martes, 29 de julio de 2014

ACELERADORES DE PROCESOS ▼ El ozono también amenaza las cosechas | Sociedad | EL PAÍS

El ozono también amenaza las cosechas | Sociedad | EL PAÍS



El ozono también amenaza las cosechas

La contaminación sumada al calentamiento reducirá el suministro global de alimentos



La seguridad alimentaria, es decir, la disponibilidad y el acceso a los alimentos básicos, no solo dependerá de cómo se gestionan los efectos del cambio climático en las cosechas. Además del calentamiento, también habrá que tener en cuenta la contaminación, en concreto la del ozono troposférico. De ello alertan investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que publican en la revista Nature Climate Change cómo este tipo de contaminación puede, en los países en desarrollo, aumentar del 17% al 27% el porcentaje de malnutrición.
El ozono es un gas muy oxidante capaz de dañar a las especies vegetales. Muchos estudios se habían ocupado de los efectos del cambio climático en la producción agrícola, pero no se había estudiado este factor combinado con la contaminación ambiental, aseguran los autores del trabajo. El calentamiento podría reducir las cosechas globales en un 10% en 2050. Para entonces se estima que las necesidades de comida se incrementarán en un 50% debido, entre otras cosas, al crecimiento de la población, recuerdan.
Los autores estudiaron las predicciones de temperatura y contaminación, elaboraron dos posibles escenarios —uno más optimista y otro más pesimista— y sus futuros efectos en la producción de trigo, arroz, maíz y soja. “Los efectos de la contaminación por ozono dependen mucho del escenario”, escriben. En el pesimista, con una contaminación por ozono es muy alta, las cosechas mundiales se reducirían un 3,6% de media.
Existen muchas diferencias en función del tipo de cosecha y la región. En el sudeste asiático, por ejemplo, donde los dos escenarios predicen más ozono, la producción de trigo podría caer un 40%. La producción de arroz y maíz en China es muy sensible al ozono. En cambio, el maíz, en zonas como Estados Unidos, Europea y Suramérica, así como la soja en Suramérica, acusan más los efectos de la temperatura. Los autores del estudio insisten en que es necesario adaptarse: reduciendo la contaminación y plantando cultivos que se adapten a temperaturas más altas.
el dispreciau dice: todo aquello que se había previsto como potencial/posible para el 2.050 o incluso para fines del siglo XXI, está sucediendo ahora mismo... todo ello, mientras el imperio sigue ensimismado en crear conflictos para seguir viviendo de ellos y de las pobrezas y las miserias de los otros, asegurándose el modelo de esclavitud para la raza humana, dominada por los miserables y los mezquinos de discursos fáciles pero de acciones nulas... hoy mismo, el 70% de los cultivos del planeta están en riesgo de extinción, y con ello las especies vinculadas, por ende se ha comprometido gravemente el futuro de la humanidad como raza... ello mientras Israel destruye a los inocentes en Gaza, ello mientras el imperio favorece el quebranto de Ucrania, ello mientras los estados ausentes niegan lo evidente, y mientras las recetas imperiales de monedas quebradas prometen más futuros hipotecados, muchos más esclavos, muchos más marginados del sistema perverso globalizado... cabe preguntarse: ¿qué inventará el imperio para aumentar el precio de los alimentos y condicionar más y más el acceso de las gentes a ellos?... ¿qué inventará el imperio como excusa de la nocividad creciente de los aires y las aguas?... ¿qué inventarán las ciencias de conveniencias para justificar que los suelos se vuelvan incultivables?... ¿qué estrategias urdirán para invadir las regiones privilegiadas dentro de la catástrofe global?... ¿correrán sus fronteras, tal está sucediendo en Ucrania?... ¿cambiarán las banderas por las propias del imperio desquiciado?... ¿producirán invasiones para salvar los suelos que puedan dar de comer a sus gentes, dejando librados a sus suertes y al hambre al resto de la humanidad?... ¿crearán buitres endeudadores de pueblos gentiles?... ¿atropellarán a las inocencias de los anónimos tal han hecho en Irak y en Siria, o tal están cursando en la propia Gaza?... ¿sembrarán ébolas en el África conveniente para despejar zonas que los habiliten a "ocupar" territorios a cambio de salvar a algunos, asesinando a muchos?... preguntas, estas y otras muchas, que sólo encuentran respuesta en los cinismos, en las hipocresías y en los desprecios ejercidos por y desde el poder ausente. La humanidad, de un día para el otro está atrapada por los estados ausentes, inducidores de urgencias... o se termina con el modelo, con el sistema, y con la estrategia global de invasión... o se termina la humanidad. Elijan!. JULIO 29, 2014.-
los procesos químicos tienen aceleradores y ralentizadores... hoy reinan los aceleradores que están haciendo que los aires respirables se tornen pesados, que las aguas bebibles comiencen a dejar de serlo, que los suelos se intoxiquen por simple sociedad con cadmios, arsénicos, sulfuros, y otras calamidades que el hombre manipula antojadizamente para destruir a los prójimos indefensos.

lunes, 28 de julio de 2014

EL PRECIO DE LOS SILENCIOS ▼ La UE se comporta como si fuese Suiza | Internacional | EL PAÍS

La UE se comporta como si fuese Suiza | Internacional | EL PAÍS



TRIBUNA

La UE se comporta como si fuese Suiza

El silencio actual ante la política imperialista de Putin recuerda el de la élite intelectual europea ante el avance del nazismo y el estalinismo



