

Las televisiones de una tienda de Moscú muestran a Putin en 2014. / AFP


Cuando el empresario estadounidense Ted Turner lo fundó, en la década de los 80, CNN era el único canal de 24 horas de noticias en el mundo. Hoy hay más de un centenar. Y casi todos han surgido en la última década. Los más importantes no son negocios privados: son auténticos imperios mediáticos levantados con fondos públicos. Rusia, China, Qatar, Irán o Venezuela los presentan como una alternativa al predominio del mensaje occidental y una vía para llevar sus ideas al debate global y consolidar mercados. Algunos expertos los consideran, en cambio, artillería pesada para contrarrestar los avances democráticos en el mundo.
Lo cierto es que estos nuevos gigantes son una manifestación de los cambios geopolíticos y económicos que vive el planeta. Entre ellos, no obstante, hay diferencias sustanciales. La indiscutible calidad informativa de la catarí Al Jazeera contrasta con la propaganda agresiva de la plataforma rusa, notoria sobre todo en la cobertura del conflicto con Ucrania. La ofensiva exterior del Kremlin, centrada en la televisión RT, se completó en noviembre con Sputnik, un portal de noticias en Internet y radio presente en 130 ciudades. Simultáneamente, medios occidentales tradicionales, como la británica BBC, recortan plantillas y coberturas. Y mientras CNN cuenta con tres oficinas en América Latina, la china CCTV ha abierto ya una docena. La guerra mundial de la información se encuentra en pleno fragor.

TeleKremlin se expande

Rusia refuerza su guerra propagandística contra Occidente a raíz del conflicto con Ucrania

China contrarresta con noticias positivas las críticas y silencia las protestas ciudadanas

Sede de la televisión estatal china CCTV en Pekín, un edificio de diseño de 44 plantas. /FOTO: JASON LEE (REUTERS)
En la batalla global informativa, los medios rusos se encuentran entre los más activos y beligerantes. El conflicto con Ucrania ha llevado la guerra propagandística del Kremlin contra Occidente hasta niveles sin precedentes. Moscú acaba de impulsar una macroplataforma informativa en el exterior, llamada Sputnik, mientras el canal de televisión Russia Today sigue en expansión. También destaca China, que ha invertido miles de millones en el gigante CCTV, que decidió salir al extranjero en 2001 para dar a conocer la realidad del país (según el Partido Comunista, por supuesto). Este nuevo panorama se completa con medios impulsados desde Irán, Qatar y Venezuela.

RUSIA

La ofensiva tiene cara: Dmitri Kiselev, un popular presentador de televisión conocido por sus diatribas contra Occidente y los homosexuales, y por describir a Ucrania como un país dirigido por fascistas. El locutor, que se ha ganado el apodo de “propagandista jefe del Kremlin”, está al frente de Rossiya Segodnya [Rusia Hoy], un conglomerado de medios impulsado en 2013 por Moscú y que engulló RIA Novosti, una agencia de noticias estatal relativamente independiente. Su último lanzamiento es Sputnik, un servicio de noticias en radio e Internet para el mercado internacional dirigido a una audiencia, según Kiselev, “cansada de la agresiva propaganda que plantea un mundo unipolar y que quiere una perspectiva diferente”. “Ofrecemos una interpretación alternativa del mundo”, dijo durante la presentación del portal multimedia, presente en 34 países, en noviembre pasado. En la web se destacaban esta semana, entre otras cosas, aspectos positivos de la caída del precio del petróleo, aunque en realidad suponga un golpe para la economía rusa.