La hipocresía, la estupidez y el silencio de la élite intelectual, de los artistas, de los científicos y de los medios de comunicación ante el avance de los regímenes totalitarios nazi y estalinista permanecerán para siempre como un triste recuerdo del siglo XX. El haber cerrado nuestros ojos a la anexión de Austria, Checoslovaquia y los Estados bálticos será la eterna vergüenza de Europa. Nadie ha pronunciado palabras tan bellas sobre la paz y la legalidad internacional como Hitler y Stalin, y nadie ha cometido tantos crímenes como esos dictadores. Hoy día, Europa guarda silencio ante la agresiva política imperialista del presidente ruso, Vladímir Putin. Occidente tolera tácitamente su política provocadora que viola de manera explícita la soberanía de otras naciones: Moldavia, Letonia, Georgia y, en primer lugar, Ucrania.
La Unión Europea se comporta como si fuese una versión ampliada de la Suiza neutral en el mundo actual, una verdad que se aplica especialmente a las élites políticas y económicas. Pero Europa no es como Suiza, solo que más grande. En ella empezaron dos sangrientas guerras mundiales.
Por lo tanto, nosotros, los intelectuales, los periodistas, los científicos, tenemos la obligación de estar vigilantes y alerta como modernos gansos del Capitolio. No debemos sucumbir a la vieja ilusión; no debemos aceptar nuestro cómodo conformismo. Hoy es nuestro deber hablar clara y rotundamente.
Putin no debería ser identificado con la nación rusa, de la misma manera que no identificamos con ella a Bréznev cuando inició la guerra de Afganistán. Entonces, la voz real y verdadera voz de Rusia fue Andrei Sajárov, el valeroso y ecuánime disidente. Años más tarde, en el Parlamento ruso, la calificó de “guerra ignominiosa”.
La actual guerra contra Ucrania, iniciada con la anexión de Crimea, y las continuas provocaciones a la zona oriental del país son vergonzosas, trágicas y peligrosas. Van acompañadas por decisiones del Gobierno de Putin que recortan las libertades democráticas en Rusia.
La contemporización es un camino que no lleva a ninguna parte. Putin no es un político al estilo europeo; es un político cuya forma de vida es la temeridad constante. Hay indicios nefastos de que ya ha abierto la caja de Pandora. Los aventureros y los chovinistas, los que gustan de las conquistas y la sangre, se trasladan de Rusia a Ucrania. Armar a esos bandidos con excelentes equipos militares es un crimen.
Los líderes de los países de la UE deben poner fin a la agresiva política del presidente Putin. La experiencia enseña que el diálogo con Putin es una pérdida de tiempo si no está respaldado por la unidad y la firmeza. A Putin no le inquietan los adversarios débiles y sin agallas. Al parecer, su percepción de los países de la Unión Europea es que se limitan a hablar mientras el Kremlim traspasa una línea roja tras otra. Putin sigue proporcionando armas y mercenarios al este de Ucrania. Sigue congregando a sus tropas a lo largo de la frontera. Pero Ucrania tiene derecho a elegir el camino de las democracias europeas, y los ucranios tienen derecho a vivir en un Estado honrado. Tal vez el futuro de la UE se esté decidiendo hoy en el este de Ucrania.
Los países de las UE deberían emplear todas las medidas de presión, interrumpir el suministro de cualquier clase de armamento a Rusia yaplicar sanciones económicas y políticas. La solidaridad frente a Putin es la verdadera respuesta a la crisis de Ucrania.
Adam Michnik es director de Gazeta Wyborcza. Traducción de Paloma Cebrián.

el dispreciau dice: y las evidencias van brotando por donde se las quiera ver... Europa Medieval ha vuelto a asumir su eterna posición "ni", aprendida de las estrategias eclesiásticas vaticanas por siglos... nunca comprometerse demasiado... nunca entender demasiado... nunca ver demasiado... habilitando los excesos ejecutados por las inteligencias sin neuronas que, manipuladas desde las corporaciones, dominan el mundo con sus conductas atroces, siempre conducente a cualquier tragedia... las mentiras de los estados ausentes se suceden una tras otra... las omisiones también... adoptando aquella lamentable actitud suiza ante los judíos de la segunda guerra mundial, condenándolos doblemente, al genocidio y a verse privados de la dignidad... una conducta demasiado suiza y además, demasiado belga, siempre dispuestos a discriminar para esclavizar a los indefensos, a los pobres, a los sin voz, recurriendo a cualquier artilugio prudente a sus fines de "negociar" el alma y los vacíos que habilitan a apoderarse de los prójimos y sus destinos... EUROPA pagó un precio muy alto en aquella oportunidad, tanto por la actitud de Suiza como por la adoptada por EEUU y sus judíos ricos, que no querían ver en sus jardines deambular a sus pares pobres... lógicamente, la historia ha obviado algunas verdades para priorizar otras mentiras, que al no ser conocidas por las nuevas generaciones, dan lugar a renovar las metodologías tanto como los atropellos... lo de Ucrania es aberrante, pero no debe sorprender a nadie... ya que no hay diferencia con la posición adoptada ante la tragedia Siria, la de Irak, la de los refugiados de cualquier parte, la de la Franja de Gaza, y tantas otras que se superponen sin que EUROPA vea y/o entienda y/o comprenda y/o  dimensione que se han quebrado todos los límites de todas las éticas y todos los valores, todo ello en un tira y afloje de conveniencias que destrozan a las gentes, dejando intactos a sus victimarios, listos para el próximo conflicto.
Lo del MH017 es un delito de lesa humanidad, sea quien sea su autor... nada distinto del otro MH317, desaparecido e intencionalmente extraviado para nunca más se sepa nada, permitiendo contar la historia que se quiera... 
curiosamente, los silencios ante los ataques a la Franja de Gaza y a miles de palestinos indefensos, también es un delito de lesa humanidad...
hoy mismo EUROPA MEDIEVAL se ha vuelto nazi... y eso está a la puerta de quien lo quiera ver... y una vez más, el mundo se está vistiendo de tragedia... para nada. JULIO 28, 2014.-


domingo, 27 de julio de 2014

DE CÓMO INTOXICAR A LOS INDEFENSOS E INOCENTES ▼ Galopando sobre Juanito y su madre. Más sobre pobreza infantil. | Sociedad | EL PAÍS

Galopando sobre Juanito y su madre. Más sobre pobreza infantil. | Sociedad | EL PAÍS



TRIBUNA

Galopando sobre Juanito y su madre. Más sobre pobreza infantil.

En las familias que no tienen suficientes recursos económicos para vivir, se produce un tipo de estrés tóxico