"Ofrecemos una interpretación alternativa del mundo”, asegura el jefe del grupo de medios ruso Rossiya Segodnya
El lanzamiento de Sputnik llega pocos días después de que otro de los pilares del Kremlin en el exterior, el canal de noticias Russia Today (RT), anunciara una programación específica para Reino Unido. Esta especie de anti-CNN, creada en 2005, dio un golpe de efecto en 2013 cuando fichó a un icono del periodismo para su edición norteamericana. “Tenemos un nuevo presentador. No se vayan a desmayar, por favor. Es algo que no hubiera podido ni imaginar hace 20 años, cuando era una niña. En fin, Larry King trabaja con nosotros”. Así anunció la redactora jefe de Russia Today, Margarita Simonián, en su Twitter, uno de los momentos triunfales del canal.Desde entonces, el veterano periodista, que fuera durante 25 años la cara de la CNN, ha repetido en numerosas ocasiones que nadie interfiere en los contenidos de su programa. Pero dos presentadoras de informativos de la cadena dimitieron el año pasado por la cobertura, a su juicio manipulada, que RT daba del conflicto con Ucrania, uno de los puntos calientes de la diplomacia rusa. “No puedo ser parte de una cadena financiada por el Gobierno ruso que encubre las acciones de Putin”, afirmó desde Washington Liz Wahl antes de dimitir en directo por “razones éticas”.
EE UU es uno de los países en los que Russia Today se ha hecho fuerte. En San Francisco, Chicago o Nueva York es la televisión extranjera más vista. El canal de noticias ha tenido desde 2005 una importancia estratégica para Rusia y ha conseguido una gran penetración. Emite en inglés, árabe y español. En Reino Unido es seguido por más de dos millones de telespectadores, con lo que ha llegado a figurar como la tercera cadena de noticias, tras la BBC y Sky News. Pero no son pocos los críticos que, en la prensa británica, acusan a RT de su tendencia a hacer circular teorías conspirativas. El 10 de noviembre, Ofcom (regulador del mercado televisivo en Reino Unido) consideró a RT culpable de violar el código ético por su “parcialidad” en la cobertura de la crisis ucrania de marzo de 2014. El organismo advirtió al canal de que, si se producían más vulneraciones de ese código, podría perder su licencia.
“Nuestros canales los ve la gente que está cansada de la imagen parcial del mundo y prefiere un contenido televisivo de alta calidad, una alternativa a la corriente principal occidental”, se defiende Simonián (pese a que son empresas diferentes, la periodista es redactora jefa de RT y de Rossiya Segodnya). El canal de televisión también ha aumentado su presencia en América Latina, otro de sus objetivos diplomáticos. Más de 900 operadores de televisión de pago transmiten su señal. “En estos países la gente está cansada de la agenda que dictan los canales españoles de CNN y BBC”, dice.
El objetivo real de estos medios es lanzar una estrategia de desinformación para dividir a Occidente, afirman el periodista británico Michael Weiss y el productor de televisión ruso afincado en Londres Peter Pomerantsev en un informe realizado para el Instituto de la Rusia Moderna, con sede en EE UU, cofinanciado por familiares de Mijaíl Jodorkovsky, antiguo magnate ruso del petróleo y rival de Vladímir Putin que acabó en la cárcel. Los autores ponen como ejemplo un reportaje de RT en el que se aseguraba que había judíos huyendo del antisemitismo de Ucrania o lanzando teorías conspirativas sobre el accidente del vuelo MH17 de Maylasia Airlines que fue derribado en julio pasado en Ucrania. Este tipo de manipulación, según Weiss y Pomerantsev —considerados “rusofóbicos” por algunos en Moscú—, responde a un nuevo uso de la información como arma.
Pese a las dificultades económicas, los presupuestos públicos para estos medios siguen al alza. Para este primer año, Sputnik dispone de 132 millones de euros. Mientras, RT contará con 313 millones, un 30% más que el año anterior. “La cuestión es si los esfuerzos tendrán algún efecto, porque estos medios no son fuentes de información de confianza para el consumidor occidental”, opina el politólogo Dimitri Oreshkin. Konstantín Eggert, comentarista de la radio Kommersant FM, estima que en un futuro la eficacia de la propaganda estatal se debilitará. “En tiempos de crisis las personas están más dispuestas a confiar en la realidad y menos en la propaganda televisiva”, dice Eggert.
Estudios de Russia Today en Moscú. /ITAR-TASS
La OTAN se prepara para el contraataque. En diciembre pasado, produjo un vídeo —disponible en Youtube— sobre una ciudad ucrania que, según Moscú, está llena de fascistas violentos, Lviv. En él se pueden ver las tranquilas calles de la localidad y sus educados residentes. Una joven, por ejemplo, explica al reportero que tiene alojados a desplazados por el conflicto en casa de forma gratuita.— C.GALINDO / E. VICÉNS