Maleni, se retrasa mucho en el pago de los recibos de la vivienda y de las compras a plazos que hizo cuando tenía trabajo. Estudió para maestra y trabajó de cajera en una gran superficie. Esta gaditana guapa, a pesar de las puñaladas que da la vida, es la madre de Juanito (Cádiz, 5 años). Este invierno no ha podido mantener caliente el partiditodonde viven ella y su hijo, en el barrio de La Viña, el del Carnaval. Maleni quiere a Juanito con locura pero no puede darle una comida de carne, pollo o pescado cada dos días. Entre ella y sus cuatro amigas o no tienen coche, o carecen de lavadora, o de tele o no disponen de teléfono. Ninguna de ellas ha ido de vacaciones desde 2009, cuando todo empezó a ir peor. “La Caleta, ese es nuestro veraneo”.
La madre de Juanito tiene menos suerte que su prima Dori que se fue a vivir a Ceuta. Dicen en el barrio que la ministra ha cogido manía a los andaluces, porque "va a dar una paguita mayor a la gente de Ceuta" que a los de aquí. Quién sabe si será otra mentira, como cuando le iban a dar la ayuda a su abuela de Madrid y "se murió sin cobrarla”.
Lola, la madre de Borja, que va a la misma guardería que Juanito, es trabajadora social y les ha explicado que son trasferencias económicas que aminoran el efecto causado por la crisis. Pero a Maleni, soltera, madre y sin trabajo, le cuesta aceptar que si su hijo y ella vivieran en Ceuta recibiría trasferencias más cuantiosas, desproporcionadamente más cuantiosas, "dentro de la porquería de ayuda que son", dice ella.
En las familias que no tienen suficientes recursos económicos para vivir, se produce un tipo de estrés tóxico que puede provocar alteraciones en la arquitectura cerebralLos pobres enferman más que los ricos, sobre todo los pobres que viven en situaciones de desigualdad más pronunciada. Y esas situaciones más injustas les afectan. Es lo que se ha denominado el gap de renta: agujero que se provoca cuando las personas de una comunidad son muy desiguales entre ellos por causa de los ingresos o las trasferencias sociales. Esa diferencia económica se ha demostrado que puede afectar a la salud de la infancia y provoca problemas en esa etapa, que perduran toda la vida. Estudiando a personas que han vivido la desigualdad injusta y la privación, se ha demostrado que ese estrés de niños les ha afectado de adultos, tanto a sus emociones como a su inteligencia.
Es evidente que no podemos seguir exponiendo a la cuarta parte de los niños y niñas de nuestro país a una vida repleta de estrés crónico, provocado por sus condiciones económicas de vida y, por eso es un error de bulto del gobierno de España potenciar las causas de las causas de la desigualdad, haciendo más grande el agujero con medidas equivocadas o aplicando mal indicadores como el AROPE(1).
Maleni pensó: "Vaya tía la que haya inventado el reparto ese" tan injusto; me "dan ganas de ir a decirle cuatro cosas".
Los años más bonitos de Juanito y de niños o niñas como él están pasando con pena. Sus madres no dejen de darles cariño para compensar lo poco que tienen, confiando en que las cosas cambiarán, pero “son demasiados palos para nosotros y nuestros niños", que no han hecho nada malo. "El rey y el presidente del gobierno no deben estar enterados de todo esto".
"Habiendo para todos, como hay”; si la madre de Juanito pudiera, se repartían mejor las cosas.
Mariano Hernán es profesor de la escuela Andaluza de Salud Pública
(1) Arope (At risk of poverty and/or exclusión ; es un indicador de pobreza y exclusión social, que informa del porcentaje de población de cada comunidad que se encuentra en dicha situación. Para repartir los 16 millones de euros destinados a combatir la pobreza infantil el Ministerio de Sanidad ha utilizado este indice sin tener en cuenta el volumen total de niños en dicha situación en cada Comunidad. De manera que los niños en situación de pobreza o exclusión en Andalucía podrían recibir una ayuda de 1,9 euros (ibid).
Galopando sobre Juanito y su madre. Más sobre pobreza infantil. | Sociedad | EL PAÍS

PROTEGER AL VICTIMARIO ▼ CONDENAR A LA VÍCTIMA ► JUSTICIA INJUSTA ▼ La violación en Tailandia sale barata | Planeta Futuro | EL PAÍS

La violación en Tailandia sale barata | Planeta Futuro | EL PAÍS



La violación en Tailandia sale barata

La violación de una niña lleva a miles de ciudadanos a pedir el endurecimiento de penas



ampliar foto

Dos mujeres duermen en un tren en Bangkok (Tailandia). / SAKCHAI LALIT


La violación y asesinato de Nong Kaem, una niña de 13 años que viajaba en tren nocturno abarrotado con destino Bangkok el 6 de julio, ha conmocionado a Tailandia. Numerosos movimientos de protesta piden el endurecimiento de las penas para los agresores sexuales, incluida la pena de muerte. 
Wanchai Saengkhao, el violador confeso de Kaem, se encontraba bajo los efectos del alcohol y las drogas ese día. El joven, de 22 años y encargado de hacer las camas del tren, explicó a la policía que apagó la luz del vagón donde dormía la joven para golpearla hasta que perdió el conocimiento y, después, violarla. Cuando Nong Kaem volvió en sí, la atacó de nuevo y empujó su cuerpo por la ventanilla junto a sus sábanas manchadas de sangre. El agresor continuó sentado en el tren hasta llegar a Bangkok, donde vendió algunas de las pertenencias que había robado: una tableta y un teléfono inteligente que rastreó la policía. Wanchai confesó también haber violado a otras compañeras de trabajo a principios de este año que, sin embargo, estaban demasiado asustadas para denunciarlo a la policía.
El caso de Nong Kaem no es una excepción: el úitimo informe del Gobierno tailandés, de 2012, indica que se recibieron 3.431 denuncias por violación en el país en ese año y que las autoridades arrestaron a 1.721 presuntos agresores. Si lo comparamos con España, por ejemplo, la tasa no es mucho mayor (5,1 por cada 100.000 habitantes frente a 3,6 por cada 100.000). Un estudio de un diario local, sin embargo,estima que más de 31.000 mujeres y niñas fueron violadas el año pasado, de las cuales un 60% eran estudiantes. La mayoría de las violaciones en Tailandia rara vez se denuncian a la policía por el estigma y la represalias hacia las víctimas.
En Tailandia se castiga con la pena de muerte a los culpables de delitos relacionados con el tráfico de drogas o de asesinato, pero no a los delincuentes sexuales. Ellos son sancionados con penas de prisión de entre cuatro y 20 años y con multas de entre 8.000 baths (187 euros) a 40.000 (935 euros). Pero estas leyes rara vez se aplican y las condenas se han visto reducidas en algunos casos en tres o cuatro años. "Si el violador se porta bien en la cárcel y coopera con la policía, se les reduce la sentencia", asegura Usareld,  trabajadora de Foundation for Women, una organización de defensa de los derechos de las mujeres y los niños de Bangkok. El pasado mes de junio, un tribunal penal dictó una pena de cárcel de 11 años a un exmonje de 65 años que violó en sus aposentos del templo a una niña de 14, pero la pena fue reducida a la mitad después de que este se declarase culpable.
Los medios locales informaron también este mes de julio del intento de violación de una colegiala de 13 años por ocho de sus compañeros de clase en un aula vacía. Otros episodios han dejado en vilo al país, como el de  Nong Cartoon, una niña de seis años que fue brutalmente violada y asesinada en una céntrica calle de Bangkok a finales del año pasado cuando estaba sola en el coche de su familia. El asesino, nuevamente, confesó: no era su primera víctima; había abusado de otras nueve mujeres y matado a cuatro de ellas.
Miss Tailandia 2.000, con las cartas de apoyo al endurecimiento de penas a violadores. /CEDIDA POR BOOM PANADDA
A raíz de los últimos episodios, el Gobierno, ha despedido al jefe de Ferrocarriles del Estado, ha aumentado la vigilancia policial en los trenes y reinstaurará a partir de agosto los vagones solo para mujeres y menores de 10 años, que habían dejado de operar debido a las pérdidas económicas. Pero para algunos tailandeses no es suficiente. Varios colectivos han iniciado algunas campañas para endurecer las penas por los delitos de violación. La más popular es la de Boom Panadda, actriz y Miss Tailandia en el año 2000, que pide la pena capital para los agresores sexuales. Ha recogido más de 100.000 firmas en apenas tres días —el 40%, de hombres—, y ha recibido unas 150.000 cartas de apoyo desde España, Japón, América o Laos. "Tengo una hija de siete años, solo quiero asegurarme que en el futuro la sociedad será segura para ella. Más de 10.000 violadores han salido de prisión. ¿Cómo puedo estar segura que mi hija estará a salvo?", se pregunta la modelo. "Los tailandeses nos quejamos y ponemos en las redes sociales cosas como ‘debería ser ejecutado’, pero solo quejándonos no cambiaremos el mundo. Tenemos que hacer algo", se reafirma.
Otra iniciativa alojada en una página web y dirigida al jefe de la junta militar, Prayuth Chan-ocha, ha recogido 47.000 firmas de quienes piden que se aplique la cadena perpetua o la pena de muerte a los violadores sin reducciones de condena.
Un grupo de jóvenes se reunió recientemente frente Siam Paragon, uno de los centros comerciales más concurridos de Bangkok, vestidas de negro y desafiando las restricciones de la ley marcial tras el golpe de Estado del 22 de mayo que prohíbe las reuniones públicas de más de cinco personas. Violación=pena de muerteNecesitamos una mayor protección legal para mujeres y niñas, decían los carteles de las protestantes. Sin embargo, no existen pruebas de que la pena de muerte tenga un especial efecto disuasorio frente a la delincuencia y su aplicación no erradicará la violencia contra las mujeres, indican desde Amnistía Internacional.