CHINA

El presidente de China, Xi Jinping, dejó clara su concepción del papel de los periodistas en ]su primer discurso tras ser nombrado secretario general del Partido Comunista: “Amigos de la prensa, China necesita aprender más del mundo y el mundo también necesita aprender más de China. Espero que continuéis esforzándoos para profundizar en este entendimiento mutuo”. Reporteros sin Fronteras recupera este fragmento en su último informe sobre el estado de la libertad de prensa en el planeta para resumir la filosofía informativa de Pekín: “Ay del periodista que pensara que el dirigente recomendaba ‘describir con rigor la realidad’ cuando lo que quería decir es ‘seguid la propaganda del partido al pie de la letra”.
La televisión estatal china CCTV es uno de los principales instrumentos para este fin. La expansión internacional del ente, que se define como “un portavoz importante del Partido, el Gobierno y el pueblo chino”, comenzó en 2001. Hoy cuenta con departamentos que gestionan las versiones en inglés, castellano, francés, ruso, coreano y árabe, y tres grandes redacciones en Pekín, Nairobi y Washington. El objetivo es “que personas de otros países conozcan el mundo desde una perspectiva china”, describe Chen Yongqing, del Departamento de Difusión y Desarrollo en el Extranjero de la televisión. “CCTV está comprometida a construir un medio internacional de primera clase y esto pasa por seguir desarrollándose en los mercados extranjeros”, explica.
La cobertura de asuntos considerados delicados repite la línea oficial, como ocurre con la violencia en Xinjiang o la situación en Tíbet. Otros asuntos, como los aniversarios de la matanza de Tiananmen, directamente se ignoran. Basta buscar la palabra Tíbet en la web de CCTV América: cuesta encontrar menciones a las protestas. Las noticias se centran en destacar la iniciativa de Pekín en temas por los que el Gobierno suele ser criticado en los foros internacionales, como la contaminación. La programación para el consumo doméstico tampoco se libra de las críticas. Un grupo de intelectuales chino ha acusado a los responsables televisivos de utilizar sus programas de ficción e informativos para lavar el cerebro a la audiencia. Y los seguidores de la serie Juego de tronos advirtieron en 2014 que el canal había censurado un cuarto del contenido (escenas violentas y de sexo, básicamente), lo que acaba dificultando el seguimiento de la trama.

La cobertura de asuntos considerados delicados repite la línea oficial, como ocurre con la situación en Tíbet
La publicidad cubre casi exclusivamente los 2.108 millones de euros de su generoso presupuesto que permite disponer de medios excepcionales para sus coberturas y contratar profesionales extranjeros reputados, especialmente para el canal en inglés, el que goza de mayor autonomía.
Pero no hay libertad de criterio. Los trabajadores de CCTV en China están sujetos a un fuerte control gubernamental y a la censura. En las ediciones en otros idiomas, los trabajadores raramente tienen espacio para la producción propia y en muchos casos se limitan a traducir y editar las noticias que llegan desde el canal en inglés. “La calidad depende de la región en la que se ha producido y lo delicado que el tema resulte en Pekín” apunta Anne Nelson, de la Universidad de Columbia (Nueva York) en un informe para el Center for International Media Assistance.— MACARENA VIDAL LIY / XAVIER FONTGLÒRIA