LAS ESPALDAS DE LOS NECIOS ▼ “La deportación de los niños migrantes los envía a su muerte” | Internacional | EL PAÍS

“La deportación de los niños migrantes los envía a su muerte” | Internacional | EL PAÍS



“La deportación de los niños migrantes los envía a su muerte”

Enrique dejó Honduras para buscar a su madre en 1999. Su historia, convertida en un libro publicado en 2006, ofrece respuestas para la crisis de los niños migrantes hacia EE UU





Enrique, hondureño, en los años noventa. / ENRIQUE'S JOURNEY


Enrique tenía cinco años cuando su madre se despidió de él sin que él lo supiera. “Dame un pico, mami”, le pidió para que le diera un beso. Lourdes Pineda, madre soltera, no podía comprarle a él ni a su hermana Belky, que tenía siete, ni un juguete ni un pastel de cumpleaños. No le podía responder que había tomado una decisión. Que la miseria de Honduras no le había dejado otra opción. Huir a El Norte: Estados Unidos. No tuvo fuerzas para decirle que se iba. “No te olvides de ir a misa”, fue su último consejo antes de dejar Tegucigalpa. Y se fue. Era 1989. Así comienza La odisea de Enrique, el libro de Sonia Nazario publicado en 2006, producto de una exhaustiva investigación y que relata la increíble historia de un niño que dejó su país para recorrer, solo, miles de kilómetros para buscar a su madre en Estados Unidos. En los últimos meses de este año han llegado al menos 60.000 Enriques y ha propiciado una crisis humanitaria sin precedentes. En la historia que Nazario investigó hace casi diez años hay algunas respuestas.
La odisea de Enrique (Random House) narra el devastador relato de una familia rota por la miseria y violencia de Honduras, de un niño que lloraba todos los días por su madre, y que en cuanto pudo y tuvo fuerzas de dejar su país partió a buscarla. Tenía entonces ya 16 años. “Y Enrique fue uno de los afortunados”, cuenta Nazario. Le llevó ocho intentos. Abusos, golpes, amenazas. Un viaje de 122 días y 19.300 kilómetros. Pero llegó vivo y se reunió con su madre. Mas su caso, opina Nazario, es emblemático y obliga a investigar un tema que es “sumamente importante” para reflejar lo que, define, “es una crisis de refugiados”. El libro, que se ha reeditado en inglés el año pasado, también en una versión para lectores jóvenes, ha servido para llevar el mensaje de que “los niños deben de ser tratados como personas que huyen de un clima de extrema violencia. La deportación los condena a muerte”.
Tapa de la edición en español de 'Enrique's Journey', 'La travesía de Enrique'.
La clave fundamental para entender la emergencia, explica, es la desintegración familiar. “Los inmigrantes no quieren dejar su hogar”, recuerda. En el libro relata cómo la madre de Lourdes, entre lágrimas, le ruega que regrese y le recuerda que en Honduras “por lo menos hay frijoles”. Los niños, Enrique y su hermana, reciben el dinero , pero extrañan, sobre todas las cosas, a su madre. “Cuando hablamos de niños inmigrantes, hablamos de huérfanos que han sido abandonados por sus padres por la pobreza. ¿Qué clase de desesperación debe de tener una madre para tomar una decisión así?, me pregunté. Son millones de mujeres que dejan sus países para intentar enviar dinero a casa y alimentar a sus hijos con el dinero que ganan cuidando a los hijos de otros”, explica.
Los abusos cometidos en el trayecto han empeorado. El camino está ocupado ahora por mafias que extorsionan, violan, golpean y asesinan a los inmigrantes, especialmente a los más vulnerables: a los niños. “Ellos [los delincuentes] saben que un padre es capaz de pagar lo que sea por su hijo. No dudan en llamarles y exigirles cualquier cantidad, y saben que harán lo imposible para dárselos”. De no cumplirla, la muerte es segura. Desaparecerlos es lo de menos. “Los llegan a disolver con diésel”, describe Nazario.
“¿Cómo podemos defender [en Estados Unidos] que otros países traten crisis humanitarias cuando nosotros gestionamos esta emergencia así?”, se pregunta. “Cerrar las fronteras no es ninguna solución”, afirma al referirse a las declaraciones de algunos gobernadores, como el caso del mandatario de Texas, Rick Perry, que ha pedido el envío de más tropas de la Guardia Nacional para impedir el paso de más niños hacia su territorio. “Quien apoye estas medidas tiene sangre en sus manos”, zanja.
Enrique y Sonia Nazario, en una foto reciente. / CEDIDA POR SONIA NAZARIO
Y la responsabilidad es compartida, afirma. “La relación de México con Centroamérica ha sido históricamente vergonzosa”. El país, territorio de paso para los niños, es todo menos agradable para los pequeños. Y más ahora que, cuenta, “las mafias se han infiltrado en el camino. Hace 10 años, Los Zetas no existían y para ellos los niños son una presa. Hay testimonios de menores que golpean mientras les obligan a hablar a sus padres. De pequeños que les dicen a sus padres: ‘Mamá, mandá al dinero, me van a matar’. Y muchas veces los matan”.
A diez años de la investigación que produjo La odisea de Enrique, Nazario está convencida de que el panorama es mucho más sombrío. “Entonces las personas [en Centroamérica] sabían que había peligros en el camino. Ahora lo saben de cierto. Saben que pueden morir en el camino, que los pueden secuestrar, mutilar, que las niñas serán violadas. Y aun así eligen huir”. La periodista afirma que en el barrio de Enrique, que visita con regularidad, hay tumbas de inmigrantes que no consiguieron llegar al otro lado, personas mutiladas por los riesgos del camino, y que a pesar de ello le repiten: “Enfrentaré 20 días de terror, pero si me quedo, es un hecho que me van a matar. Prefiero enfrentarme a esos 20 días y jugármela, que quedarme”. Honduras es, junto con Venezuela, uno de los países más violentos de América Latina según un informe de 2014 de la consultora privada FTI.
Nazario describe que las niñas de los barrios más peligrosos de Tegucigalpa prefieren no salir a la calle por miedo a que los pandilleros las obliguen a ser “sus novias”. El terror causado por la anarquía desatada por las pandillas y las mafias es tan terrible que obliga a muchos menores a huir como sea. “Viven bajo el terror de que alguien las viole”.
Al preguntársele por Enrique, la periodista suspira. El chico, que roza la treintena, está preso en un centro de detención. Ha enfrentado problemas de drogadicción y un largo proceso de reconciliación con su madre, a la que le ha costado perdonar por su abandono, y una difícil relación con su pareja, que trajo a vivir con él en Florida. Siguen juntos y tienen una hija. Aun así, halla sitio para la esperanza. “Creo que es el mejor retrato de que esto es lo que ocurre cuando una situación tan desesperada como esta rompe una familia. Este es el saldo. Hay decenas de miles que no tuvieron tanta suerte como él. Enrique no es precisamente un modelo a seguir, pero sí refleja las dificultades reales de un niño que fue abandonado, de lo que ocurre cuando te separan de tus padres y te ves obligado a enfrentar todo lo que tuvo que enfrentar él”.

sábado, 26 de julio de 2014

CINISMOS DE ESTADOS AUSENTES ▼ Gaza: Cinismo y cobardía | Internacional | EL PAÍS

Gaza: Cinismo y cobardía | Internacional | EL PAÍS



Cinismo y cobardía

La contienda degenera en masacre de inocentes con la complicidad masiva del mundo



Lo que hay que pensar de la estrategia israelí y la de los palestinos de Hamás se ha definido perfectamente aquí mismo, (Miguel Ángel Bastenier, EL PAÍS, 23 de julio): se trata de la historia de siempre, por todos conocida, que consiste en entender de una vez para siempre que Israel, tal y como lo vienen repitiendo sus dirigentes de derechas y de extrema derecha, no aceptará, nunca, la creación de un Estado palestino soberano. Toda la historia de los últimos 25 años lo demuestra rotundamente. Desde el asesinato de Isaac Rabin por unos fanáticos judíos, y, unos años después, el comienzo de la decadencia del laborismo israelí partidario de la paz, se abrió una época de guerra y de provocaciones, alimentada por la reacción integrista de Hamás, y sobre todo, sostenida por la complicidad activa tanto de EE UU como, de hecho, de la Unión Europea. Estos últimos años, Tony Blair, de modo increíble nombrado enviado especial para Oriente Próximo, actuó como agente activo de esa doble complicidad. Es decir, no hizo nada más que silenciar las consecuencias de la colonización cada vez más dramática para los palestinos.
Dos actores se aprovechan de esta situación: Israel y Hamás, pues se encuentran en una situación de auto e interregeneración, como dos cuerpos que tienen que intercambiar sus glóbulos para poder seguir viviendo. Por un lado, Israel consiguió hacer de Hamás su adversario principal, obteniendo de esa forma la solidaridad de EE UU y Europa frente al peligro islamista; por su parte, Hamás logró desacreditar a la Autoridad Palestina, dirigida por un Abbas sin relieve, aliado de Arabia Saudí. Así el círculo se cierra.
Ello ocurre en una época de profundos cambios internacionales, en la que fundamentalmente el peligro de guerras aumenta por doquier. Y todo parece acreditar un cierre de filas en torno a EE UU para no hacer nada en Oriente Próximo, pues al cerrar los israelíes brutalmente la puerta a Barack Obama, este ha capitulado sin gloria frente a dicha intransigencia. Hubiera podido actuar durante la primavera árabe,utilizando la enorme demanda democrática para proponer un acuerdo de paz global en la región. Pero Obama no tuvo el coraje y no lo tendrá. Los europeos comparten, por supuesto, este consenso de la muerte impuesta a centenares de civiles palestinos y de jóvenes militares israelíes. No advierten: “Es un crimen bombardear a poblaciones civiles”. Dicen: “La respuesta es desproporcionada”, lo que significa probablemente: “Sí al bombardeo, pero con ¡menos bombas!”
Dicho de otro modo: en todas partes prevalecen el cinismo, la cobardía y la ceguera. ¿Existe un conflicto eterno en el planeta? Sí. ¿Existe una contienda que está degenerando en masacre de inocentes con la complicidad pasiva del mundo? Sí. ¿Existe un lugar en nuestra época donde la injusticia humana es la más profunda? Sí: todo ello encarnado en la pareja trágica Israel-Palestina.


Israel y Hamás inician una tregua humanitaria de 12 horas en Gaza

AGENCIAS Gaza / Jerusalén 1005
Las partes no logran, sin embargo, un acuerdo para el cese definitivo de la violencia, según Kerry. Bombardeos y combates durante la noche hasta poco antes de comenzar el alto el fuego

La ofensiva israelí desata la ira de los palestinos de Cisjordania

CARMEN RENGEL Jerusalén 320
Cinco manifestantes mueren en incidentes y choques con las fuerzas de seguridad
TRIBUNA

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla


Es una región atormentada por una lucha religiosa entre tradiciones que se disputan su credo, pero el conflicto enfrenta también a militantes y moderados, impulsado por gobernantes vecinos que intentan defender sus intereses y aumentar su influencia. Los conflictos se producen entre Estados y dentro de ellos; resulta imposible distinguir las guerras civiles y las guerras por delegación. Con frecuencia los Gobiernos pierden el control a favor de grupos pequeños –milicias y similares– que actúan dentro de los límites fronterizos o traspasándolos. Las pérdidas de vidas son devastadoras y millones de personas pierden sus hogares.
Esa podría ser una descripción del Oriente Próximo actual. En realidad, describe la Europa de la primera mitad del siglo XVII.
En el norte de África de 2011, el cambio llegó después de que un humillado vendedor tunecino de fruta se prendiera fuego para protestar; al cabo de unas semanas, la región estaba en llamas. En la Europa del siglo XVII, un levantamiento religioso local por parte de protestantes bohemios contra Fernando II, el emperador católico de Habsburgo, desencadenó la conflagración de aquella época. Tanto los protestantes como los católicos acudieron en apoyo de sus correligionarios, dentro de los territorios que más adelante llegarían a constituir Alemania. Muchas de las mayores potencias de aquella época, incluidas España, Francia, Suecia y Austria, quedaron involucradas. El resultado fue la guerra de los Treinta Años, el episodio más violento y destructivo de la historia de Europa hasta las dos contiendas mundiales del siglo XX.
Hay diferencias evidentes entre los acontecimientos del periodo 1618-1648 en Europa y los citados de 2011-2014, pero las similitudes son muchas y dan mucho que pensar. Tres años y medio después del amanecer de la primavera árabe, existe la posibilidad real de que estemos presenciando la primera fase de una lucha mortífera, costosa y prolongada; dada la gravedad de la situación, podría muy bien empeorar.