IRÁN

A pesar de prohibir las parabólicas dentro del país, las autoridades iraníes respondieron a la competencia informativa de BBC, CNN o Al Jazeera International con el lanzamiento de la televisión por satélite PressTV en 2007. El nuevo canal en inglés se convirtió en el proyecto estrella de IRIB, la Radiotelevisión de la República Islámica de Irán, con el objetivo declarado de expandir su alcance global en un momento de creciente presión de EE UU. Desde sus inicios, PressTV ha estado acusada de antisemita, de dar cancha a quienes cuestionan el Holocausto y de hacerse eco de teorías de la conspiración. Denuncias presentadas por la Liga Antidifamación y otras entidades hicieron que varios satélites europeos y americanos dejaran de transmitir su señal.
Financiada por el Estado, su presupuesto anual era de 250.000 millones de riales (casi seis millones de euros) en 2009, el último dato publicado. Su director general lo nombra el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei. A los 1.200 trabajadores de su canal en inglés se suman desde 2011 los 800 trabajadores del canal en español HispanTV —emite Fuerte Apache, el programa de Pablo Iglesias, líder de Podemos—. En ambos, todas las noticias pasan una revisión ideológica antes de su emisión.
De hecho, los profesionales de la información consideran ambas cadenas instrumentos de propaganda del régimen iraní, cuya visión de los problemas regionales difunde. Aunque su objetivo es la opinión pública occidental, no parece que haya conseguido una cuota de audiencia significativa más allá de los estudiosos de Irán, periodistas o el ocasional televidente con curiosidad.La verdadera prueba de fuego de la cadena fueron las protestas que siguieron a la reelección de Mahmud Ahmadineyad en 2009. A partir de ese momento, PressTV perdió cualquier viso de credibilidad al alinearse sin el menor cuestionamiento con la versión oficial que tachó a los manifestantes pacíficos de “sediciosos al servicio de potencias extranjeras”. El canal se prestó a transmitir las confesiones autoincriminatorias de algunos de los detenidos, como si fueran entrevistas en exclusiva. Los intentos de EL PAÍS por hablar con un portavoz resultaron infructuosos.— ÁNGELES ESPINOSA

QATAR

Desde su lanzamiento en 1996, Al Jazeera ha sido percibida como un instrumento de la política exterior de Qatar, un pequeño pero ambicioso emirato con las mayores reservas de gas natural del mundo. Su fundación por un decreto del entonces emir, el jeque Hamad, garantizó que contara con envidiables medios técnicos y recursos humanos. Destacados periodistas del servicio en árabe de la BBC formaron su plantilla inicial. Diez años más tarde, Al Jazeera International también atrajo a conocidos profesionales de televisiones anglosajonas como el ahora fallecido David Frost, Jackie Roland o Stephen Cole.
Lo mismo sucedió en el verano de 2013 con Al Jazeera America, que se llevó a Ray Suárez de la PBS o a Morgan Radford de la CNN. Eso no se consigue sin ofrecer buenos salarios y condiciones laborales atractivas. Pero las cuentas de Al Jazeera son un secreto mejor guardado que la fórmula de su éxito. La cadena en árabe contó con un préstamo fundacional de 500 millones de riales cataríes (unos 112 millones de euros) que, a diferencia de una ayuda, tenía que devolverse con la publicidad. “Al Jazeera fue la primera televisión independiente del mundo árabe”, señala un portavoz por correo. “Su enfoque periodístico global y en profundidad, junto con su compromiso de dar voz a los sin voz, le ha hecho merecedora de numerosos premios”, subraya. Esa independencia ha sido especialmente cuestionada a raíz de la primavera árabe, cuando la cadena, como la familia real catarí, se alineó con las revueltas. No obstante, su enérgico seguimiento de estas en Egipto, Túnez y Libia, no se extendió a las monarquías vecinas de Qatar. Las protestas en Omán, la ciberdisidencia en Arabia Saudí, pero sobre todo la sublevación de la mayoría chií en Bahréin, quedaron relegadas a la cola de los informativos. Rara vez informa de asuntos internos del emirato, como se evidenció durante el incendio de un centro comercial en 2012.
Pero eso no ha impedido que se haga con una amplia audiencia internacional que para la cadena en inglés alcanzaba el año pasado “260 millones de hogares en 130 países de seis continentes”, según sus estimaciones. Los más críticos afirman que simpatiza con el movimiento de los Hermanos Musulmanes. Esa asociación fue uno de los factores que pesó en que Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin retiraran sus embajadores de Doha el pasado marzo, aunque recientemente parecen haber aparcado sus diferencias. “La red de Al Jazeera tiene una estructura editorial independiente y sin ninguna interferencia ni dictado de la política exterior de Qatar. Nuestra política editorial es independiente para nuestros diferentes canales”, desestima el portavoz sin entrar en la polémica.— Á. E.