Tres años después del inicio de  la 'primavera árabe', la situación podría empeorar
La región está madura para los disturbios. La mayoría de su población es políticamente impotente y pobre, tanto en riqueza como en perspectivas. El islam nunca experimentó algo parecido a la Reforma en Europa; las líneas divisorias entre lo sagrado y lo secular no son claras y están discutidas.
Además, las identidades nacionales compiten con frecuencia con las derivadas de la religión, la secta y la tribu, y cada vez se encuentran más rebasadas por ellas. La sociedad civil es débil. En algunos países, la presencia del petróleo y del gas disuade la aparición de una economía diversificada y, con ella, de una clase media. La enseñanza insiste en el aprendizaje memorístico, en lugar del pensamiento crítico. En muchos casos, los gobernantes autoritarios carecen de legitimidad.
Los participantes exteriores, con lo que han hecho y lo que han dejado de hacer, han avivado aún más el fuego. La guerra de 2003 en Irak fue muy relevante, pues exacerbó las tensiones entre suníes y chiíes en uno de los países más importantes de esa región y, a consecuencia de ello, en muchas de las demás sociedades divididas de esa zona. El cambio de régimen en Libia ha creado un Estado que falla. El tibio apoyo al cambio de régimen en Siria ha preparado el terreno para una prolongada guerra civil.
La trayectoria de la región es preocupante: Estados débiles que no pueden vigilar su territorio; pocos Estados relativamente fuertes y que compiten por la supremacía; milicias y grupos terroristas van obteniendo una mayor influencia y unas fronteras que se desdibujan. La tradición política local confunde la democracia con el abuso de la mayoría de los votos, pues se utilizan las elecciones como medios de consolidar el poder, no de compartirlo.
Aparte del enorme sufrimiento humano y las pérdidas de vidas, la consecuencia más inmediata de la agitación es la posibilidad de un terrorismo más frecuente y duro, tanto el localizado en Oriente Próximo como el que emana de él. Y también existe la posibilidad de una alteración de la producción y del transporte de energía.

Se debe perseguir un alto el fuego específico entre Israel y Hamás
Hay límites a lo que las instancias exteriores pueden hacer. A veces, las autoridades deben centrarse en impedir que la situación empeore, en lugar de en programas ambiciosos para mejorar; este es uno de esos momentos. Lo que esa situación requiere, por encima de todo, es prevenir la proliferación nuclear (comenzando por Irak), ya sea mediante la diplomacia y las sanciones o, de ser necesario, mediante ataques militares o de sabotaje. La otra posibilidad —un Oriente Próximo en el que varios Gobiernos y, por mediación de ellos, milicias y grupos terroristas tengan acceso a las armas y materiales nucleares— es demasiado espantosa para plantearla.
También tienen el mayor sentido las medidas que reduzcan la dependencia mundial de los suministros energéticos de esa región, incluidos el desarrollo de fuentes substitutivas y las mejoras en la eficiencia de los combustibles. La asistencia económica debe ir dirigida simultáneamente a Jordania y al Líbano para ayudarlos a afrontar la avalancha de refugiados. El fomento de la democracia en Turquía y Egipto debe centrarse en el fortalecimiento de la sociedad civil y la creación de Constituciones sólidas que difuminen el poder.
El contraterrorismo contra grupos como, por ejemplo, el Estado Islámico de Irak y de Siria (que ahora se llama simplemente Estado Islámico) debe llegar a ser una característica fundamental de esa política, ya sea mediante aviones no tripulados, pequeñas incursiones o la capacitación y entrega de armas a los copartícipes locales. Ya es hora de reconocer la inevitabilidad del desmembramiento de Irak (ahora el país es más un medio para la influencia de Irán que un baluarte contra ella) y fortalecer un Kurdistán independiente dentro de las antiguas fronteras de Irak.
No hay margen para las falsas ilusiones. El cambio de régimen no es una panacea; puede ser difícil de lograr y casi imposible consolidarlo. Las negociaciones no pueden resolver todos los conflictos, ni siquiera la mayoría de ellos.
Eso es sin lugar a dudas cierto, de momento, respecto de la disputa palestino-israelí. Aun cuando cambie, un acuerdo amplio ayudaría a las poblaciones locales, pero no afectaría a la dinámica de los países o conflictos vecinos. Ahora bien, se debe perseguir la consecución de un alto el fuego específico entre Israel y Hamás.
Asimismo, la diplomacia puede dar resultado en Siria solo si acepta la realidad existente en el terreno (incluida la supervivencia del régimen de Assad en el futuro previsible), en lugar de intentar transformarla. No se debe buscar la solución en el trazado de nuevos mapas, aunque, una vez que las poblaciones hayan cambiado y se haya restablecido la estabilidad política, el reconocimiento de nuevas fronteras podría ser deseable y viable.
Las autoridades deben reconocer sus límites. De momento y en el futuro previsible —hasta que surja un nuevo orden local o se generalice la extenuación— Oriente Próximo no será tanto un problema que resolver cuanto una situación que gestionar.
Richard N. Haass es presidente de la organización Consejo de Relaciones Exteriores.
© Project Syndicate, 2014.
Traducido por Carlos Manzano.


el dispreciau dice: he tenido en mi familia personas que habían transitado las tragedias de la primera guerra mundial, también he tenido a otros que padecieron la segunda, desde luego he tenido familiares postizos que sufrieron en carne propia la libanización del "Líbano", y todos y cada uno de los que he conocido y con los que he conversado, entendían a la guerra, cualquiera de ellas, como una consecuencia político/militar/económica prolijamente manipulada para beneficiar a unos pocos en desmedro de las necesidades de los muchos... incluso, tuve varios familiares que habían tenido el triste destino de pasar la guerra civil española... y les aseguro que llevaban el espanto en sus almas, en silencio, pero las imágenes de zozobra los acosaban permanentemente, aún muchos años después de haberlas transitado... más allá, de las experiencias sufridas por terceros no imagino vivir en conflicto con nadie, ya que no soporto nada que tenga que ver con ello (conflicto), a pesar de haberme visto obligado a atravesarlos (conflictos) como cualquier persona...

tengo muchos amigos judíos, de otra época claro está, pero ninguno de ellos entendía, ni tampoco entiende, la vida de otro modo que no fuese mediante la paz, el trabajo, el esfuerzo, la voluntad necesaria para quebrar cualquier inercia... dentro de ellos no he conocido a uno solo que no ayudase a sus prójimos de cualquier clase o condición, incluyendo en ello cristianos, musulmanes, y otros judíos...

tengo muchos amigos árabes, tanto cristianos como musulmanes, de otra época claro está, pero ninguno de ellos entendía la vida, ni tampoco la entiende hoy mismo, de otro modo que no sea mediante la paz, el trabajo, el esfuerzo, la voluntad de hacer todos los días un poco... por ellos mismos y por sus prójimos...

todos ellos coinciden en que los estados políticos se han vuelto excusas vacías, que habilitan a que los estados estén más o menos ausentes de sus compromisos ciudadanos y sociales, sea en el primer mundo, sea en el segundo, en el tercero o en el cuarto... entendiendo que los políticos actuales son una clase de incapaces oportunistas que viven de la usura social, en especial aquellos que dicen conducir el primer mundo, un mundo dominado por intereses y conveniencias de pocos, en general acomodados respondedores al dueño del mundo que maneja el polo corporativo que domina cualquier paisaje, sin bandera ni frontera alguna, haciendo de los que están por debajo sus felpudos o sus esclavos... enseñando que los papeles hegemónicos no son buenos para nada... y enseñando que los monopolios son peores que nada...

en lo personal, veo a la clase política del primer mundo como un conjunto de inútiles, perversos, caracterizados por sus cinismos tanto como por sus incapacidades... alcanza con recorrer cualquier lugar de la Europa Medieval como para tomar consciencia que aquellos que son votados y elegidos, no representan a nadie, y son ciegos y sordos de cualquier realidad, a la que no pueden leer ni interpretar, porque ocupan un lugar para el que no están preparados, así como suelen no estar a la altura de ninguna circunstancia, buscando siempre culpables en los países que ahora se llaman emergentes, que antes se llamaban en vías de desarrollo, pero que en verdad forman parte del submundo de pobrezas que ellos mismos (primer mundo) contribuyeron a crear con sus desquicios administrativos... traducido, buscar culpables afuera no salva las culpas propias...

el Israel de hoy enseña una clase política perversa que negocia con sus enemigos para exterminar inocencias de anónimos que no están involucrados ni directamente ni indirectamente en conflicto alguno... a su vez, el mundo árabe tiene un grupúsculo de oportunistas que se dicen fundamentalistas, pero que en verdad viven de aquellos negocios eternos de la guerra y los conflictos, y que curiosamente siempre salen vivos de cualquier ataque israelí, a tal punto que ambas partes se han acostumbrado a mentir, dando lugar a una interminable colección de víctimas propiciatorias e innecesarias, pero que son funcionales a los intereses que corren por detrás...

a estas alturas, este Israel aparece como tan nazi como aquellos judíos que enviaron al sacrificio a otros judíos durante el conflicto de la segunda guerra mundial, lavándose las manos y hasta contribuyendo económicamente a que aquellos pobres e indefensos fueran exterminados en campos de concentración, dicho esto por muchos judíos que, siendo amigos personales, tuvieron ocasión de confesarme sus penurias de aquellos tristes años en Polonia, por mencionar apenas uno solo de los lugares de exterminio... contándome incluso cómo ayudaban judíos acomodados de Bélgica, a los nazis (no necesariamente alemanes) funcionales a sus cinismos, hipocresías y perversidades, propias de aquellos que se visten con las miserias humanas...

lo que está sucediendo en la Franja de Gaza se semeja a cualquiera de aquellas tristes historias de genocidios y holocaustos donde los inocentes son sacrificados para satisfacer al Minotauro... palestina y los palestinos son un pueblo de paz por excelencia, así como el mayor universo de los judíos lo es... léase, ninguno quiere nada de esto, pero se ven obligados a las condenas urdidas por y desde el imperio enloquecido y sus intereses despiadados, un imperio que no se ha dado cuenta que el planeta ha quedado chico, y que la humanidad es una sola, pese a quien le pese... 

junto con Gaza y palestina... aparece Ucrania, por mencionar sólo otro foco de calamidades crecientes... algo así como si el imperio anduviese buscando cómo justificarse a sí mismo, destruyendo a los que sólo quieren vivir en paz... al fin y al cabo, los buitres que están persiguiendo a la ARGENTINA no son otros que los mismos que han construido el conflicto de Gaza y/o de Ucrania y/o Chechenia y/o Siria y/o Irak y/o Irán y/o Afganistán y/o la otra China y/o la India olvidada y dividida y/o el África arrasada y esclavizada y/o el lugar que a Usted se le ocurra, ya que el modelo de ejecución y desarrollo de los conflictos es siempre el mismo, desde que las inteligencias son tales, y desde que las inteligencias andan sin neuronas, respondiendo a los intereses corporativos del dueño del mundo, el famoso heredero del plan andinia...

desde mi humilde entender, en un modelo económico quebrado... que sólo ha sabido desplegar cajas negras controladas por buitres sedientos de sangres inocentes, el concierto mundial exige un nuevo orden, colegiado y con administración colegiada, esencialmente socialista... no demócrata porque las democracias han muerto junto con las mentiras que supieron urdir... no republicana porque los republicanos se han transformado en una máquina de impedir que obstruye cualquier cosa que no responda a sus conveniencias... 

de seguir por esta senda, no pasarán muchas horas para asistir a cómo el mundo se enciende como una hoguera global... dicho sea de paso, estaba pensando en la mentira del MH317, y en la reciente mentira del MH017... indudablemente la historia que se cuenta no es tal se la cuenta, lamentablemente para Holanda y sus inocentes... es extraño apreciar que un avión volando a casi 12 mil metros de altura... es impactado supuestamente por un misil soviético creando dos explosiones... la propia del misil y su capacidad destructiva... y la propia de la presurización del avión, que estalla inmediatamente al impacto del misil, generando una reacción dominó que actúa como una onda expansiva mayor... sin embargo, curiosamente, los restos de la aeronave cayeron todos juntos en un mismo lugar ¿raro, no?... tan raro que hace inexplicable eso de las explicaciones que buscan culpar a los unos y a los otros... JULIO 26, 2014... demasiadas mentiras en pocos días.

viernes, 25 de julio de 2014

EL DAKAR DE LA SALUD IMPRESCINDIBLE ► La salud llega en moto al África profunda | Planeta Futuro | EL PAÍS

La salud llega en moto al África profunda | Planeta Futuro | EL PAÍS



EN PRIMERA LÍNEA

La salud llega en moto al África profunda

Riders for Health es una organización que usa pequeñas motos para dotar de asistencia sanitaria a zonas rurales en África