VENEZUELA

La apuesta de Telesur, un canal de televisión dirigido a América Latina creado en 2005, tenía sentido dentro de la lógica del entonces presidente Hugo Chávez. Se trataba de asignar fondos de la renta petrolera venezolana para crear una señal transnacional que difundiera la cosmovisión del Gobierno. Al fallecido líder le disgustaba la cobertura de las señales internacionales latinoamericanas sobre su revolución bolivariana y sus aliados. Como la definió recientemente el actual presidente, Nicolás Maduro, “Telesur es hoy la más importante realidad comunicacional que rompe la dictadura mediática y los paradigmas falsos de la comunicación del mundo occidental”.
La intención, más allá del propósito declarado de dar a conocer la agenda oficial de los países de América del Sur, era hacer contrapeso a las cadenas internacionales de noticias, pero especialmente a CNN en español, con quien Chávez mantuvo grandes polémicas.
Nueve años después Telesur mantiene el esfuerzo de presentar una programación que responde a la visión geopolítica de los Gobiernos socios. Muchos ejemplos lo ilustran: en la última incursión israelí en Gaza la cadena escogía presentar y reprobar, en primer término, las consecuencias de la acción militar entre los civiles palestinos. Con ocasión del Mundial de fútbol celebrado en Brasil transmitieron el programa De Zurda, que mezclaba el fútbol y la política, conducido por Diego Armando Maradona y el periodista uruguayo Víctor Hugo Morales. El histórico futbolista argentino se regodeaba en su amistad con el presidente Nicolás Maduro y con Fidel Castro y demonizaba a Washington. Ambos han respaldado al Gobierno de Argentina en su disputa con el grupo Clarín. Una nueva temporada de este programa se transmitirá en 2015. Y las noticias sobre Venezuela siempre prefieren mostrar el lado épico que Maduro ha tratado de darle a su empeño de rebajar la inflación y la escasez endureciendo los controles a la economía.
Después de estudiar los contenidos de Telesur, el investigador de la Universidad Católica Andrés Bello, Marcelino Bisbal, encontró un patrón: al igual que los medios oficiales venezolanos, más de la mitad de la oferta de la señal internacional está destinada a transmitir noticias que complacen los intereses de los Gobiernos accionistas (Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela). Se trata, en palabras del docente, de “una agenda sociopolítica en sus distintos contenidos programáticos como el único camino para alcanzar la integración latinoamericana”. El pasado año, Telesur inauguró un canal en inglés, que se emite desde Quito, con la idea de entrar por satélite en EE UU.— ÁLFREDO MEZA

Medios de comunicación en ascenso

  • RT (antes Russia Today). El canal original en inglés se lanzó en 2005. Ahora emite también en alemán, árabe y español (este año también en francés) y tiene canales específicos para Estados Unidos y Reino Unido. Cuenta con 2.500 empleados en un centenar de países, donde 700 millones de personas tienen acceso a sus emisiones, según las estimaciones de la propia empresa. Su presupuesto aumentará un 30% este año, hasta 313 millones de euros.
  • Sputnik. Es un servicio de internacional de noticias multimedia (radio e Internet) que depende de Rossiya Segodnya, un conglomerado de medios que se creó en 2013 tras engullir RIA Nóvosti, una agencia de noticias estatal relativamente independiente. La financiación de Rossiya Segodnya alcanzará los 132 millones de euros, 2,5 veces más de lo que tenía RIA Nóvosti antes de su disolución.
  • CCTV. La Televisión Central China fue fundada en 1958 pero no dio el salto internacional hasta 2001. Depende directamente de la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión china (SARFT) y, a través de ella, del Consejo de Estado, el Ejecutivo chino. En China dispone de 42 canales, 25 abiertos y 17 de pago, la mayoría de entretenimiento con una cuota de pantalla del 30%. En el exterior, sus emisiones en otros idiomas cuentan con 135 millones de espectadores (100 de la edición en inglés, 15,5 en español, 12,2 en francés, 6 en árabe y casi 1 millón en ruso, según datos de finales de 2013). Está presente en 121 países.
  • PressTV / HispanTV. El Gobierno de Irán lanzó PressTV en inglés en 2007. Su plantilla inicial de 400 empleados se ha triplicado. Además, desde 2011, ha añadido el canal en español HispanTV, con otros 800 trabajadores y donde los redactores, sin contrato ni seguridad social, ganan 1.000 euros mensuales.
  • Al Jazeera. Fundado en 1996 por el Gobierno de Qatar, es el principal canal de noticias del mundo árabe. Desde entonces se ha convertido en una empresa con una veintena de canales, incluidos varios infantiles y de deportes, que cuenta con 3.000 profesionales, 400 de ellos periodistas, de 60 nacionalidades distintas y 80 oficinas distribuidas por todo el mundo. Su presupuesto, controlado por el Estado catarí, no es público.
  • Telesur. Inició sus transmisiones en 2005. Venezuela es el principal accionista de la cadena con un poco más de 51%, seguido por Argentina (20%), Cuba (19%), Uruguay (10 %) y otros tres países con presidentes afectos al Gobierno de Caracas. La programación no tiene cortes publicitarios porque no los necesita. Los Estados financian todas las operaciones. Para este año, el Ejecutivo de Nicolás Maduro ha asignado 169 millones de bolívares, casi 27 millones de dólares, según la tasa de cambio más favorable. En julio Telesur expandió sus operaciones al presentar su programación en inglés para llegar al público de Estados Unidos. Según una nota de prensa distribuida al momento de lanzar la señal en inglés, Telesur tenía una audiencia de 492 millones de espectadores en 110 países.
...

el dispreciau dice: los fabricadores de huecos, esto es por orden de papel protagónico: Europa + EEUU + Israel... han creado tantos huecos, y han dejado tantos espacios, que ahora la Tierra humana es un hueco geometrizado y un espacio hiperdimensionalizado, raro ya que se trata de un solo planeta y una sola humanidad, donde las fronteras están en los intereses bancarios y corporativos y en ninguna otra parte, al menos no en las gentes y sus necesidades... de allí que el impedimento de las lenguas haya saltado por los aires, descubriéndose que el chino se aprende, descubriéndose que el ruso suena lindo y se aprende al igual que cualquier otro idioma, y ambos, tanto China como Rusia han aprendido que los huecos de los otros, deben ser ocupados hoy mismo, sin atenuantes... a sabiendas que tanto Europa como EEUU forman parte de una estructura que se ha implosionado a sí misma, sin darse cuenta, sin aceptar que lo ha hecho generando daños colaterales por doquier, que finalmente se la están devorando... esto es, salvar los bancos no sirvió de nada porque las deudas crecen fuera de control de los estados ausentes, por simples carencias matemáticas mutidimensionales... en un mismo mundo humano y en una sola Tierra, tanto China como Rusia, lenguas complejas si las hay, han descubierto que internet es una herramienta que supera todas las barreras espaciales, por ende dejando un lugar que hay que ocupar porque el futuro así lo demanda...

en medio del desconcierto de operaciones de inteligencia aliada intentando sembrar terrores en la propia Europa, o en cualquier lugar conveniente del planeta medievalizado, los espacios y los huecos son cada vez mayores, y la gente sigue necesitando trabajar, comer, dormir, y tener una vida simple pero digna, y no estar consumida por la pobreza inducida y endosada por miserables con forma de corporaciones bancarias y de las otras, depredadoras de recursos limitados de los prójimos...

en este mismo momento, los huecos son tantos que las gentes ya no atienden las deformaciones propuestas y promovidas por los medios corporativos occidentales, a sabiendas que las mentiras son muchas y las verdades escasas... 

suelo seguir a Camilo Egaña en la CNN... porque es el único periodista de occidente que se ocupa de la letra pequeña de la vida... pero su ejemplo va a contramano de todo el resto de occidente que insiste con la receta de desinformar informando... todos esos agujeros negros... vienen al dedillo de las lecturas tanto chinas como rusas, sin omitir que el pensamiento matemático está allá, tanto en China como en Rusia, y para nada en occidente... y el que sabe de ecuaciones cuánticas... sabe que no necesita estaciones espaciales para trasladarse en el espacio. ENERO 25, 2015.-