Viajar en moto por África me ha permitido ver muchos países en poco tiempo, pero lo cierto es que ninguno en profundidad. Sin embargo, tras muchos kilómetros por zonas rurales con problemas similares, tengo una idea clara: si hay esperanza en África, pasa porque los propios africanos saquen adelante sus países. De esto quiero hablar hoy.
Riders for Health nació a finales de los años ochenta gracias a la iniciativa de Andrea Coleman, la viuda del último irlandés en ganar un GP, Tom Herron, fallecido en 1979. Varios pilotos profesionales, comoRandy Mamola y Kevin Schwantz, avalaron el proyecto. La idea era sencilla y original: utilizar pequeñas motocicletas para dotar de asistencia sanitaria a zonas rurales en África generalmente aisladas por las malas infraestructuras y que condenan a su población a vivir sin atención médica. Hoy en día gestionan 1.300 vehículos en siete países africanos —Lesoto, Kenia, Gambia, Zambia, Zimbabwe, Malawi y Nigeria— para atender a unos 12 millones de personas. En Lesoto comenzaron su actividad a principios de los noventa.
Mahali Hlasa es su directora desde 1991 y, previamente, fue una de las primeras conductoras formadas en Lesoto. En su pequeño despacho de Maseru, la capital del país, se respira austeridad y dedicación. Una mesa sencilla con trabajo acumulado, una hilera de cajas apiladas y una pared con un par de archivadores y varios recortes de periódico colgados. Orgullosa, muestra una hoja de periódico descolorida en la que se la ve sobre su moto acompañada de Mamola y Schwantz.
Mahali tiene a su cargo más de 30 personas directamente y otras tantas de forma indirecta. Es una mujer atareada y con un cargo de responsabilidad, pero no se inmuta cuando un desconocido llama a su puerta sin cita previa para solicitar una entrevista. Ni siquiera me pide que me identifique.
Después de dos horas charlando, Mahali me invita a que la acompañe a uno de los equipos para ver el trabajo de campo. Desde primera hora de la mañana acompaño a un equipo de tres trabajadores liderado por Mamochaka, una de las muchas mujeres que trabajan en Riders. Hemos visitado un par de centros médicos, financiados por la organización, donde los pacientes acuden para ser examinados y, si es preciso, para que se les extraiga sangre u orina. Los moteros recogen esas muestras y las llevan a los hospitales, donde son analizadas.
Una mujer nos despide desde su cocina, cuidada y limpia. Los basutos tienen un gusto por la higiene admirable, mucho más que el resto del África rural. / CHARLY SINEWAN
También visitamos a varios pacientes que viven en zonas muy aisladas para controlar que están siguiendo el tratamiento. Pero estas no son las únicas tareas del equipo. Junto a una pequeña tienda de alimentación detenemos nuestras motos.
Mamochaka se coloca un pañuelo en la cabeza después de quitarse el casco y arreglarse el pelo. Sus dos compañeros de trabajo son hombres, pero el liderazgo de la expedición es suyo. Entramos en la tienda. El propietario es chino y apenas habla basutu o inglés, pero tiene un empleado local con pinta de matón que le protege y se encarga de las relaciones públicas cuando hace falta. Pocas veces.
Un silencio incómodo flota sobre el interior de la tienda. Mamochaka y sus dos compañeros caminan por los pasillos examinando estanterías. Buscan productos caducados o latas en mal estado que puedan ser nocivas para la salud del consumidor. El chino está nervioso; cualquier mercancía que le confisquen supone una pérdida y puede incluso quedarse sin la tienda, todo depende del riesgo que haya corrido. Esta vez solo han encontrado una partida de guisantes enlatados que ha de ser retirada del mercado.
Seguimos avanzando entre montañas, por pistas complicadas de tierra, arena y, a veces, barro. Riders for Health forma a sus pilotos para que sean capaces de desenvolverse en todo tipo de terrenos. Lesoto es un país muy montañoso y estas pequeñas motocicletas pueden llegar donde ni los todoterreno son capaces. Además, tienen un coste 10 veces menor.
Un grupo de madres espera consulta en un centro médico financiado por Riders for Health en una aldea en la montaña donde. Sin la intervención de Riders, estas mujeres no podrían acceder a atención médica alguna. / CHARLY SINEWAN
Paramos en una aldea. Mamochaka señala un río lejano. “¿Ves ese río? Esa es el agua que bebe la gente de esta aldea”, dice. En el África rural la mujer invierte muchas horas en recoger agua. Son necesarios varios viajes al día, todos los días, todos los años, toda una vida. Riders for Health les suministra unos filtros para que al menos esa agua sea potable. El mayor reto es que los usen, que entiendan que filtrar el agua no es cosa de un mundo moderno y lejano, sino parte del derecho a una vida digna.
En el África urbana hace tiempo que llegó el progreso, desordenado y desigual pero imparable; una bola que se va haciendo cada vez mayor alimentada por los muchos recursos y la falta de oportunidades para la mayoría de sus ciudadanos. Algún día explotará, o no, pero ya no hay quien la pare.
Ajena a todo esto está el África rural, olvidada por sus gobiernos, aislada por las pésimas infraestructuras y anclada en un pasado tribal que sigue muy arraigado en su cultura. Eso sí, con televisiones que muestran un mundo opuesto y atractivo, móviles con cámara y vendedores de cupones de saldo en cada esquina.
Llevo años cooperando en África, aunque no soy experto. He visto muchas desigualdades y carencias, pero también valores que nosotros hace tiempo perdimos. He observado cooperantes haciendo un gran trabajo y proyectos que deberían haber quedado archivados en un cajón. A veces es esperanzador y, otras, desalentador.
El equipo de Riders for Health, con Charly Sinewan. / CHARLY SINEWAN
Me atrevería a decir, pese a todo, que el trabajo de Riders for Health tiene sentido. Su principal objetivo es mejorar la sanidad, aunque también se preocupan por la calidad del agua y por la educación. El equipo es íntegramente local y eso acerca el mensaje a la población rural, que no ve a un occidental inculcando hábitos tan diferentes a sus costumbres. La organización es austera y, después de varios años de trabajo, ha conseguido financiarse principalmente a través del Ministerio de Sanidad.
Y quizá una de las claves es el peso de la mujer dentro de su equipo. El África rural subsiste gracias a ella aunque lamentablemente su trabajo no esté reconocido. Es la que acarrea agua, la que cocina, la que se preocupa de la educación de los hijos y la que se sienta en la carretera a vender lo poco que produce. Que su interlocutora sea otra mujer es esencial para que el mensaje llegue.
(*) Charly Sinewan nos contará aquí a partir de hoy algunas de sus experiencias en este periplo personal y mundial. Para seguirle y contactar con él basta seguirwww.sinewan.com